" />
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

La proporción aproximada es de una cuenta de pago por tres gratuitas

Spotify: Diez millones de usuarios de pago

Corren malos, malísimos tiempos para las industrias de los contenidos de ocio y cultura: música, cine, literatura… parece ser que todas se han visto condenadas al ostracismo y la desaparición por culpa de Internet y de la piratería, que lleva acabando con ellas desde hace ya treinta años (esto sí que es amortizar una excusa, que no termine de cumplirse y seguir empleándola). Sin embargo, para ser esa cruenta amenaza, parece que algunas de sus principales vías de evolución (ergo, de negocio) pasan por la red de redes, que puede terminar por convertirse en un fabuloso vehículo para comercializar sus contenidos. Cada año, las ventas de música a través de Internet sacan más ventaja a las efectuadas en formatos físicos, y como ya te contábamos en nuestro decálogo para la industria de los contenidos, son ahora las ventas a través de la red las que sostienen la industria. Y día a día aparecen nuevos datos que lo confirman, como que Spotify ya ha alcanzado diez millones de usuarios de pago.

El popular servicio de música en streaming, que en el último año ha aumentado la «cobertura» de su servicio hasta 56 países, y que recientemente ha experimentado un profundo cambio en su interfaz, que pretende hacer similar la experiencia de usuario en todo tipo de dispositivos (con las limitaciones propias del tamaño de cada pantalla), se acerca con este número a una proporción de una cuenta de pago por cada tres gratuitas. Un 25% que sirve para poner en serio entredicho esos comentarios que afirman que los usuarios de Internet no están dispuestos a pagar por los contenidos. Con una cuota mensual de 9,99 € al mes en su modalidad Premium (que también se puede encontrar en algunas promociones, como la de Movistar, por un 40% menos durante dos años), permite a sus usuarios acceder a un completo catálogo musical que, aunque tiene algunas carencias (marcadas por los artistas y las discográficas, que no desean participar del servicio) sí que resulta tan amplío como para satisfacer los intereses musicales de la mayoría.

Es cierto que, como mencionan algunos críticos, las cuentas de Spotify no son buenas, que todavía termina todos los años con pérdidas en sus balances. Sin embargo, hay que tener en cuenta, en primer lugar, el alto coste de la expansión internacional del servicio que, como te contábamos al principio, ha pasado de tener presencia en 20 a 56 países durante el último año, costes de expansión que, en el medio plazo, se traducen en más clientes en todos sus formatos. Y, por otra parte, también hay que tener en cuenta que, precisamente en los países en los que el servicio lleva más tiempo asentado, principalmente en el norte de Europa, Spotify sí que es rentable. Por lo tanto, y en vista de su crecimiento, así como de la aceptación con la que es recibido en nuevos mercados, el sentido común invita a pensar que, en el medio plazo, las cuentas de Spotify deberían mejorar de manera ostensible… y con ellos, también los que reciben las discográficas a modo de rollalties, que son aproximadamente el 70% de los costes de Spotify.

 

Imagen: SCA Svenska Cellulosa Aktiebolaget

No comments yet.

Deja un comentario