" />
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

La empresa modifica sus condiciones para acercarse a las plataformas de financiación

Paypal y el crowdfunding

Pese a la juventud del medio, un asunto del que ya hemos hablado en unas cuantas ocasiones en Tek’n’Life es el crowdfunding, una nueva vía de financiación que, gracias a la proliferación de Internet, vive su época más dorada. Este sistema ofrece una alternativa a las vías tradicionales de financiación (léase bancos y otras instituciones financieras), y pone en las manos de personas como tú y como yo el contribuir en proyectos e iniciativas que nos parezcan interesantes, útiles o necesarias. Esto, que en principio supone una gran noticia para muchos emprendedores que no encuentran, en las vías convencionales, financiación para sus proyectos, tiene también no obstante algunos riesgos, especialmente para quienes participan en este tipo de campañas aportando capital. Fruto de estas circunstancias, algunos gobiernos han apostado por crear marcos de regulación, en algunos casos bastante cuestionables, como ocurre en España o en Reino Unido, donde los legisladores parece que, o bien no han entendido la naturaleza propia del crowdfunding, o por contra la han entendido demasiado bien y, en defensa de las entidades “de toda la vida”, han impuesto algunas limitaciones sin sentido. No obstante, no todo son malas noticias, afortunadamente hoy hay una estupenda al respecto: Paypal modifica sus condiciones para acercarse al crowdfunding.

Lo primero que hay que destacar al respecto es que las modificaciones llevadas a cabo por la plataforma de pagos afectan a dos tipos de campañas: donaciones benéficas (es decir, aportaciones económicas a fondo perdido, en las que el donante no recibe nada a cambio) y las basadas en “recompensas” (las utilizadas en plataformas como Kickstarter o Indiegogo, en las que la aportación económica recibe una contraprestación). En lo referido a campañas de captación de fondos convertibles en participaciones en una empresa (presente o futura), inversiones especulativas, préstamos entre particulares (que llevan un tiempo proliferando en los países más afectados por la crisis) y cualquier proyecto basado en apuestas y juegos de azar, siguen quedando fuera del interés de Paypal. Es decir, que curiosamente (o quizá no tanto) se centra precisamente en los dos tipos de campañas no contempladas por el anteproyecto de ley español, mientras que los dos sobre los que sí que se pretende legislar en nuestro país, son modelos con los que Paypal no quiere tener nada que ver.

En un mensaje publicado en el área de negocios de Paypal, y dirigido a aquellos emprendedores que quieran ofrecer a sus “contributors” la posibilidad de hacer sus aportaciones con la plataforma, les informa de las novedades introducidas al respecto. En general, se resumen en que el servicio mantendrá una política de de seguimiento activo del proyecto, en la que afirma que prevalecerán los intereses de los donantes sobre los de los gestores del proyecto. Según Tomel Barel, CRO (Chief Risk Officer) de Paypal, algunas plataformas de financiación permiten a los creadores de los proyectos la retirada de fondos antes de que hayan alcanzado su objetivo de financiación. Esto, que en principio tiene la razón de ser de permitir poner los proyectos en marcha lo antes posible, se traduce en una situación complicada si el proyecto finalmente no alcanza su objetivo, no sale adelante, y los “backers” cuyo dinero ya ha sido empleado no reciben su recompensa.

Para evitar este tipo de problemas, el objetivo de Paypal es involucrarse en los proyectos desde una fase muy temprana de los mismos, asegurándose de que sus responsables conocen en todo momento el marco establecido por la plataforma. Otro aspecto en el que inciden es en la diferencia (y en casos posible incompatibilidad) entre una campaña de crowdfunding con “recompensas” para sus backers, y una venta anticipada en otras plataformas o medios. Así, por ejemplo, un proyecto que ofrezca a sus donantes la posibilidad de obtener una copia del dispositivo financiado, podría ser incompatible con la venta anticipada de dicho gadget en otro lugar.

Por ahora, no son demasiadas las plataformas de crowdfunding “compatibles” con Paypal. En Kickstarter o MyMajorCompany no es posible utilizarlo, y otras como Indiegogo sí que lo permiten, pero con limitaciones. Cabe esperar que, con este cambio de Paypal, se produzca un acercamiento de posturas entre la principal plataforma de pagos online y la nueva vía de financiación que ha cambiado por completo la manera de sacar muchos proyectos adelante.

 

Imagen: Uros Kotnik

No comments yet.

Deja un comentario