" />
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

La ESA ya está analizando más de 300 paquetes de datos enviados por la sonda

Philae ha despertado

La última ves que tuvimos noticias del módulo Philae fue el 17 de noviembre de 2014. Después de tener un accidentado aterrizaje sobre el cometa 67P, el módulo quedó atrapado en una zona oscura, sin posibilidad de recibir luz solar con la que recargar sus baterías y llevar a cabo las etapas de su misión. Sólo pudo funcionar durante 60 horas antes de que sus baterías se agotaran totalmente, aunque antes de sumirse en un letargo que ha durado casi siete meses logró enviar a la Tierra importantes datos acerca de la materia orgánica del cometa. Desde entonces los científicos de la ESA han estado intentando localizar la ubicación exacta de Philae desde la sonda Rosetta y alguna señal de que aún seguía con vida. Finalmente ha ocurrido, el pasado 13 de junio a las 22:28 CEST despertó de su hibernación y durante 85 segundos comenzó a comunicarse con el Centro de Operaciones Especiales de la ESA en Darmstadt.

ESA Philae TwitterAsí comunicaba la ESA la buena noticia del despertar de Philae en su cuenta de Twitter.

Desde entonces Darmstadt ha analizado más de 300 paquetes de datos enviados por Philae, entre ellos acerca del estado de funcionamiento de la propia sonda. En estos momentos, según ha informado la ESA, tiene una temperatura de funcionamiento de 35º y 24 watios disponibles. Según los datos recibidos en la ESA todo indica que Philae lleva despierta algún tiempo, recogiendo datos, pero no ha sido hasta el pasado 13 de junio que pudo contactar con el centro de control para enviar la información recogida, incluidos datos históricos.

En los próximos contactos los científicos esperan recibir los más de 8.000 paquetes de datos que aún guarda la memoria de Philae con los que podrá conocer mejor lo que pasó con la sonda durante su aterrizaje y qué ha sido de ella durante estos siete meses. El pasado 12 de marzo Rosetta encendió su unidad de comunicación para tratar de escuchar posibles señales de la sonda. Desde que Philae entró en hibernación los científicos de la ESA esperaban que, sobre estas fechas la posición del cometa, más cercano al Sol, facilitara la recepción de luz solar por parte de Philae con la que poder recargar sus baterías y seguir con la misión.

De momento no ha trascendido si la sonda puede moverse por sí misma, o sufrió algún daño en los sucesivos rebotes que tuvo al aterrizar. Si las buenas noticias continúan la sonda podría desplazarse por el cometa y salir de la zona de sombra en la que ha estado hasta ahora, y de las futuras que se produzcan por el desplazamiento del cometa sobre su órbita.

No comments yet.

Deja un comentario