ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Nuestro "piloto automático" depende de una red de zonas cerebrales que se activan cuando parece que no hacemos nada

“Soñar despierto” es esencial para realizar tareas automáticas

Científicos de la Universidad de Cambrigde han descubierto que soñar despierto podría ser esencial en la realización de tareas automáticas o rutinarias.

Si hay algo que se sabe acerca del cerebro es que el campo de lo que se desconoce es mucho más extenso que el de lo que se ha llegado a conocer. Quizá una de las cosas que nuestro cerebro es capaz de hacer, y para lo que no se tenía más respuesta que la crítica, es lo que llamamos “soñar despierto”.

Esencial para conectar el piloto automático

Según explican los investigadores, cuando realizamos alguna tarea hay regiones específicas del cerebro que se vuelven más activas. Así, si caminamos, la corteza motora muestra más actividad, y si estamos contemplando una imagen será la corteza visual la más activa. Cabría esperar que cuando no estamos haciendo nada, la actividad cerebral esté igualmente en reposo, pero no es así.

En 2001, investigadores  de la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington vieron que, en reposo, hay zonas del cerebro que se vuelven más activas. A esa red de zonas cerebrales se les llamó “Red de Modo Predeterminado” o DMN. Conforme se avanzó en las investigaciones se vio que esa red estaba relacionada, entre otras cosas, al “soñar despierto”, pensar en el pasado, planificar el futuro y lo creativo, si saber exactamente todavía cuál es la función de este conjunto de zonas.

Existen una serie de trastornos que se han vinculado a una actividad anormal de la DMN como el Alzheimer, la esquizofrenia, el TDAH y los trastornos de conciencia, pero sin terminar de acotar cuál es su papel en las funciones cognitivas humanas.

Ahora este equipo de científicos de la Universidad de Cambridge acaban de demostrar que la DMN tiene un importante rol para trabajar en “piloto automático” cuando tenemos que trabajar en una tarea que ya conocemos. En los experimentos llevados a cabo con voluntarios mediante Resonancia Magnética Funcional se vio que existía una vinculación de actividad entre la DMN y las regiones del cerebro asociadas a la memoria, como es el hipocampo. De manera que cuanta más fuerte es la relación entre estas zonas, más rápida y precisa es la persona a la hora de realizar tareas automáticas.

Según explica el Dr. Deniz Vatansever, “las evidencias sugieren que es la DMN la que nos permite hacer esto. Funciona básicamente como un piloto automático que nos ayuda a tomar decisiones rápidas cuando ya sabemos cuáles son las reglar del entorno. Por ejemplo, cuando conducimos camino del trabajo cada mañana por una ruta conocida, la DMN estará activa, lo que nos permitirá realizar la tarea sin necesidad de invertir mucho tiempo y energía en cada decisión“. De alguna forma, explica el Dr. Emmanuel Stamatakis, “gracias a que conocemos las reglas, podemos soñar despiertos con lo que vamos a tener para cenar más tarde mientras el DMN trabaja. De hecho, demostramos que la DMN no es un espectador en estas tareas, sino que desempeña un papel integral para ayudarnos a realizarlas“.

Cuando hay que tomar decisiones

Este descubrimiento tiene una gran importancia para conocer mejor ciertas lesiones cerebrales, en las que se producen problemas de memoria e impulsividad, comprometiendo seriamente la reintegración social de la persona. Así como ayudar a tratar trastornos mentales como las adicciones, la depresión o el TOC, en el que los patrones de pensamiento particulares son los que impulsan los comportamientos repetitivos y mecánicos.

El conocimiento de esta función de la DMN también tiene relevancia social, ya que parece respaldar algunas de las ideas del premio Nobel de Economía (2002) Daniel Kahnreman. El autor habla en su libro “Thinking, Fast and Slow” (Pensar rápido, pensar despacio) de la existencia de dos sistemas que nos ayudan a tomar decisiones: el sistema racional, enfocado a tomar decisiones calculadas, y un sistema rápido que nos permite tomar decisiones intuitivas, que estaría justamente vinculado a la DMN.

Fuente: MedicalXpress

Imagen: Película “Aterriza como puedas”

No comments yet.

Deja un comentario