ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Cuando nos sentimos bien pensamos más en los beneficios a futuro

¿Por qué sacrificamos la felicidad a corto plazo por el bienestar a largo plazo?

Los animales tienden a buscar las situaciones que les causan placer y evitar aquellas que les producen dolor. El hedonismo, igualmente, se basa fundamentalmente en la obtención del placer inmediato, así como en evitar a toda costa el dolor o las situaciones molestas pero, no todo el mundo actúa así, sino que existen personas capaces de sacrificar su felicidad o placer inmediato a cambio de sentirse bien a futuro. ¿Por qué?

La pregunta no es tan baladí como pudiera parecer, porque lo cierto es que la mayor parte de nosotros pasamos mucho tiempo de nuestras vidas haciendo cosas que no nos gustan o nos gustan poco porque esperamos que nos proporcione algo mejor a largo plazo. Por eso tenemos empleos que no nos satisfacen, hacemos las tareas de la casa o estudiamos una carrera durante varios años. La respuesta hay que buscarla en el impacto mental y físico que tiene sobre nosotros aplazar lo bueno a corto plazo por lo mejor a largo plazo e, incluso, en nuestra supervivencia como especie.

Un equipo internacional multidisciplinar de investigadores que abarca científicos de datos, médicos y psicólogos de EE.UU., Reino Unido, Bélgica y España han indagado exhaustivamente en las razones de este sacrificio mediante el control de los estados de ánimo y las actividades de más de 30.000 personas durante un mes. El resultado apunta a que el estado de ánimo de las personas es determinante a la hora de decidir realizar determinadas actividades.

Me siento bien, me siento mal

Los datos del estudio demostraron que cuando una persona tiene un buen estado de ánimo son más propensos a hacer esas actividades menos agradables, aunque útiles, pero con un impacto a futuro más positivo como hacer la limpieza de la casa. Por el contrario, cuando la persona se siente mal lo más probable es que elija actividades más satisfactorias en ese momento como salir con los amigos o hacer deporte, en un esfuerzo, precisamente, por sentirse mejor.

Según los investigadores, la búsqueda de actividades placenteras o de recreo es significativamente más alta cuando nos encontramos de mal humor, porque lo que queremos es mejorar cuanto antes nuestro estado de ánimo, mientras que la gente con buen estado de ánimo tiende a pensar más en el futuro.

A raíz de este trabajo los investigadores sospechan que el cansancio, las dificultades para concentrarse y las malas decisiones podrían estar también detrás de los malos estados de ánimo, así que ese será es siguiente proyecto investigador que quieren emprender.

Fuente: Medical Xpress

No comments yet.

Deja un comentario