" />
Anciana con gafas
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

El entrenamiento visual puede ayudar a recuperar facultades

Cuando llegas a esa edad en la que ves menos que Pepe Leches

Yo, que me reía de mi madre cuando se ponía bizca intentando enhebrar la aguja, caí bruscamente hace poco en la cuenta de que el tiempo pasa por todos. “¡Ay, niña, dime qué pone aquí, que no veo estas letrillas tan chicas!”, decía; y yo se las leía. Ahora me descubro en el supermercado acercando y alejando el bote de mahonesa a mis ojos, para ver si consigo enfocar la lista de ingredientes. Buenas y malas noticias, dijo el oftalmólogo; “la buena es que tiene usted una visión del 100%, la mala es que a los 45 hará cataplof y verá menos que Pepe Leches”. Esa es la realidad de la vida. Por buena vista que tengas en tu juventud, la inmensa mayoría de las personas perderá visión con la edad.

Los 45 son la puerta de entrada a los planes de pensiones, el running y las gafas de cerca. Los 45 son el momento en el que te conviertes de pronto en un gato de yeso, y hasta el momento no había mucho que hacer para impedirlo. Hasta el momento, porque un equipo de investigadores de las universidades de California, Riverside y Brown ha descubierto que la visión se puede rehabilitar por medio de una serie de ejercicios diarios.

Sí, con la edad la visión se deteriora. Los bordes se difuminan, se pierde definición y contraste, y aparece una mayor sensibilidad a la luz y a sufrir deslumbramientos. Los científicos trabajaron con un grupo de 16 personas de entre 60 y 70 años durante 5 meses, enseñándoles a entrenar su cerebro para mejorar sensiblemente la visión, hasta el punto de llegar a identificar mejor letras que antes no podía diferenciar.

Para este experimento contaron también con un grupo de personas jóvenes. A todos les evaluaron la vista antes de comenzar el entrenamiento, asegurándose de que no existían enfermedades previas que afectaran la visión como glaucoma o problemas con el nervio óptico. Luego el conjunto de conejillos de Indias se sometió a sesiones de entrenamiento de hora y media durante cinco meses. En cada una de las sesiones todos los participantes tenían que observar 750 imágenes de rayas en la pantalla de un ordenador. Las imágenes pasaban rápidamente, variando ligeramente el “ruido” visual que las rodeaba. Algo así como la nieve del televisor. Cada persona tenía que decir si la imagen estaba girando a la derecha o a la izquierda. Si la respuesta era correcta, sonaba un pitido.

Tras cinco sesiones, los participantes habían aprendido ya a trabajar en casa a filtrar el ruido visual y a distinguir con mayor precisión las imágenes. Los efectos positivos del entrenamiento no fueron tan llamativos en el grupo más joven, mientras que los de edad más avanzada notaron sensiblemente la mejora en la definición y el enfoque. Para los investigadores esto demuestra que el cerebro siguen manteniendo sus plasticidad, incluso en las personas mayores, y que con un buen entrenamiento es posible mejorar la visión. De hecho, los efectos del entrenamiento recibido durante el experimento duraron hasta tres meses después de haber concluido este. A la vista de los resultados, los científicos están convencidos de que también es posible entrenar el cerebro para rehabilitar otros sentidos como el oído o el paladar.

Imagen: Rosino

No comments yet.

Deja un comentario