" />
Tesla S
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

New Jersey y otros estados legislan en contra del modelo de distribución

Tesla no puede vender

Estados Unidos, el país que presume de las bondades de las economías de libre mercado por encima de todo, a veces también regula. Y de forma tremendamente proteccionista. New Jersey es el tercer estado que prohibe la venta de Tesla por medio del canal elegido por la compañía. No se trata, por supuesto, de ningún problema con un producto que cumple con todas las normativas, sino de su modelo de distribución que, aseguran, «no consiste sólo en vender más coches, sino también en educar a los consumidores sobre los beneficios de pasarse al eléctrico».

Para vender sus vehículos y, al mismo tiempo, promocionar adecuadamente un producto muy diferente al de la oferta existente en el mercado, Tesla abre sus propias tiendas. El resto de fabricantes utiliza un sistema de franquicias, cediendo el uso de la marca a los propietarios de las tiendas, al estilo de lo que sucede en los concesionarios que conocemos aquí. Leyes parecidas se aprobaron en los estados de Texas y Ohio anteriormente, pero el caso de New Jersey es más preocupante para los intereses de la compañía por tratarse de un estado en el que se vende una cantidad importante de coches de lujo, segmento en el que está posicionada Tesla.

Al parecer, la enmienda que prohibe saltarse el sistema de franquicias para comercializar vehículos iba a ser retrasada para asegurar que el asunto se debatía en profundidad. Según explica Tesla en un comunicado, el gobernador Chris Christie se ha echado atrás y la enmienda se ha presentado urgentemente. El comunicado, muy duro con el gobierno del estado de New Jersey, asegura que ha ido «más allá de su autoridad para implementar leyes estatales, en beneficio de un grupo de interés que persigue proteger su monopolio a costa de los consumidores». El comunicado termina reclamando al gobierno del estado que «actúe de buena fe y retire la enmienda propuesta, o la revise para que refleje los auténticos intereses de la gente de New Jersey».

Elon Musk, CEO de la compañía, ha asegurado que «los vendedores de coches de New Jersey subvierten el proceso democrático para intentar bloquear las ventas de Tesla». Pero las reacciones airadas no sólo proceden de la propia compañía. Otros emprendedores y figuras de la escena innovadora de Silicon Valley han mostrado también su indignación. No es de extrañar que en un país en el que las diferentes formas de entender el liberalismo económico suponen casi una religión el empleo de lobbies para restringir el libre comercio levanten ampollas. Y más cuando el afectado es una de las grandes apuestas para revolucionar el mercado de la automoción en el país que vio nacer a Henry Ford.

No comments yet.

Deja un comentario