" />
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Exoesqueletos para ayudar a los trabajadores que no pueden ser sustituidos por robots

¿Robots o exoesqueletos?

La pasada Global Robot Expo nos regaló la oportunidad de ver y probar en directo cómo funciona un exoesqueleto. Fue sencillamente increíble ver desarrollos pensados para que niños con parálisis pudieran volver a caminar por sí mismos, pero también disfrutamos en la zona expositora de la Embajada de Japón de un sencillo arnés hidráulico, pensado para ayudar a las personas a cargar pesos sin esfuerzo y sin dañarse la espalda.

max-2

Cierto es que el imponente desarrollo de la robótica, está disparando las alertas sobre la cantidad de trabajos en los que los humanos seremos sustituidos por las máquinas. Lo natural sería que, al mismo tiempo que se produce la sustitución paulatina en determinados trabajos, los gobiernos, en un alarde de previsión e inteligencia, comenzaran a formar a las personas para los trabajos de programación y desarrollo de esas maquinarias. Y si para rematar el rizo se acompaña con unas políticas de control de natalidad globales que acaben con esta superpoblación sin sentido, y minimicen las agresiones de la pobreza extrema en algunos países, pues mejor.

En nuestro mundo realizamos una buena parte de los desempeños laborales sentados frente a una pantalla de ordenador, pero no todos los trabajos son sedentarios. En obras, fábricas o almacenes hay elementos mecanizables por robots, pero hay otros en los que es más efectivo que los hagan directamente las personas. Ahora bien, ¿por qué no usar la robótica para dar soporte a esas tareas, muchas de ellas de gran esfuerzo físico? Hablamos de casos en los que es necesario levantar mucho peso repetidamente, realizar inspecciones en lugares elevados, practicar soldaduras, instalaciones o reparaciones.

max-1

Un interesante ejemplo de exoesqueleto de apoyo a los trabajadores es el que recientemente ha presentado SuitX. El «traje», llamado MAX (Modular Agile Exoeskeleton) está diseñado para mejorar las habilidades de los trabajadores sanos y prevenir las lesiones más comunes en el trabajo. Y justamente está destinado a trabajadores cuyas funciones son difícilmente sustituibles por un robot.

Según los creadores de esta solución, se trata de un exoesqueleto muy ligero, que se inicia sólo cuando es necesario, y no precisa de ninguna fuente de energía externa. Está compuesto por tres módulos que se pueden usar conjuntamente o por separado, dependiendo de las necesidades del trabajo: backX (para la parte inferior de la espalda), shoulderX (para tareas que vayan desde el pecho hacia arriba durante largos periodos) y legX (para dar soporte a la articulación de la rodilla y el cuádriceps; dispone de microsensores en cada pierna que se comunican entre sí por bluetooth para saber si la persona está caminando, flexionándose o usando unas escaleras).

Fuente: TechXplore

Imágenes interiores: SuitX 

No comments yet.

Deja un comentario