" />
hombre leyendo
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Un estudio revela el primer modelo computacional integrado sobre la lectura

¿Qué le pasa a tu cerebro cuando lees Harry Potter?

Desde su primera incursión en las librerías y, después, en el cine, los libros de Harry Potter se convirtieron en todo un fenómeno de masas. Grandes y pequeños se aficionaron incondicionalmente a una historia que usaba la magia, la mitología y la fantasía como escenario para el desarrollo de algo tan atemporal y profundo como los relatos clásicos de héroes. Para muchas personas de todas las edades las aventuras de Potter enseñan también el enorme valor de la amistad y que las decisiones que se toman alegremente rara vez son acertadas. Por estas razones, científicos de la Universidad Carnegie Mellon usaron el capítulo 9 de “Harry Potter y la piedra filosofal”, donde se explica la primera lección de vuelo de Harry, para investigar lo que pasa en el cerebro de las personas que lo leían.

El estudio se hizo con la ayuda de ocho voluntarios, a los que se sometió a una resonancia magnética funcional mientras leían dicho capítulo. Después pasaron a analizar milimétricamente los resultados del escáner por cada segmento de cuatro palabras para ese libro. Gracias a esto se ha podido obtener el primer modelo computacional integrado sobre la lectura. Un modelo que ahora puede identificar las partes del cerebro que tienen que ver en los procesos de análisis de las frases, comprender el significado de las palabras y también las relaciones que se establecen entre los personajes.

El modelo obtenido ahora es capaz de predecir la actividad de las resonancias magnéticas con una precisión del 74%, de manera que se podía saber casi con seguridad qué parte del capítulo estaban leyendo dos personas diferentes en ese momento. Aunque de momento el modelo sigue siendo imperfecto, los científicos confían en que en un futuro próximo sea útil en el estudio de la dislexia o en el seguimiento de pacientes que están rehabilitando facultades después de sufrir un derrame cerebral. También puede servir a los educadores que detecten dificultades de aprendizaje en los estudiantes de lengua extranjera.

Según Tom Mitchell, jefe del departamento de Aprendizaje Automático de Carnegie Mellon, “si tengo problemas para aprender un nuevo idioma, es posible que tampoco resulte fácil averiguar exactamente lo que no entiendo“. Explica Mitchell que “cuando no puedo entender una frase, no puedo articular qué es lo que no entiendo. Pero un escáner cerebral podría demostrar que la región del cerebro responsable de la gramática no se está activando correctamente, o tal vez no entiendo las palabras individuales “.

Una de las curiosidades observadas fue que, dado que el capítulo elegido para el estudio trataba de una clase de vuelo con escoba, las zonas del cerebro activadas fueron las mismas que se usan para percibir el movimiento de otras personas, igualmente los personajes de la historia se relacionaron en el escáner con las áreas del cerebro donde se procesan las intenciones de las otras personas.

Un estudio complementario realizado por el mismo equipo expone los métodos empíricos usados para conocer el procesamiento del lenguaje natural, mediante magnetoencelografía, mientras los sujetos leen Harry Potter. Gracias a esto se pueden conocer ahora la forma en la que el lenguaje se integra en la memoria, esto es, la forma en que el cerebro primero percibe visualmente una palabra y es luego de esto cuando comienza a adentrarse en las propiedades de dicha palabra y su papel en el contexto de la historia que se lee.

Imagen: Wikimedia Commons. Autor: Tony Alter

No comments yet.

Deja un comentario