" />
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

El uso de bots en las redes sociales difunde mucho un tweet pero, ¿convence a alguien real?

¿Sueñan los políticos con borregos 2.0?

Las redes sociales son una necesidad para casi cualquier político que se precie de serlo en la actualidad. Les permiten estar en contacto con su electorado, sentir el pulso de la calle, recibir críticas cuando se equivocan y aplausos cuando lo hacen bien. Ya en el mundo real, es una forma de que no te vean como un carca que no utiliza Twitter y que, muy probablemente, esté igual de anticuado en casi todo lo demás. Y también de ganarte unos cuantos votos si las utilizas bien. Un candidato en la España de 2015 no puede vivir sin una cuenta de Twitter.

Pero las redes sociales son un arma de doble filo. Desde el presidente del gobierno hasta concejales de aquí y de allá han tenido meteduras de pata que sus detractores no han dudado en exhibir. Recientemente, el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, a quien se le supone un conocimiento profundo de los canales para llegar a las masas, bloqueaba a diversas cuentas de Twitter que no dudaban en mostrar su enfado por ello. Como en una ruleta rusa de la popularidad, cada tweet o acción que un político lleva a cabo en redes sociales puede sumar o restar votos en su favor.

Hoy le toca a Pedro Sánchez. El líder del PSOE ha trabajado en su imagen online desde el mismo momento de su elección. En general, se diría que lo ha hecho bien o, al menos, sin grandes meteduras de pata que le persigan durante años. La información que publica en Twitter es leída y compartida por parte de sus más de 100.000 seguidores en la red social y sus ideas llegan por obra y gracia de la difusión social a miles de personas.

Pero, ¿de verdad es así? No lo piensa así Twitter Bots, un blog de reciente creación que se dedica a denunciar «cualquier botnet de spam político, sea del partido que sea». Por ahora, parece que han encontrado un filón con las cuentas de redes sociales del PSOE, ya que los escasos artículos publicados hacen referencia a este partido. Denuncian que una red de usuarios falsos son bots que tiene como objetivo el de mejorar la popularidad de Pedro Sánchez y difundir sus mensajes a los cuatro vientos. El sistema, aseguran «presenta huellas inequívocas de bots activados de manera sincronizada».

 

bots

El artículo, que muestra todos los datos y la lista de cuentas falsas, indica también que tras la publicación de su informe se han eliminado algunas de las cuentas «basura» (aquellas que no son de una agrupación socialista, sólo usados para difundir mensajes elegidos). Cabe decir que una red de bots para apoyar a un candidato no tiene porque ser algo que promueva directamente ese candidato o de cuya existencia deba tener conocimiento. Cualquiera puede ponerla en marcha y el estudio apunta a José Cepeda, el hombre de confianza que llevó a Pedro Sánchez a dirigir el PSOE. Es, con diferencia, el más retuiteado por la red.

Desgraciadamente para Sánchez, estas trampas pueden dar sensación de que sus ideas suscitan más interés del que realmente despiertan en las redes sociales, pero a la larga no benefician. Un bot no comenta, no aporta ideas propias, no convence y, sobre todo, no vota. Es un borrego 2.0, un borrego de verdad. Y da una imagen muy mala, de desconfianza. De que nos toman por tontos, aunque no ganen gran cosa con el engaño. Por favor, no nos tomen por borregos.

Foto: Jesus Solana

No comments yet.

Deja un comentario