" />
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

La división robótica de Panasonic pretende comercializar un modelo "económico" en 2015

¿Serán los exoesqueletos el próximo wearable?

La ciencia ficción, desde hace ya bastantes años, ha dado vueltas y más vueltas al concepto de cyborg, una combinación de elementos orgánicos (los que conforman cualquier forma de vida) con elementos sintéticos (mayoritariamente electrónicos) destinados a mejorar las funciones biológicas y combatir los problemas de las mismas. Y eso que puede sonar a algo impensable, en realidad tiene bastante de realidad desde hace no pocos años, y la ciencia (en especial en todo lo relacionado con medicina y salud) no hace más que avanzar en ese sentido. Ayer, sin ir más lejos, hablábamos de implantes cocleares durante la comida (sí, cuando nos juntamos todos para comer los temas de conversación son de lo más variados), un ejemplo perfecto de ello. Y, sin duda, la proliferación de los llamados wearables, esto es, dispositivos tecnológicos diseñados para ser «llevados» (relojes, gafas, pulseras, etcétera) tiene cierta relación (y tendrá todavía más en el futuro) con los implantes. Y ahora la evolución puede venir precisamente por la combinación de ambos tipos de elementos, y que además podría tener una forma tan sorprendente como estupenda: un exoesqueleto.

Este tipo de dispositivos robóticos ya existen desde hace algún tiempo en la realidad, y todavía más en la ciencia ficción, donde creaciones como el memorable Caterpillar P-5000 Work Loader nos hicieron a más de uno desear vivir en el futuro. Sin embargo, hasta ahora pecaban de falta de precisión y, además, de un elevadísimo precio, lo que los sitúa fuera del alcance de la mayoría. Sin embargo, esto podría dejar de ser así a partir del año que viene, ya que ActiveLink, una división de Panasonic, pretende lanzar al mercado en 2015 su Powerloader Light PLL-01 un exoesqueleto de aproximadamente 40 kilos de peso (ten en cuenta que, debido a su diseño, el peso recae sobre sí mismo, no sobre el usuario) y una capacidad de carga de 30 kilos, adicionales al peso del propio usuario. Hasta ahora, el fabricante ha diseñado dispositivos pensados para un volumen de carga mucho mayor (hasta 100 kilogramos), pero destinados en exclusiva al mercado profesional (y, por lo tanto, mucho más caros). Aunque la verdadera revolución llegaría con el Powerloader Light PLL-04, muchísimo más ligero y portable, pues sólo pesa 15 kilos, y es capaz de levantar su propio peso. La portabilidad de este modelo, así como su aspecto mucho menos aparatoso que el de modelos anteriores, lo aproxima a muchos usuarios.

Por otra parte, se han mejorado los niveles de precisión con respecto a anteriores versiones, por lo que con el Powerloader Ninja (es el nombre con el que se identifica el PLL-04 en la empresa) es posible alcanzar una velocidad de 12 kilómetros por hora corriendo. Sí, a diferencia de modelos anteriores, en los que se sacrificaba la agilidad a favor de la capacidad de carga, con este modelo se alcanza un equilibrio que hace que dejen de ser dispositivos de carga, y se puedan llegar a convertir en útiles herramientas de movilidad para personas que, por determinadas razones, se vean impedidas para moverse sin ayuda. El precio previsto del Powerloader Light PLL-04 «Ninja» oscila entre los 5.000 y los 7.000 dólares, aunque dado que todavía falta, al menos, un año para su comercialización, su propio fabricante indica que todavía se pueden producir modificaciones tanto en sus especificaciones como en su precio.

En primer lugar, claro, cabe pensar en aquellas personas que padecen de problemas de movilidad, ya que un dispositivo de este tipo puede resultar de gran ayuda, tanto para ellos como para las personas que los asisten (en caso de necesidad). Pero, además. y en estos tiempos en los que la tecnología empieza a rodearnos (literalmente) en nuestro día a día. ¿Y si el futuro de los wearables pasara por dispositivos de este tipo? ¿Y si el salto de la robótica, desde las grandes fábricas (y la ciencia ficción, claro) a nuestro día a día estuviera más cerca de lo que pensamos? Imagina un exoesqueleto que te ayuda a caminar recto, controla si te mueves todo lo que deberías, mide tus constantes en reposo y cuando practicas deporte, te ayuda a cargar peso y, para rematar, tiene Wifi, Bluetooth, Gps, 256Gb de disco SSD, lector de tarjetas SD y, además, una batería de 20 amperios (20.000 miliamperios, imagina) con la que no sólo se mantendría plenamente operativo, sino que además podrías cargar el móvil, la tablet, etcétera. Mi espalda, mi chica y yo lo agradeceríamos mucho, muchísimo. Y estoy bastante seguro de que no sería el único.

 

Imagen: U.S. National Oceanic and Atmospheric Administration

No comments yet.

Deja un comentario