" />
privacidad
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Un sencillo análisis permite averiguar información de carácter personal

Religión, salud… los metadatos del móvil revelan muchas cosas de ti

Nuestras conversaciones no son privadas. Si alguien todavía pensaba que lo que se habla por teléfono se queda en el teléfono (y los interlocutores) es momento de entender que no es así. No es que haya una persona con una grabadora y auriculares escuchando cada cosa que decimos o registrando cada mensaje que enviamos. Individualmente no todos somos tan interesantes como para querer espiarnos ex profeso. Pero colectivamente, como conjunto, la recolecta de datos globales permite elaborar perfiles sociales; perfiles que se usan, entre otras cosas, para manipular a la sociedad.

Los estudios científicos no hacen más que corroborar lo expuestos que está nuestra información personal, incluso cuando pensamos que no la estamos facilitando directamente. Es el caso de los metadatos y un nuevo estudio sobre el tema realizado por la Universidad de Stanford, que revela cómo un sencillo análisis de los metadatos del teléfono permiten averiguar cosas como el origen de una persona, su estado de salud o sus creencias.

El trabajo, dirigido por el profesor Patrick Mutchler, contó con la colaboración de 823 voluntarios para instalar en sus smartphones Android una aplicación. Al final del experimento habían registrado 250.000 llamadas, un millón de mensajes de texto y tuvieron acceso a las cuentas de Facebook de los participantes.

Cuando hace algunos años se destapó el alcance de las escuchas de la NSA, no teníamos todavía una panorámica de hasta qué punto la recogida de datos podía aportar información que, aparentemente, no figuraba explícitamente en ella. Hasta 2013, la agencia americana registró de forma legal datos de buena parte de la población estadounidense. La NSA usó un programa diseñado para la recogida de metadatos similar al empleado por la NSA. Sólo a partir de un número considerado “sospechoso”, eran capaces de obtener hasta 25.000 números relacionados.

Aunque inicialmente se ha vendido la idea de que los metadatos son anónimos, esto es, que proporcionan información pero no es posible vincularlos con una persona concreta con nombre y apellidos, lo cierto es que los metadatos son una de las herramientas de espionaje más eficientes de los últimos tiempos.

Ha habido investigaciones que han logrado identificar certeramente a las personas a partir de una serie de datos y, en esta ocasión, los investigadores de Stanford pudieron también identificar números exactos de teléfono a partir de la información escondida tanto en la conversación como en el hardware del dispositivo. Dado que las conversaciones y los metadatos están vinculados, tirar del hilo en sentido inverso hasta llegar a alguien en concreto es relativamente fácil, según el equipo de Mutchler.

Lo preocupante es que de paso que identifican a las personas pueden etiquetarlas dentro de perfiles concretos, relacionados con detalles mucho más personales como las creencias religiosas, su estado de salud o el lugar de origen, por lo que los investigadores han pedido a los políticos que reflexionen “antes de autorizar este tipo de programas”.

Fuente: Agencia Sinc

No comments yet.

Deja un comentario