" />
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Las trabas impuestas por los gobiernos y dudas sobre su seguridad devalúan la moneda digital

¿Qué le pasa a Bitcoin?

La historia de la moneda virtual Bitcoin parece más propia de una película o serie de ciencia-ficción que algo real. Creada por un personaje anónimo, que opera bajo el pseudónimo de Satoshi Nakamoto, su popularidad en Internet no la ha convertido tanto en la moneda que se esperaba que fuese como en un bien especulativo. Este «oro virtual» ha experimentado grandes revaluaciones a lo largo de sus casi seis años de existencia. Sin embargo, la moneda está perdiendo valor debido a causas tanto a causas políticas como técnicas.

En el momento de su lanzamiento, Bitcoin parecía más un juego intelectual que pretendía demostrar la posibilidad de crear monedas virtuales seguras y descentralizadas. También era un juego de política-ficción en el que se planteaban las posibilidades de divisas que no estuviesen controladas por un estado. No se trata de una idea original, ni de la primera moneda virtual existente (¿alguien recuerda los Linden dollars?), pero sí la primera con un éxito real.

Se ha discutido mucho sobre si Bitcoin es una verdadera moneda: aparte de algunas tiendas online minoritarias, no es posible adquirir bienes o servicios con ella y su valor es tremendamente volátil. El diseño de la moneda hace que exista un número limitado de unidades posibles. Estas se obtienen en bloques mediante minería, es decir, dedicando recursos de computación a localizar bloques válidos. La particularidad es que la dificultad de generar un nuevo bloque válido es creciente, por lo que los primeros mineros de Bitcoin lo tuvieron relativamente fácil y, en la actualidad, es bastante complicado obtener resultados de la minería.

La fiebre del oro en el siglo XXI

Para aumentar las posibilidades de éxito, se han establecido varias técnicas. La primera es utilizar un PC con un procesador muy poco potente, ya que los procesadores gráficos son más aptos para llevar a cabo este tipo de trabajo. Existen completos análisis acerca de qué tarjetas obtienen un rendimiento mejor en función de su consumo, ya que el consumo eléctrico de una granja de equipos puede ser elevado y se trata de maximizar los beneficios. También es posible utilizar máquinas con procesadores especializados en este tipo de cálculos.

Crear una granja de minería es otra de las técnicas más empleadas. En ellas, el trabajo se distribuye entre múltiples equipos, que pueden ser propiedad de una misma persona o empresa, o bien grupos formados online en los que cada miembro dedica sus recursos a la minería y se comparten beneficios.

Por fin, otro de los sistemas empleados para generar nuevas monedas son las máquinas ensambladas a medida para ello. Imaginemos por un momento que fuese legal tener imprentas de billetes en casa e imprimir tus propios euros. ¿Venderías la máquina o la utilizarías para crear tu propio dinero? Las empresas que fabrican estos dispositivos lo tienen claro: más vale dólar en mano que Bitcoin volando. Por eso,  los mineros que quieren invertir en estos dispositivos tienen que desprenderse de una cantidad importante de sus obsoletos dólares que ya recuperarán más adelante mediante el cuerno de la abundancia criptográfico que obtienen a cambio. O no.

Con esto no pretendo decir que todo lo que rodea a Bitcoin es malo o que producir Bitcoins es un negocio ruinoso. Para los que adoptaron la moneda en sus inicios, cuando su precio era de menos de un dólar, y lo han vendido con cotizaciones superiores a los mil dólares unos años después la inversión ha sido un éxito absoluto. Si hubiese invertido 1.000 € en febrero de 2011, en noviembre de 2013 habría podido obtener más de un millón de euros al cambio. Tal vez las intenciones de las personas tras el alias de Satoshi Nakamoto eran otras, pero no cabe duda de que, al menos para ellos y para sus primeros seguidores, Bitcoin ha sido un provechoso negocio.

También lo ha sido para otros usuarios, que han visto en Bitcoin la forma de mover dinero de forma rápida y con pocas trabas. Cuando Chipre decretó un corralito en marzo de 2013, el precio del Bitcoin se disparó. ¿Casualidad? No lo parece, teniendo en cuenta que Chipre es uno de los lugares favoritos de los magnates rusos para depositar sus fortunas.

¿Cuál es el precio del Bitcoin?

Sin embargo, las fortalezas de Bitcoin constituyen asimismo sus debilidades. La facilidad con que los Bitcoin se mueven por la red de manera prácticamente anónima favorece casos como el de Chipre. El no tener detrás a ningún estado que garantice el valor de la divisa hace que esta esté fundada, exclusivamente, en la confianza de los usuarios en ella. Recientemente, el anuncio de medidas regulatorias en China supuso en diciembre una pérdida de valor del 50%, parte del cuál se recuperó posteriormente para volver a bajar de forma llamativa este mes.

El precio del Bitcoin ha sufrido por las dificultades políticas y técnicas de la moneda.El precio del Bitcoin ha sufrido por las dificultades políticas y técnicas de la moneda.

La otra gran fortaleza de Bitcoin es su seguridad. El sistema de cifrado desarrollado por Nakamoto hace muy difícil que los Bitcoins sean robados. El archivo que contiene el monedero virtual de un usuario, por sí solo, no sirve para extraer las monedas. Sin embargo, ningún sistema es invulnerable y los detractores de Bitcoin anticipaban que, eventualmente, podría aparecer algún fallo de seguridad que hiciese al sistema inseguro.

Este fallo tuvo lugar este mes de febrero y motivó que dos de los principales bancos de Bitcoins, donde los usuarios pueden crear cuentas y hacer transacciones, limitasen las transacciones a sus usuarios. El problema está en el diseño del sistema y permite que una transacción falsa se propague por la red en perjuicio de la auténtica. Aunque se están buscando soluciones, se pone de manifiesto que las debilidades técnicas de un sistema pueden detenerlo por completo. Algo imperdonable en una moneda que sólo se sustenta en la confianza de los usuarios sin que nadie lo respalde.

Todos estos problemas hacen que el precio de los Bitcoin se reduzca, después de años de subida casi continuada. Sin embargo, lo más preocupante para los que apuestan por esta moneda virtual no es el precio sino su poca estabilidad. En tanto que no exista confianza suficiente en Bitcoin, es difícil que haya transacciones que no sean de tipo especulativo. No se puede pagar una compra en Bitcoins, ni tampoco contratar a alguien en esta moneda, por más que plataformas como Jobs4Bitcoins o SpendBitcoins nos intenten convencer de lo contrario. La mayoría de sitios que aceptan esta moneda como medio de pago, modifican el precio para adecuar los cambios de cotización a monedas convencionales y no arriesgarse a malvender sus productos.

Eso sí, el vacío legal que hay en muchos aspectos del uso de Bitcoin como herramienta para hacer transferencias tienen a la moneda bajo el punto de mira de los estados, que ven riesgos en cuanto a blanqueo de capitales y son conscientes de la dificultad de gravar las transacciones en Bitcoins.

No comments yet.

Deja un comentario