" />
Tío Sam
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Se buscan jugadores de para participar en un experimento científico

Si eres jugador de «League of Legends» la ciencia te necesita

Más de una madre se ha quejado de que su hijo no come en condiciones, no sale con los amigos, no duerme a sus horas y no se pone una rebequita cuando refresca. Inaudito. Debe ser por eso que los científicos se han puesto manos a la obra y han puesto en marcha un experimento para ver si las madres tienen razones para quejarse o son unas exageradas.

Así es que se buscan sujetos que quieran participar en un experimento en pro de la ciencia y del bienestar psicológico de los más empedernidos jugones y sus sufridas familias. El experimento lo realizan investigadores de la Universidad de Granada, y solicitan jugadores habituales de “League of Legends” de entre 18 y 30 años, que sean grandes aficionados o que se dediquen profesionalmente a competir con este juego de la mano de algún patrocinador.

La razón por la que se ha elegido este juego es que, según Agustín Lasserrot Cuadrado, director de I+D de BIOT, al empresa que está detrás de este estudio, “Los recursos físicos, nutricionales y psicológicos invertidos por los jugadores de este videojuego generan una carga similar a la de los deportistas de élite. De ahí que este juego se considere un deporte electrónico (e-Sport) y a sus jugadores como deportistas”.

Imagen del juego League of LegendsImagen del juego «League of Legends».

Sin embargo, el problema radica en que la descarga de adrenalina está diseñada, en origen, para cosas como correr como un loco si te persigue un león. Vamos, que está asociada a una actividad física intensa porque era para eso, para ayudar a una acción física extraordinaria provocada por situaciones extraordinarias. Por eso, el “subidón” de adrenalina o de cortisol que se produce con los videojuegos, evidentemente sedentarios, tiene repercusiones orgánicas, y se quiere saber cómo puede afectar eso al rendimiento de las personas que juegan.

El estudio en cuestión pretende, por un lado, observar los hábitos de los jugadores y sus rutinas de entrenamiento para competir. Con el recuento de horas dedicadas a esto, se quiere averiguar cómo afecta a cosa como el ciclo de sueño, la actividad física, una alimentación adecuada o a las relaciones sociales, entre otras cosas. Por otro lado también se quiere conocer si variables como las socioemocionales, las neuropsicológicas o la función ejecutiva pueden inferir la forma de jugar y, finalmente, si modificando las variables, mejoran el rendimiento, la salud y la calidad de vida de los jugadores.

Los sujetos que deseen participar voluntariamente en el experimento (no vale que las mamás los apunten o que los hijos se anoten sólo por no oírlas) serán sometidos a una exhaustiva batería de pruebas nutricionales, neuropsicológicas y de rendimiento en el juego. La participación será confidencial y gratuita, y la forma de inscribirse o solicitar más información es a través del correo gamers@biot.es o en el teléfono 958 071 095.

No comments yet.

Deja un comentario