" />
Carretera rota por terremoto
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Proponen crear una red de alerta temprana aprovechando la tecnología GPS de móviles y tablets

¿Sería posible recibir una alerta de terremoto en el móvil?

Lo más alarmante de los terremotos es que no hay forma, de momento, para saber con antelación cuándo van a producirse. Ese es uno de los grandes retos a los que se enfrenta la sismología: descubrir lo patrones o señales que alertan de la inmediata llegada de un terremoto. Una antelación de segundos podría ser suficiente para salvar muchas vidas; algo que sería posible gracias a las posibilidades que ofrecen los dispositivos móviles. Según un estudio del Instituto Tecnológico de California (Caltech) y el Servicio Geológico de Estados Unidos, a través de nuestros móviles se puede crear una red capaz de detectar movimientos de la Tierra y lanzar la alerta, dando unos segundos cruciales para tomar unas mínimas medidas de seguridad.

El proyecto propuesto por estas instituciones consiste por una parte en usar la tecnología GPS de los móviles y, por otro, en crear una red de usuarios para la alerta temprana de terremotos. Aunque se trata de una tecnología mucho menos precisa que la que la empleada en los equipos científicos, según los investigadores es suficiente para detectar un movimiento permanente del suelo, fundamentalmente cuando se trata de desplazamientos por terremotos de magnitud 7 en adelante. Contando con una red lo suficientemente distribuida entre la población, la información recogida a través de sus móviles o tablets se podría cursar rápidamente una alerta al resto de usuarios.

Es una forma de hacer que la comunidad se beneficie de los datos generados por la misma comunidad, que podría mejorar la forma en la que la población logra reaccionar ante un movimiento sísmico. A pesar de que los terremotos afectan a casi todo el planeta, y en casi cualquier lugar se puede producir uno de gran intensidad, apenas hay lugares donde se apliquen los sistemas de alerta temprana, incluso en países de alto riesgo como Japón o México. La razón es, según los investigadores, el coste de construcción de redes científicas de vigilancia. La creación de una comunidad de usuarios de móvil podría resolver este obstáculo, creando imágenes instantáneas a buena resolución del sismo.

Para el estudio se llevó a cabo una simulación de un terremoto de magnitud 7, usando datos reales del sismo de magnitud 9 que se produjo en 2011 en Japón. Gracias a ella se pudo comprobar que con sólo un pequeño porcentaje de gente en un área determinada (unas 5.000 dentro de un área metropolitana) que contribuyese con la información de sus smartphones, el terremoto podría detectarse y analizarse con la suficiente rapidez como para generar un aviso efectivo a las áreas más alejadas, antes de que llegue la sacudida.

¿Y qué pasa con los temblores de una magnitud menor a 7, igualmente peligrosos? Para estos otros movimientos los investigadores proponen hacer uso de otra de las tecnologías con las que cuentan los dispositivos móviles como sería el acelerómetro, con lo que sí podrían llegar a captarse magnitudes más pequeñas, de hasta 5. Para esto se está trabajando en un proyecto paralelo basado en la información detectada por los acelerómetros de los smartphones.

Este sistema en red de detección temprana se está poniendo a prueba en la costa Oeste de los EE.UU., complementando el sistema científico de vigilancia ya existente. Para aquellos lugares del mundo donde no sea posible costear el depliegue de la tecnología científica, sí que se pueden aprovechar las redes ciudadanas, mucho más extensivas gracias a la globalización del uso del teléfono móvil.

Fuente: Caltech

No comments yet.

Deja un comentario