ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Tecnología sencilla, barata y accesible

Smartphones y drones: así pueden mejorar la asistencia médica en los países pobres

Smartphones y drones abanderan la revolución tecnológica, pero también la sanitaria. Estas son las aplicaciones que salvan vidas en los países pobres.

Hace más de 30 años que las TED Talks ayudan a difundir todas aquellas ideas que merece la pena difundir. Gracias a ellas las personas comenzaron a reunirse y formar comunidades de transmisión de conocimientos y experiencias a lo largo de todo el mundo, en unos encuentros “franquiciados” denominados TEDx, como este sobre el que os hablamos el pasado año.

Uno de los eventos que se organizan más significativos es TED Global, que este año se ha desarrollado durante el mes de agosto en Tanzania, y en el que se han dado a conocer cómo se están usando las nuevas tecnologías para mejorar la calidad de la asistencia sanitaria en los países en desarrollo. Así lo cuenta Fran Blandy en un artículo publicado en Phys.org.

Algoritmos para detectar enfermedades

En África era mucho más frecuente padecer enfermedades infecciosas que patologías como el cáncer pero, en los últimos tiempos esta enfermedad está superando las relacionadas con infecciones. A pesar de esto, algunos de los países de este gran continente sólo cuentan con un patólogo por cada millón de personas, por lo que la detección temprana es casi una misión imposible.

En Sierra Leona, el especialista en robótica y creador de prótesis biónicas para amputados de guerra, David Sengeh, está trabajando con un equipo de IBM para crear algoritmos de inteligencia artificial capaces de predecir la progresión del cáncer. Un software que puede ser entrenado gracias a la incorporación de una enorme base de datos de imágenes, con las que aprender a detectar cambios de color en el interior del cuello del útero y detectar a tiempo un tipo de cáncer que mata cada año a 60.000 mujeres en África.

Desde el MIT, el investigador Pratik Shah ha creado un sistema que usa imágenes obtenidas con un smartphone o con cámaras digitales, en lugar de con aparatos de resonancia magnética o TAC, para identificar los biomarcadores del cáncer oral. Shah afirma que, aunque los sistemas de inteligencia artificial necesitan decenas de miles de puntos de datos para entrenar bien los algoritmos, él ha encontrado la manera de usar sólo 50 imágenes para hacerlo, y enseñarles a detectar una enfermedad concreta.

Un enfoque, el de Sengeh y Shah, que puede hacer que se reduzca considerablemente la cantidad de datos que exige actualmente un algoritmo de IA, de manera que los médicos dispongan de herramientas cada vez más eficientes y baratas para realizar diagnósticos.

Los ojos, los oídos y el móvil

Según datos de la OMS hay más de 1.100 millones de personas en todo el mundo con problemas de pérdida de audición, y la mitad se puede prevenir.

Susan Emmett es una cirujana de oído estadounidense que está usando una sencilla tecnología móvil para detectar estos problemas. En los países desarrollados acceder a un especialista que nos haga pruebas es relativamente sencillo, pero en otros países como por ejemplo Malawi, sólo hay dos cirujanos de oído y 11 audiólogos en todo el territorio.

En estos momentos Emmett está poniendo a prueba este nuevo sistema, desarrollado en Sudáfrica, en las comunidades rurales de Alaska, donde ahora basta una habitación insonorizada para hacer el test. Los costes se han reducido 10 veces, ya que no hace falta contar con un profesional y un equipo de forma permanente en una determinada zona. Aparte de la habitación insonorizada el sistema de Emmett incluye unos auriculares que aíslan del ruido y un adaptador conectado a un smartphone, con el que se hace el examen de las orejas del paciente.

Entre los expositores TED de Tanzania estuvo Kyle DeCarlo, una persona sorda que ha ideado una máscara quirúrgica semitransparente para que los pacientes sordos puedan leer los labios de los médicos cuando acuden a los hospitales. Es co-fundador de Deaf Health Initiative, una empresa enfocada en favorecer cambios de políticas y la creación de nuevos dispositivos médicos que permitan hacer más sencillo el acceso de las personas sordas a los servicios sanitarios.

Es habitual que durante los eventos de TED se muestren vídeos donde también se cuentan o muestran historias. Una de las que se proyectaron en esta ocasión fue la del cirujano Andrew Bastawrous, ganador del premio Rolex en 2016 por su aplicación Peek. Esta aplicación permite usar un sencillo smartphone para fotografiar el fondo ocular y hacer exámenes de ojos. El desarrollo se empezó a usar en Kenia.

Drones mensajeros

Los drones son otros de los dispositivos que están cambiando el modo de entender el transporte de mercancías. En Ruanda se han estado usando para transportar sangre desde la Central de Distribución a los hospitales de las regiones montañosas, donde el acceso por carretera es complicado y peligroso. La compañía que ha estado haciendo esto posible ha sido Zipline, creada por Keller Rinaudo.

En este caso lo que hacen los drones es transportar los packs de sangre por el aire y lanzarlos a tierra mediante un paracaídas de papel. En Kigali, capital de Ruanda, ya se usa este sistema para entregar el 20% de la sangre fuera de la capital. Dado el éxito de los drones para salvar vidas el Ministerio de Salud de Tanzania ha anunciado ya que va a usar esta misma tecnología para suministrar productos médicos críticos en diversas zonas del país.

No comments yet.

Deja un comentario