" />
Tesla S Supercharger
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

El fabricante de coches eléctricos dispone de servicio de carga rápida de costa a costa

Tesla ya puede cruzar EEUU

El coche eléctrico parece todavía algo del futuro. Más allá de los pequeños vehículos que permiten recorrer distancias cortas o de los modelos híbridos, que utilizan combustible convencional cuando la tracción eléctrica no es posible, los vehículos propulsados mediante baterías no son todavía parte del paisaje de nuestras ciudades y carreteras. Sin embargo, la compañía californiana Tesla parece decidida a desarrollar este nuevo sistema de transporte de forma rápida.

No es que el petróleo se vaya a terminar mañana mismo, pero tanto por cuestiones ecológicas como económicas parece lógico pensar que este tipo de coches se terminará por popularizar. Tesla lleva la delantera a otras grandes marcas y, aunque las previsiones de la compañía eran cerrar 2013 con unas 21.000 nuevas unidades circulando por las carreteras, sus planes de expansión avanzan muy rápido. A la expansión en China que anunciaron recientemente se une el despliegue de una red de puntos de carga rápida para asegurar que los coches Tesla permiten realizar largos recorridos de manera conveniente.

Aunque es posible cargar un Tesla con un enchufe convencional, el  tiempo necesario para una carga completa es de varias horas. Algo razonable si se carga por las noches para tenerlo disponible por la mañana, pero que puede complicar los viajes por carretera. Por eso, la compañía comenzó en 2012 a desplegar los SuperCharger, puntos de carga que permiten disponer del vehículo en poco tiempo y seguir haciendo kilómetros.

El tiempo necesario para cargar una batería a punto de agotarse hasta el 80% del total es de unos 40 minutos, mientras que para alcanzar el 100% se precisan 75 minutos. Dado que la autonomía de Tesla S es de unos 480km, con un par de paradas para comer o para estirar las piernas se pueden llegar a recorrer largas distancias sin echar de menos el coche de siempre.

Los SuperCharger de Tesla ya instalados permiten cruzar EEUU de costa a costa y de norte a sur.Los SuperCharger de Tesla ya instalados permiten cruzar EEUU de costa a costa y de norte a sur.

Los SuperCharger se han instalado en puntos sencillos de alcanzar para el conductor, cerca de los grandes nudos que comunican las principales carreteras y en zonas de descanso. De manera que se pueden utilizar para la mayor parte del trayecto. En caso de que el destino final no esté cerca de uno de estos puntos es posible utilizar un enchufe normal, aunque el fabricante dispone de enchufes de carga rápida que se pueden instalar con ayuda de un electricista. Por ahora sólo son frecuentes en domicilios particulares, pero si este vehículo llega a popularizarse hoteles, gasolineras y otros servicios para viajeros pueden desplegar por sí mismos puntos de carga rápida y convertirse en la opción preferente para los clientes con uno de estos coches eléctricos.

Por ahora, las estaciones SuperCharger instaladas por Tesla, que no sólo cruzan EEUU de costa a costa, sino que también recorren de norte a sur ambas costas, son gratuitas. Aunque el precio de la gasolina en EEUU no es tan elevado como en Europa, sin duda el ahorro en un viaje largo es considerable. Está por ver si esta política se mantendrá en el futuro, aunque Tesla fomenta el uso de energía solar en los hogares que poseen uno de sus vehículos, así que es probable que los costes finales resulten muy asequibles, además de garantizar que el impacto energético de conducir sus coches sea mínimo.

Actualmente, las estaciones permiten recorrer la costa oeste desde el sur de California hasta Seattle (donde Tesla concentra la mayoría de sus ventas), la costa este desde Florida hasta Nueva York, y también dispone de estaciones en las principales ciudades de Texas, así como la mencionada ruta de costa a costa que pasa por las ciudades de Denver, Chicago y Detroit, entre otras. Los planes de expansión son espectaculares e incluyen tener una gran red que cubra todo el país a finales de 2015.

¿Y qué pasa en Europa?

En nuestro continente Tesla empezó a comercializarse en 2013, al menos de forma regular, ya que alguna unidad había llegado antes. Han vendido unos pocos miles de vehículos, pero la empresa de Elon Musk tiene claro que Europa es uno de los mercados clave para una empresa de automoción. Por ese motivo, también han desplegado una red de puntos de carga SuperCharger que, por ahora, cubre algunos puntos de Alemania, Holanda, Suiza, Austria y Noruega. Sin embargo, para finales de este año se plantean desplegar una red que permita recorrer Europa occidental y llegar hasta Inglaterra y Gales por medio del Eurotúnel.

En la Península Ibérica, el despliegue no es tan intenso como en otros países con más sensibilidad medioambiental y, sobre todo, donde la industria del automóvil no se ha visto tan golpeada por la crisis como en España y Portugal. La parte de la red que atraviesa ambos países une Barcelona y Lisboa pasando por Madrid. Algo parecido sucede con Italia, donde está previsto instalar SuperChargers desde el norte, pasando por Milán y llegando hasta Roma. No está mal para una empresa que, por ahora, aspira a vender un pequeño número de unidades pero que tiene que superar tanto las limitaciones actuales como los prejuicios hacia el coche eléctrico. A golpe de inversión, están contribuyendo a que se produzca el cambio necesario.

El despliegue de puntos de carga rápida de Tesla para Europa a finales de este año.El despliegue de puntos de carga rápida de Tesla para Europa a finales de este año.

Sin embargo, la acogida no ha sido todavía tan positiva como cabría esperar. En Alemania, el principal mercado europeo para los vehículos eléctricos, Tesla ha hecho una fuerte inversión y aseguran que es “el país con más SuperChargers per cápita”. Sin embargo, las ventas registradas en septiembre de 2013 fueron de 42 unidades, superadas por el Smart Fortwo Electric Drive (146 unidades), el Renault Zoe (57) y el Nissan LEAF (55).

A las ventas del Smart contribuye que se trate de una marca local, dado que los alemanes llevan la preferencia por sus vehículos hasta el extremo. Además, se trata de un coche eminentemente urbano, lo que permite tenerlo como segundo vehículo para uso diario sin que la recarga sea un problema. Los modelos de Renault y Nissan se pueden considerar como coches para todo uso, aunque también son preferentemente urbanos, pero están lejos de ser una berlina como Tesla S, lo que hace que sea tan cara como los modelos de gama alta convencionales. Además, el sistema de recarga propietario de Nissan, CHAdeMO, está previsto que desaparezca en 2018, en favor del estándar CCS, apoyado por otros grandes fabricantes de la industria.

Sin embargo, la apuesta de Tesla es que el coche eléctrico sea el que te permite un uso tanto urbano como de carretera y el despliegue rápido de una red de puntos de carga trata de garantizar que sea una opción en la que el conductor no pierda flexibilidad. Incluso ofrecen como opción ajustes pensados para aumentar la velocidad, dado que los límites en las autovías alemanas son más laxas que en otros países europeos y que en EEUU. Si, además, consiguen que los costes de desplazamiento se reduzcan, la compañía puede conseguir justo lo que se propone: convertirse en una de las grandes marcas de automoción mundiales tan pronto como la transición del motor de combustión al eléctrico sea una realidad.

No comments yet.

Deja un comentario