" />
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Un proyector que funciona pegado a la pared

Philips Screeneo, un proyector casi invisible

Los proyectores de vídeo son esos aparatos que nunca cumplen con lo esperado. Los más pequeños se ven mal si hay algo de luz en la habitación y los que proyectan imágenes con mucha luminosidad son unos enormes armatostes conectados con muchos cables y situados a gran distancia de la pantalla. ¿Seguro que sigue siendo así?

No exactamente, Philips acaba de presentar el proyector Screeneo que solventa todos estos inconvenientes y le da la vuelta por completo a lo que todos pensábamos que era posible o no con un proyector de vídeoLo primero que sorprende al contemplar este proyector es que parece una gigantesca base de sonido para un MP3 y no lo que es, un proyector de vídeo. Por más vueltas que le des no encontrarás el gran ojo de la lente habitual en los proyectores. En este aparato, comercializado por Philips, y diseñado por Sagemcom, sus ingenieros se replantearon la forma de proyectar imágenes para conseguir lo que hasta ahora no era posible: obtener imágenes de gran tamaño situando el proyector muy cerca de la pared. Y esto evidentemente pasaba por cambiar la forma de proyectarlas. En la parte superior del dispositivo encontramos una rendija horizontal por la que sale el haz de luz de las imágenes.

El proyector “dispara” el haz de luz alejándose de la pared y rebotando en un espejo de su interior para salir entonces por la parte superior hacia la pantalla o la pared a emplear. Este curioso sistema le permite tener más “distancia de tiro” aún estando muy cerca de la pared y es lo que, junto a su ingeniosa electrónica, permite conseguir imágenes libres de distorsiones de nada menos que 50 pulgadas prácticamente pegado a la superficie de proyección. El aparato se puede situar a una distancia de entre 10 y 44 cm de la pared para mostrar un tamaño de pantalla que va desde 50 hasta 100 pulgadas de diagonal. Debido a su peculiar sistema de proyección, el sistema para ampliar las imágenes mostradas es tan sencillo como acercar o alejar el aparato de la pantalla.

Las distancias de proyección son muy cortas para el tamaño de pantalla que es capaz de generarLas distancias de proyección son muy cortas para el tamaño de pantalla que es capaz de generar

La mayoría de las conexiones están en la parte que mira a la pared, lo que solventa otro de los problemas de los proyectores tradicionales que, al estar situados a varios metros frente a la pantalla, requieren que llevemos hasta allí los cables de corriente y de señal de vídeo cruzando toda la estancia, con la incomodidad y el riesgo de tropiezos que esto supone. Philips Screeneo tiene las siguientes conexiones en su parte “oculta” bajo el asa de transporte: corriente, 2 puertos USB 2.0, sonido digital S/PDIF, 2 puertos HDMI, VGA, Ethernet, Sonido estéreo RCA, entrada de vídeo por jack de 3,5mm y control de pantallas motorizadas. El modelo con TDT dispone además de una entrada de antena.

La parte visible por el espectador, la de su frontal, esconde un puerto HDMI, un jack de 3,5mm para auriculares, una ranura para tarjetas SD y un puerto USB 2.0. Además, dispone de conexiones WiFi y Bluetooth para conectar toda clase de dispositivos y es compatible con los estándares DLNA y Miracast para acceder a contenidos multimedia en red o replicar la pantalla de un Smartphone o Tablet a gran tamaño en la pared. Además, dispone de 4 Gb de memoria interna y es capaz de reproducir archivos copiados en esta memoria o de una llave USB conectada en los formatos más extendidos (ver infobox).

La primera impresión que erróneamente podríamos llevarnos de este proyector no es del todo incierta. Su similitud con una gran base de altavoces para reproductores MP3 se debe a los potentes altavoces+subwoofer de 26W que incorpora. En la demostración a la que asistimos pudimos comprobar que, sin llegar al nivel de los de un equipo de música, si mejoran con mucho a los de la mayoría de televisores de pantalla plana y ofrecen una calidad similar a la de una buena barra de sonido. Su sistema de sonido es más que adecuado para disfrutar de una sesión de videojuegos o de una película sin necesitar ningún otro elemento. Lo que unido a su fácil “transportabilidad”, a la que ayudan mucho su cómoda asa y la bolsa de transporte incluida, hace de este proyector un cine en casa portátil muy interesante.

La resolución de su panel es de 1280 x 800 píxeles, con un elevado contraste de 100.000:1 y está iluminado por una lámpara LED no reemplazable con una duración estimada de más de 30.000 horas. Esto representa otro gran avance de este proyector. Hasta ahora, estábamos habituados a proyectores cuyas lámparas duraban unos pocos miles de horas y que se tenían que reemplazar periódicamente con un alto coste. Philips Screeneo tiene una lámpara integrada (como las de cualquier televisor LED, que tampoco son reemplazables) y si pasamos esas 30.000 horas a una medida más comprensible como son algo más de 20 años viendo el proyector 4 horas al día, veremos que sobrepasa, con mucho, la vida útil más larga que podamos imaginar.

Este ingenioso dispositivo es compatible con señales de vídeo 3D y puede convertir señales 2D tradicionales a 3D, en ambos casos requiriendo el uso de gafas compatibles DLP-Link como las incluidas. Su ruido en funcionamiento es muy bajo, menor de 25 dB y ya está disponible a un precio de 1.590€ el modelo que no incluye sintonizador de TDT y de 1.690€ el modelo que sí dispone de sintonizador.

No comments yet.

Deja un comentario