Hombre sentado
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Hacer deporte no reduce el riesgo de padecer ansiedad o depresión si pasas sentado más de 6 horas

No sólo para tu salud física; pasar mucho tiempo sentado es malo también para tu salud mental

Algunos dirán que, sencillamente, el cuerpo humano no está diseñado para vivir sentado. Pero si vamos un poco más allá del posible objetivo del diseño, para lo que sí que está hecho es para moverse. En los últimos tiempos numerosos estudios han venido a demostrar los perjuicios físicos que el sedentarismo tiene sobre el organismo. Por lo pronto, sólo el hecho de pasar muchas horas al día sentados nos hace más propensos a padecer diabetes tipo 2, obesidad, problemas de corazón y muerte prematura. Sin embargo, algo que todavía no se había investigado en profundidad era cómo afectaba el exceso de silla a la salud mental. Y sí que afecta. Problemas como la ansiedad o la depresión están bastante relacionadas con ello, según han descubierto investigadores de la Universidad de Tasmania.

El equipo de científicos, liderados por la profesora Michelle Kilpatrick, reveló que las personas que pasan sentadas más de seis horas al día en sus puestos de trabajo experimentaron mayores tasas de ansiedad y depresión que los compañeros que no pasaban tanto tiempo así. Aprovechando un programa estatal de control de salud, se pasó un cuestionario, validado para valoración psicológica de la ansiedad y la depresión en las últimas cuatro semanas, a 3367 empleados del gobierno. Para evitar posibles resultados confusos, el test discriminaba la actividad física realizada en el tiempo libre de las personas y la satisfacción general de los trabajadores en su entorno de trabajo. Al final, las conclusiones señalaban claramente que estar sentado más de seis horas diarias aumentaba los síntomas de ansiedad y depresión, comparados con los que podrían experimentar los compañeros de trabajo que pasaban menos de tres horas al día en la silla.

También encontraron diferencias por género. Curiosamente, los hombres declaraban pasar más de cinco horas seguidas sentados, mientras que en las mujeres la cifra bajaba a cuatro horas. Sin embargo, esta diferencia no afectó a los resultados sobre el estrés laboral, aunque sí que era posible que cuestiones como la crianza de los hijos o la compatibilidad entre vida laboral y vida familiar, llegara a influir más en los resultados de las mujeres, que habitualmente asumen esa responsabilidad en las familias.

Un dato interesante, pero preocupante a la vez, fue que el hecho de ir al gimnasio después de trabajar no suponía ninguna mejora o protección frente a los problemas causados por pasar tantas horas sentados. Incluso los que practicaban habitualmente deporte en sus horas libres mantenían niveles altos de estrés y ansiedad si el tiempo sentado era superior a esas seis horas. Niveles que no se presentaban en aquellos que dedicaban menos de tres horas a calentar la silla. Así es que está claro, hay que moverse, sí, pero también evitar que la silla nos atrape tanto tiempo.

No comments yet.

Deja un comentario