" />
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Como las abuelas, te recordamos que tengas mucho cuidado, porque hay mucho cabrón suelto

Cómo proteger (de verdad) tus cuentas en redes sociales

Para bien o para mal, la mayor parte del éxito a la hora de proteger cuentas de usuario en correo, redes sociales u otro tipo de servicios online depende del propio usuario. Es evidente que los cibercriminales se van a esmerar al máximo para hacerse con nuestras contraseñas y hacer negocio con nuestros datos, también que las redes sociales deben hacer su parte de los deberes para evitar robos masivos, pero en lo que respecta al usuario, es igualmente importante que seamos un eslabón lo más fuerte posible dentro de la cadena de seguridad.

No hace mucho conocimos el robo de más de 32 millones de contraseñas de usuarios de Twitter, que habían sido hackeadas y puestas en venta, y poco después le llegó el turno a MySpace y Tumblr, con el robo de los datos de acceso, en el caso de MySpace de cientos de millones de contraseñas que se vendieron por 2.800 millones de dólares y, en el de Tumblr, de 65 millones de usuarios.

Según alerta Kaspersky Lab, “la violación de los datos de las redes sociales quizá no cause tanto pánico como cuando el robo sucede con instituciones financieras“, pero aunque no estemos ante robo de cuentas bancarias o información de las tarjetas de crédito, es evidente que si los cibercriminales se toman la molestia de robarlos es porque tienen un valor. La información extraída de las redes sociales permite a veces acceder a otros servicios en los que los usuarios tienen cuenta, gracias fundamentalmente a que muchos usan la misma contraseña para todo.

En 4 frentes

Kaspersky Lab aconseja tomarse muy en serio la propia seguridad en Internet, y poner los medios a nuestro alcance para que el robo de nuestros datos no sea pan comido para los ciberdelincuentes. No son consejos nuevos, pero en vista de que los ataques se siguen produciendo no está de más nunca volver a recordarlos.

  • Contraseñas fuertes: La contraseña es la primera línea de defensa que podemos usar contra los ataques maliciosos. No sólo conviene que sean fuertes, con al menos 12 caracteres mezclando letras, números y símbolos del teclado, sin palabras que se puedan encontrar en un diccionario o con datos personales. También es fundamental que cada servicio que usamos tenga una contraseña única, que cambiemos regularmente y que usemos, en la medida de lo posible, la autenticación de dos factores, si es que está disponible en las opciones, para tener una capa adicional de seguridad.
  • Cuidado con el phishing: Sé desconfiado. Si alguien te pregunta por tu contraseña o cualquier otro tipo de información confidencial no seas rápido en contestar. Es habitual que los cibercriminales usen el miedo para asegurarse una respuesta y, a partir de ahí, pescar datos de incautos. Por eso suelen enviar emails pidiendo que restablezcas tu contraseña porque si no, “dejarás de tener acceso” o cosas por el estilo sin haberlo pedido tú. Ten especial cuidado con las URLs acortadas tipo bit.ly, ya que los delincuentes las usan para encubrir los links maliciosos.
  • Si sabes que tu equipo está infectado, no lo uses: Si tu equipo está infectado es muy posible que los causantes de la infección puedan usarlo también y extraer datos de él mientas tú lo usas. En tal caso tendrás que limpiar bien el sistema y evita que vuelva a suceder estando al día de las actualizaciones de aplicaciones y programas. Y si no sabes si está infectado, usa algún programa seguro de detección para averiguarlo.
  • Ordenadores públicos no: Si accedes a tus cuentas personales desde equipos de terceros te arriesgas a que, si está infectado con malware o scripts maliciosos accedan fácilmente a tus cuentas.

Dicho esto, te recordamos, una vez más (como las abuelas) que tengas mucho cuidado, porque hay mucho cabrón suelto.

No comments yet.

Deja un comentario