" />
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Google vende la empresa pionera en telefonía móvil Motorola a Lenovo

¿Triunfará Lenovo donde todos han fallado?

Motorola reinó con mano de hierro durante los primeros años de la telefonía móvil, cuando lo máximo que podías tener en la mano, si eras uno de los pocos priviliegiados con acceso a la telefonía móvil, era uno de sus terminales. Desde entonces han surgido y desaparecido verdaderos gigantes como BlackBerry o Ericsson, pero Motorola sigue allí. Con una dimensión menor, pero permanece. Google la compró hace un par de años y acaba de vender su división de terminales móviles a Lenovo. Empieza una nueva etapa para el veterano fabricante norteamericano de terminales móviles en la que se mezcla su paso por el ecosistema Google, que no deja nada como era antes, y la entrada de uno de los más grandes fabricantes de China. Una mezcla que puede ser explosiva. Y positiva.

Recientemente se ha publicado en Fortune una entrevista al CEO de Lenovo, Yuanqing Yang, realizada minutos después de que éste hablara por primera vez con los empleados de la recién comprada Motorola. En ella les animó diciendo que son una combinación perfecta. En sus palabras “Juntos podemos ganar en la industria de los smartphones. Deseo vender más de 100 millones de unidades en 2015. […] Lenovo ahora tiene China y los mercados emergentes. Motorola tiene los EE.UU., Iberoamérica y parte del mercado europeo. Ambos estamos centrados en la innovación. Motorola tiene unas enormes habilidades técnicas y muy buena relación con los operadores. Por eso esta combinación es perfecta”. Lenovo es el tercer jugador del mercado de dispositivos conectados tras Samsung y Apple. Y quieren que la situación cambie. Por completo.

Un crecimiento casi exponencial

Las cifras de 2013 indican que Lenovo vendió unos 45M de dispositivos en 2013 y Motorola unos 10M. Para más que duplicar esta cifra esperan tener el crecimiento sobre todo en los mercados en los que Motorola está presente pero tiene mucho por ganar ya que, en aquellos mercados en los que está Lenovo, su cuota de mercado ya es muy alta. Por lo que declaró Mr. Yang, sus planes de expansión ahora son más ambiciosos que antes, mucho más, pero todavía no tienen definido en qué mercados operarán como Lenovo, en cuáles como Motorola y si en algunos de ellos estarán presentes con la dos. Aunque en sus palabras de deja entrever que la marca Lenovo servirá para los modelos de entrada de gama y gama media y que Motorola, que verá muy ampliada su cartera de productos, trabajará en la zona media y alta del mercado. No lo dice con tanta claridad, pero todo apunta a que será así.

La operación no es fácil, y menos después de que la mismísima Google tire la toalla y se desprenda de Motorola por mucho menos de lo que pagó por ella en 2012. En aquel momento Google puso 12.500M$ sobre la mesa y, desde entonces, ha vendido la división de set-top boxes por unos 2.500M$ y ahora la división de telefonía móvil por 2.910M$. Google se queda de la compra original con una gran cartera de patentes, que fue lo que siempre dijo que le interesaba más de toda la operación.

¿Por qué Motorola?

Ya entonces se consideró su compra como un movimiento defensivo para acumular muchas patentes de telefonía móvil y proteger así Android. No era nada descabellado que su plataforma Android recibiera ataques mediante procesos judiciales relacionados con la propiedad intelectual por parte de otros grandes jugadores del sector. Hasta ahora no parece que eso haya sido necesario, y quizás 6.600M$ sean un precio excesivo por este lote de patentes. El tiempo dirá, aunque la sensación que queda es que Google no tenía muy claro donde se metía y ha encontrado una muy buena salida con esta operación de venta a Lenovo para minimizar las pérdidas que le estaba generando la división de telefonía móvil de Motorola.

Algunos analistas como JR Raphael (sí, el nombre es real) apuntan que la venta a Lenovo puede haber sido el último movimiento de una jugada en varias fases, que tenía por objetivo disponer de la cartera de patentes de Motorola y de su capacidad de fabricación para equilibrar la balanza frente a Samsung. Así Google pudo negociar de igual a igual y hacerles volver al “redil” y frenar sus ambiciones de crear su propia derivación de Android. Esto llevará a Samsung a ser el fabricante más importante del universo Android pero, eso sí, mucho más alineado con Google que hasta ahora. Es más que posible que esto sea realmente así. En los próximos meses veremos si los hechos lo confirman o no. No hay nada confirmado, pero las piezas encajan perfectamente.

Lenovo ha recorrido un gran camino desde que Liu Chuanzhi, junto con otros ingenieros de la Academia China de Ciencias en Beijing, la fundaron en 1984 con el nombre Legend, gracias a un capital inicial de 25.000$ que les prestó la propia Academia. Su crecimiento en el mercado chino fue muy rápido y, a partir de la compra del negocio de fabricación de PCs de IBM, también en el resto del mundo. Su éxito parece basarse en una mezcla muy bien dosificada de la cultura emprendedora y de gestión china con lo mejor que han adoptado de otros mercados, especialmente del norteamericano. Sus principales directivos proceden de 7 países distintos y Lenovo está expandiendo sus operaciones de investigación y fabricación con cada nueva compra. En palabras del analista Miguel Helft “El resultado es una empresa distinta de cualquier otra en China, y quizás en todo el mundo. Tiene dos sedes centrales, en Beijing y en Carolina del Norte, donde estaba originalmente la división de ordenadores personales de IBM, y es mucho más global que muchas de las compañías occidentales“.

Su historial de adquisiciones no está exento de riesgos, y ya hubo muchos que predijeron en su momento que difícilmente unos perfectos desconocidos podrían triunfar allí donde IBM abandonaba. En aquel momento se equivocaron, ¿sucederá lo mismo ahora con la compra de Motorola?

Imagen principal: Digitalsignal

No comments yet.

Deja un comentario