" />
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Permite que el hueso crezca de forma controlada degradándose de forma automática

Un gel para desarrollar tejido óseo en pacientes

La cirugía reconstructiva ósea engloba técnicas muy complejas que tienen como objetivo el de reparar lesiones graves en los huesos o la corrección de defectos en estos. Entre sus mayores dificultades está la de lograr que el hueso crezca precisamente en el espacio necesario. Un gel desarrollado en la Universidad Rice de Houston (Texas) permite delimitar el espacio que deberá ocupar el hueso y puede suponer una revolución en estas técnicas.

El gel actúa a modo de andamio biológico, según sus creadores, apoyando el crecimiento del hueso y de otros tejidos orgánicos utilizando las propias células del paciente para conseguir el resultado deseado. El compuesto es un termogel, un líquido que, al ser inyectado en el receptor, cambia su densidad a la de un gel. Este se va reemplazando de manera natural por el tejido que se quiere reconstruir. Resuelve uno de los problemas de otros geles que, al solidificarse, se degradan liberando agua y perdiendo así su función.

El biogel desarrollado por el equipo de Brendan Watson.El biogel desarrollado por el equipo de Brendan Watson.

Brendan Watson, líder de la investigación, explica que han introducido en este compuesto crosslinkers, sustancias enlazadoras, que estabilizan el gel una vez implantado e impiden la sinéresis, el proceso por el que los geles se degradan dejando una parte solidificada y expulsando el agua sobrante. El gel no sólo permanece más tiempo en el espacio adecuado para soportar el crecimiento del hueso, también se degrada de manera programada, dejando sólo el nuevo tejido en su posición correcta.

Para lograr este efecto, se han elegido crosslinks que se degradan mediante catalizadores orgánicos, en particular la fosfatasa alcalina, que es producida de forma natural por el tejido óseo. Así, el gel se conserva hasta que el propio hueso la va degradando. “Los catalizadores están presentes de forma natural en todo momento, pero en áreas de hueso recién formado alcanzan niveles muy superiores”. El material es, en palabras de Watson, una sustancia “semiinteligente para ingeniería ósea. Cuando el nuevo hueso se forma, el gel se degrada más rápidamente en ese área para dejar más espacio para que el hueso se forme”.

Sin embargo, aún falta bastante para que este avance esté en condiciones de ser empleado de forma masiva en hospitales de todo el mundo. La tarea pendiente es optimizar la degradación para que se adapte a los tiempos necesarios para formar el hueso. Algo que requiere tanto afinar los procesos químicos del gel como bastante experimentación. El investigador asegura que es una tarea más apropiada para un laboratorio biotecnológico que desarrolle el proceso creado por los investigadores de la Universidad Rice.

No comments yet.

Deja un comentario