" />
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Robots aprenden a cocinar siguiendo recetas publidadas en Youtube

Skynet era Youtube

La inteligencia artificial y la robótica están entre los campos de la tecnología con más posibilidades de cambiar nuestra sociedad de manera radical. Son admirados y temidos a partes iguales y no son pocas las obras de ficción en que las máquinas igualan o superan en capacidades a la humanidad y proceden a acabar con toda una especie de molestos primates parlanchines.

Aunque, si de verdad llegamos a crear máquinas superiores al ser humano, lo más probable es que no reproduzcan algunas de nuestras costumbres, tales como exterminar otras especies para alimentarnos, vestirnos o por pura diversión. Una verdadera inteligencia trataría de preservar la biodiversidad del planeta y solucionar sus problemas. Es decir, en vez de utilizarnos como fuente de energía, al estilo de Matrix, nos ayudarían a acabar con el hambre o algo así.

En ficciones como Matrix o como Terminator hay un elemento central que dota a las máquinas de ventaja: una red que lo ve todo, lo escucha todo y gracias a la que, a diferencia de los humanos, la inteligencia artificial es capaz de funcionar coordinadamente, tanto si se trata de máquinas físicas como si es software instalado en nuestros primitivos cerebros.

Sin embargo, nada hacía pensar que el futuro de la inteligencia artificial pase por visualizar vídeos de Youtube para aprender a llevar a cabo las tareas que la humanidad lleva haciendo decenas de miles de años. Pero ha sucedido. Un proyecto de la Universidad de Maryland, a través del Instituto de Estudios Avanzados en Computación ha puesto a robots a cocinar siguiendo las instrucciones de vídeos publicados en Youtube.

Yiannis Aloimonos, profesor de ciencias informáticas en la Universidad y director del Computer Vision Lab ha explicado que eligieron este ejemplo porque los vídeos de este tipo les parecían bastante comprensibles desde el punto de vista de la IA Si nos paramos a pensar en ello es bastante lógico: una receta de cocina enumera una serie de ingredientes y sus cantidades, y establece una serie de pasos que son más o menos limitados: cortar, pelar, triturar, freír, cocer, etc.

Además, ya desde el punto de vista de la robótica, se trata de un desafío. Aloimonos asegura que «cocinar es complejo en términos de manipulación, los pasos necesarios y las herramientas que utilizas. Si quieres cortar un pepino necesitas coger el cuchillo, ponerlo en su sitio, hacer el corte y comprobar que lo has hecho bien», explica el científico. Algo casi natural para nosotros, pero bastante complicado para unas manos de titanio y unos ojos con sensores CMOS.

Los «robots flexibles» contribuyen a la «siguiente fase de la automatización». «Esta será la próxima revolución industrial», explica Aloimonos. La idea es que esto permitirá crear instalaciones industriales completamente automatizadas, así como construir robots autónomos para trabajos peligrosos como desactivar bombas (la investigación ha recibido fondos de Defensa) y para ayudar en desastres como el de Fukushima, sin arriesgar vidas humanas. Eso sí, que tengan cuidado con lo que ven sus robots en Youtube. Si en lugar de clases de cocina o el típico vídeo sobre cómo acceder a un reactor nuclear que ha sufrido una fuga les da por informarse sobre los derechos humanos, quizá empiecen a tomar decisiones por su cuenta.

Las posibilidades son pequeñas, eso sí. De las 72 horas que los usuarios suben cada minuto a Youtube, muy pocas podrían contribuir a crear seres inteligentes. Un mundo regido por ni-nis dopados con vídeos de Minecraft y Gran Hermano VIP es una distopía mucho más aterradora que Terminator y Matrix. Independientemente de que la mente alienada por Skynet sea humana o robótica.

 

 

No comments yet.

Deja un comentario