" />
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Los límites a los inversores han sido acogidos con enfado por las plataformas de inversión

Reino Unido también quiere limitar el modelo de crowdfunding

La polémica regulación sobre el crowdfunding que se quiere imponer en España no es la única que ha desatado la crítica de los inversores. Reino Unido pretende limitar esta forma de financiación y la fórmula propuesta también ha desatado feroces críticas de quienes piensan que el modelo se verá seriamente perjudicado si las reformas propuestas llegan a aprobarse.

En el caso británico, la medida más polémica también tiene que ver con los límites a las cantidades que se pueden destinar a la inversión en acciones de compañías por este camino. Al igual que en el caso español, se pretende regular el crowdfunding basado en préstamos (lending crowdfunding) y el basado en acciones de las compañías financiadas (equity crowdfunding). Es en este último tipo de financiación en el que hay una medida que está levantando muchas ampollas, la llamada “regla del 10%”.

Esta regla limita la cantidad máxima que un inversor particular puede destinar al crowdfunding a un 10% de sus activos netos. Es decir, una vez descontados de los activos del inversor elementos como la vivienda particular, aportaciones a planes de pensiones o seguros de vida, sólo podrá dedicar un 10% del resto.

El objetivo es, según la FCA (Financial Conduct Authority), proteger a los pequeños inversores garantizando que conocen los riesgos de sus inversiones. Barry James, fundador de The Crowdfunding Centre, asegura que “en un día como hoy uno se pregunta si nuestra FCA es el peor regulador en el mundo occidental. Las palabras que me vienen a la cabeza son inflexible, obstinado y sin imaginación. Quizá es el momento de un cambio”. Nos preguntamos qué palabras le vendrían a la mente si los límites propuestos fuesen los 6.000 € anuales y 3.000 € por proyecto que se plantean en nuestro país.

James asegura que “la regla del 10% saca a las masas del equity crowdfunding. Durante años Gran Bretaña ha liderado el mundo con invenciones e innovaciones y ahora tiramos todo ese liderazgo”. Mientras tanto, Francia imita el modelo de EEUU y países como Nueva Zelanda y abre las puertas al crowdfunding para asegurarse que las empresas reciben financiación y de que lo hacen dentro del país, para evitar que el talento local terminen creando sus compañías fuera de sus fronteras. Probablemente los emprendedores franceses mirarán al resto de Europa, suspirarán y dirán aquello de “Están locos estos romanos”.

Foto: 401(K)

No comments yet.

Deja un comentario