ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Se adhieren a la piel con agua

Tatuajes de grafeno para controlar la salud

Hay enfermedades o situaciones médicas que requieren una constante monitorización del paciente. Ahora ya no es necesario tener al paciente ingresado para registrar sus constantes periódicamente. Los sensores biomédicos permiten justamente eso, pero tienen el pequeño inconveniente de que generalmente no son cómodos para el paciente. Habitualmente son bandas o sensores semi rígidos que tienen que ir pegados a la piel con un gel conductivo para que funcionen. Luego, al ir ajustados al cuerpo, el movimiento puede desplazarlos o desajustarlos, por lo que las mediciones, si bien buenas, no alcanzan toda la fidelidad que podrían.

La solución parece haberse encontrado en los tatuajes electrónicos de grafeno, como los creados por un equipo de investigadores de la Universidad de Texas en Austin. Son temporales y se adhieren con agua, como las calcomanías de los pastelitos, por lo que quedan totalmente ajustados a la piel, sin posibilidad de movimiento, y la calidad de la señal fisiológica que registran es mucho mayor.

El tatuaje de grafeno está recubierto con una capa ultrafina de un polímero transparente de PMMA (metacrilato de metilo), constituyendo una bicapa que luego se modela con diferentes patrones según el tipo de sensor que se necesite. Una vez que el tatuaje está listo, puede transferirse a cualquier parte del cuerpo poniendo el lado del grafeno en contacto con la piel y aplicando un poco de agua sobre la parte superior. La duración del tatuaje es de aproximadamente dos días, pero si se quiere quitar antes bastaría un trozo de cinta adhesiva para retirarlo.

Las investigaciones señalan que el tatuaje de grafeno debe tener menos de 510 nm de espesor para adaptarse bien a la piel humana y proporcionar un rendimiento adecuado. El tatuaje desarrollado en Texas tiene 460 nm de espesor. Junto con la bicapa de grafeno y PMMA se logra una transparencia óptica del 85% aproximadamente, por lo que apenas se ven o se notan. En pruebas previas, además, se comprobó que este tipo de tatuaje pueden usarse exitosamente para medir señales fisiológicas como la temperatura e hidratación de la piel, y también para realizar electrocardiogramas, electromiogramas y electroencefalogramas, para medir la actividad de corazón, músculos y cerebro respectivamente.

Estos tatuajes no sólo tienen aplicación en el campo de la salud. La posibilidad de realizar registros ectrofisiológicos desde el cerebro o los músculos puede trasladarse a una interfaz de máquina, por lo estamos hablando de una integración humano-máquina a través de sillas de ruedas inteligentes, asistencia al habla, prótesis avanzadas, control de las distracciones al volante y hasta manejo de objetos voladores. Cualquier cosa que necesite de una señal humana para funcionar.

Fuente: Phys.org 

Foto: Shideh Kabiri Ameri y al. ©2017 American Chemical Society

No comments yet.

Deja un comentario