" />
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Este sistema, compuesto por varios bots, ha reducido el spam en la red en un 40 por ciento

Twitter da detalles sobre su sistema antispam, BotMaker

Todos los que utilizamos Twitter habitualmente hemos visto, en más de una ocasión, tweets sospechosos emitidos por cuentas más raras todavía, con ofertas de productos extraños y peticiones de contacto. Es frecuente verlos utilizando hashtaghs que se han convertido en trending topic, inundando el timeline de los que están viendo los tweets emitidos con uno de dichos hashtaghs. Este es sólo uno de los múltiples (y molestos) ejemplos de spam que inundan Twitter. O inundaban, porque hace ya un tiempo que los usuarios habituales de la red social han comprobado un descenso más que notable en los tweets de este tipo. La razón de este descenso está en el nuevo sistema implementado por Twitter para luchar contra el spam, denominado BotMaker, ante las quejas de los usuarios de la red. Twitter lo ha desarrollado desde cero y gracias a él, según afirman los responsables de la compañía, el spam en dicha red social se ha reducido nada menos que en un 40 por ciento.

El combate del spam en Twitter antes de la llegada de BotMaker lo complicaban dos factores: el conocimiento que los creadores de spam tienen del funcionamiento de la red social a través de las APIs para desarrolladores lanzadas por la compañía para facilitar la interacción con la red social desde servicios y aplicaciones de terceros, y la creación de los contenidos en tiempo real. Como consecuencia, los spammers tenían toda la información necesaria sobre las medidas antispam que había implementado Twitter antes de desarrollar este sistema, por lo que podían saltárselas a placer. Justo lo que han querido evitar en Twitter con BotMaker.

Tal como detallan en su blog, la creación de este sistema se ha sustentado en tres principios básicos: evitar la creación de contenidos de spam, reducir su visibilidad y bajar el tiempo de reacción ante los nuevos ataques de spam, dado que evoluciona constantemente y los spammers siempre dan con la forma de saltarse las defensas. Para conseguir estas tres metas, el sistema recibe eventos de los sistemas distribuidos de Twiter, inspeccionando los datos de cada tweet de acuerdo con un conjunto de reglas, y actúa en función de si éstas se cumplen o no. Estas reglas se dividen en dos categorías: condiciones para decidir si se actúa o no ante un evento determinado, y acciones que dictan lo que debe hacerse con él. Así, por ejemplo, si un tweet cumple alguna de las acciones que lo marcan como spam, el BotMaker decidirá que no se publique.

En Twitter han creado este sistema de forma que pueda evolucionar y mejorar constantemente, de forma que no intervenga en la velocidad de publicación de tweets y que los ingenieros de la compañía puedan crear nuevas reglas de detección o modificar las existentes de manera instantánea. Para ello han generado una red de bots encargados de detectar el spam en varias fases distintas, ya que detectarlo todo en el momento en que se genera es bastante cpmlicado. El primero de estos bots, denominado Scarecrow, se encarga de su detección en tiempo real y de evitar la publicación de los que descubra. El segundo de ellos, Sniper, actúa justo después de Scarecrow, y se encarga de analizar los mensajes que superan sus filtros, además de clasificar a los usuarios que los emiten y su contenido, y de evitar la publicación de los tweets con spam que hayan superado el primer bot. Además, el sistema cuenta con otros que analizan el comportamiento de los usuarios a lo largo de periodos de tiempo de cierta duración, con el objetivo de localizar más spam, y de eliminarlo.

BotMaker ya está completamente operativo, y se ha convertido en la principal herramienta de lucha contra el spam de Twitter. Y ciertamente, vistos los resultados que los responsables de la compañía manifiestan que han conseguido gracias a este sistema, parece que los esfuerzos de Twitter para reducir los mensajes con contenido no deseado en la red social van por buen camino. No obstante, todavía les queda un largo camino por recorrer hasta eliminarlo por completo, lo que sin duda es realmente complicado.

No comments yet.

Deja un comentario