" />
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

De ellos, sólo 2,1 provienen de una campaña en Kickstarter

Star Citizen: 55 millones de dólares por crowdfunding

Parece que el dinero ha desaparecido. Quizá está escondido debajo de las piedras, o en paraísos fiscales esperando la llegada de tiempos mejores, pero lo cierto es que basta con asomarse a un banco y mencionar las palabras crédito o préstamo para que, de repente, se concatenen llantos amargos y risas escalofriantes. Así, poner en marcha cualquier tipo de proyecto que necesite financiación es, en consecuencia, imposible. Sin embargo, las plataformas de crowdfunding, y especialmente Kickstarter, parecen haberse convertido en la alternativa perfecta para todos aquellos emprendedores con una buena idea. Da igual que sean adolescentes imberbes y que prácticamente acaban de salir del colegio, que profesionales con decenas de años de experiencia en su campo. Cualquier persona que tenga una buena idea puede recurrir a estos servicios y, con un poco de suerte y una buena campaña de marketing, salir de ellos con los bolsillos llenos y un montón de personas esperando impacientes sus recompensas por haber colaborado en el éxito del proyecto. Sin embargo, no todo son luces en las plataformas de crowdfunding. Por ejemplo, éstas cobran parte de lo recaudado por los proyectos. Esto es algo lógico, en cierta medida, pero que disuade a algunos creadores de emplearlas. Por otra parte, su popularidad ha hecho que cualquier persona con una idea recurra a ellas, lo que se traduce en que cada vez es más difícil conseguir que un proyecto destaque en una lista de un tamaño monstruoso. Así, si uno tiene la posibilidad (es decir, los recursos) para llevar a cabo un proyecto a través de crowdfunding, pero prescindiendo de las plataformas, podría evitarse el «pellizco» que éstas cobran. Eso es lo que ha hecho Chris Roberts, y con un éxito más que considerable: ya ha recaudado más de 55 millones de dólares para su juego Star Citizen. Y, de ello, sólo 2,1 provienen de una campaña llevada a cabo de Kickstarter en 2012.

Si el nombre del creador del proyecto no te es familiar, debes saber que Chris Roberts es el creador de la saga Wing Commander, un clásico de la simulación espacial que alcanzó un gran éxito en la saga de los noventa y que, aún a día de hoy, sigue siendo una referencia (y un maravilloso recuerdo) en su género. Desde entonces, salvo contadas excepciones, y en palabras del propio creador, los aficionados a dicho género no han sido especialmente tenidos en cuenta por los desarrolladores, que se han centrado en otros campos. Y algo de razón parece tener, vista la acogida que ha tenido su proyecto entre los aficionados a los simuladores espaciales. A finales de 2012, lanzó una campaña en Kickstarter con el objetivo de obtener 500.000 dólares, con los que avanzar en un proyecto al que ya había dedicado tiempo y dinero. La campaña se cerró con 2.134.374 dólares, un éxito que dejó claro que Star Citizen tenía mucho futuro. Sin embargo, tras dicha experiencia Roberts decició que las plataformas de crowdfunding no eran el mejor medio para financiar el resto de su proyecto, por lo que decidió (con el dinero que ya había conseguido, eso sí), seguir adelante y ser él mismo quien promocionara su proyecto y, claro, quien recaudara las contribuciones online.

Esto, para la mayoría de los mortales sería un disparate. Sin embargo, el éxito cosechado por su campaña en Kickstarter, unido al prestigio profesional de Chris Roberts, han conseguido que, a día de hoy (justo el momento en el que estoy escribiendo esta noticia), haya llegado a recaudar 56.285.545 dólares. Sí, has leído bien, más de 56 millones de dólares, y nada apunta a que esto se vaya a detener ahí. Al contrario, el proyecto no deja de generar interés entre aficionados de todo el mundo que, con una contribución a partir de los 45 dólares, se garantizan una nave (las hay de diferentes clases y, claro, precios) con la que poder acceder al mundo de Star Citizen.

 

Imagen: Star Citizen

No comments yet.

Deja un comentario