" />
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Un departamento de urgencias lleva probando un sistema para acceder con las Glass a los datos de pacientes desde hace tres meses

Un hospital de Boston usa Google Glass para identificar pacientes

A pesar de que muchos puedan pensar que las Google Glass no sirven para nada más que para que sus propietarios den la nota o, incluso para llevar a cabo actividades ilegales, nada más lejos de la realidad. Las cada vez más populares gafas inteligentes de Google están mostrando ser de gran ayuda para muchos colectivos: bomberos, profesionales de la seguridad, médicos, policías, etc. Aunque todavía de forma experimental, cada vez hay más empresas y organismos que desarrollan sus propias apps para las gafas, enfocadas a optimizar y facilitar el trabajo diario de sus trabajadores. Un ejemplo de ello es el uso que está dando a las gafas de Google un hospital de la ciudad estadounidense de Boston, el Centro Médico Beth Israel Deaconess, que ha creado una app que permite a los doctores identificar a los pacientes que llegan a urgencias y consultar su historial médico, sin necesidad de tener que andar consultando papeles.

Tal como recoge en un post de su blog el CIO de dicho centro, el doctor John Halamka, el centro lleva ya tres meses probando una app para Google Glass en urgencias. Gracias a ella, cuando un médico accede a un box de urgencias con unas Google Glass puestas, sólo tiene que mirar a un código que hay en la pared, denominado Barcode (un tipo de código QR de respuesta rápida). Las gafas reconocen inmediatamente la habitación, y el servidor de información central del departamento, que está integrado con las gafas, envía a las Glass los datos que tiene sobre el paciente que hay en ella. Estos datos aparecen directamente en el campo de visión del médico, que puede así hablar con el paciente, examinarle y aplicarle los tratamientos necesarios con las manos libres, sin necesidad de tener que sujetar papeles ni esperar a que le lleguen informes o resultados de laboratorio. Lo verá todo ante sus ojos en el preciso instante en que esté disponible.

Los creadores de la app personalizaron el reconocimiento de gestos de las gafas, así como las órdenes de voz. Las pantallas de información se han simplificado y reordenado. Además, durante el periodo de pruebas del sistema, también se le ha agregado una batería externa adicional, dado que la autonomía de las gafas todavía no es muy elevada.

Para evitar cualquier problema de privacidad de los datos de los enfermos, los responsables del proyecto han eliminado todos los elementos de Google que las Glass llevan de fábrica. Así evitan que los historiales y otros datos lleguen a los servidores de Google. Se han encargado, por tanto, de dotar a este nuevo sistema, del mismo nivel de seguridad que tiene su interfaz web, y todos los datos gestionados y visualizados con Google Glass se quedan en los servidores del hospital.

En cuanto a la reacción de los pacientes atendidos con este sistema, no parece que haya sido negativa. Como es lógico, a algunos les ha extrañado y han preguntado de qué se trataba, pero no han puesto ni problemas ni impedimentos para su uso. Una vez finalizado el periodo de pruebas de este sistema, tiempo durante el que cuatro de los médicos de urgencias del hospital han sustituido sus habituales iPads por las Google Glass con la app personalizada. Otros diez miembros de la plantilla de diversas unidades han tenido también la oportunidad de probarlo, con gran aceptación por parte de todos. Una vez terminado el periodo de prueba de este sistema, a finales de este mes, el hospital lo pondrá a disposición de todos los médicos que lo soliciten.

Foto apertura: Ted Eytan

No comments yet.

Deja un comentario