" />
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Canon PowerShot G1X Mark II

Una gran «réflex» con el tamaño de una compacta

La nueva Canon PowerShot G1X Mark II, una cámara que reúne un sensor de gran tamaño (ligeramente menor que un APS-C) con una lente de gran calidad y numerosas características para que, si estabas buscando una cámara que literalmente lo tuviera todo, no seas capaz de resistirte. Y sí, lo reconozco, he hecho trampa en el titular. Obviamente, no es una réflex, pero estoy seguro de que es mejor que la réflex digital que tienes ahora pero en tamaño minúsculo. Es todo lo que es una buena réflex, pero técnicamente no lo es. Es un producto para una minoría pero que, si lo miras bien, podría ser una inmensa minoría.

Algunos casos recientes son los tablets, que hasta la llegada del iPad eran un producto que, aparentemente, nadie quería ni estaba claro para qué servían. Otro caso más reciente y cercano al asunto que nos ocupa hoy son las cámaras digitales de tamaño compacto y altas prestaciones como las EVIL/CSC: Sony NEX, Olympus Pen o Fujifilm de la serie X. Son productos exclusivos porque resuelven un problema que no tenemos la mayoría, sino solo unos pocos y suelen ocupar un hueco desierto por otros competidores. Cuando un fabricante encuentra un filón así, y consigue hacer un producto en principio minoritario, pero cuyo mercado resulta ser más grande de lo esperado, es cuando la competencia se da prisa para ofrecer sus alternativas. En situaciones así se produce el milagro que hace felices a los departamentos de marketing y ventas: donde no había nada hasta ese momento empieza a crearse un segmento de mercado nuevo.

Las CSC/EVIL parecían un producto sin un público claro y ahora son la inspiración para otros fabricantes que ven en este segmento el potencial para vender cámaras de calidad con márgenes más interesantes que en las réflex digitales de gama media o las bridge. Han aparecido modelos con sensores todavía más espectaculares como la Sony A7 y algunos con ópticas fijas como la Sony RX1, que obtienen unas fotos increíbles con un tamaño y un peso inalcanzables para un conjunto réflex. Son cámaras para entendidos (con dinero de sobra para gastar) que quieren casi todo lo bueno de las réflex con un peso mucho más llevadero y un diseño infinitamente más discreto.

Una cámara distinta

Canon y Nikon, los dos grandes fabricantes de cámaras digitales, han visto como se les escapaba el mercado de las CSC/EVIL y, viendo las propuestas de Sony, corrían el peligro de dejar escapar también este segmento más especializado de súper-compactas que lo tienen todo. El mayor peligro que tienen cámaras como la Canon PowerShot G1X Mark II es que, si cumplen con todo lo que prometen, lo que parecía una cámara para complementar a otra de mayor tamaño y, supuestamente, mayor calidad, se la acabe comiendo y la haga irrelevante.

Como verás al recorrer su lista de características, si esta G1X Mark II hace el 80% de lo que promete lo bien que parece, vas a dejar de usar el resto de cámaras que tengas. Las pequeñas se quedarán sin uso porque ésta, con un tamaño ligeramente mayor, tiene una calidad que aquellas ni sueñan con tener y, las réflex, porque una vez descubras lo cómoda que es la vida del fotógrafo que no tiene que cargar peso ni renunciar por ello a la calidad, no volverás la vista atrás.

Un sensor especial

Canon lo ha denominado «CMOS de tipo 1.5», que en términos comprensibles por humanos quiere decir que es aproximadamente un 50% más grande que su anterior sensor «CMOS de tipo 1.0». ¿Cómo te has quedado? Bueno, ante barreras linguísticas así lo más seguro es recurrir a sus medidas físicas: 18.7mm x 12.5mm. Si ahora las comparas con las de un sensor de tipo APS-C (22.3mm x 14.9mm) es cuando se aclara el misterio que esta terminología no hace sino complicar. El sensor de la PowerShot G1X Mark II es casi tan grande como los APS-C de la mayoría de las réflex digitales. De hecho, donde aquellas tienen un factor de multiplicación de la distancia focal de 1.6X este lo tiene de 2.0X, idéntico al de las cámaras Micro Cuatro Tercios. Es curioso que el sensor tiene un formato mixto y se puede configurar la cámara para hacer fotos 3:2 como las réflex o el formato 4:3 clásico de las compactas. Su forma física tiene el ancho del sensor 3:2 y el alto del 4:3, son los dos formatos de sensor en uno. Si eliges hacer las fotos en formato RAW, estos podrán tener 14 bits de profundidad de color por canal, algo fuera del alcance de muchas cámaras digitales.

Como sabes, si consideramos que el sensor es la mitad del conjunto, la otra parte vital es la óptica que lo acompaña, y esta es un espectacular objetivo fijo estabilizado equivalente en formato completo a un 24-120mm de luminosidad f2.0-f3.9. Para centrar la situación, ten en cuenta que el objetivo más parecido de la serie profesional de Canon el EF24-105mm f4 IS para réflex tiene un precio cercano a los 1.000€. La lente incluida en la PowerShot G1X Mark II es mucho más luminosa que ésta en la parte angular y alcanza un poco más allá en el extremo teleobjetivo.

El sistema de autofoco promete grandes mejoras respecto a la G1X anterior, es capaz de hacer fotos macro a una distancia de sólo 5cm y la lente tiene dos anillos de control, uno de desplazamiento suave y otro, con «clicks» que se pueden configurar para elegir el zoom, enfocar y ajustar el diafragma. Si el enfoque manual es lo que te atrae, la cámara dispone de la función «Focus peak» que resalta los bordes de las zona en foco para ayudarte en el proceso. Trabaja con sensibilidades ISO desde 100 hasta 12800 lo que, unido a la luminosidad de esta lente, promete un espectacular rendimiento en situaciones con poca luz.

Bueno, después de un sensor y un objetivo como éstos, ¿queda algo más de interés? La verdad es que esta Canon G1X Mark II encierra muchas sorpresas agradables, y no terminan en lo visto hasta ahora. Tiene una pantalla táctil de 3″ que se puede girar hasta 180 grados y existe, como opción, un visor electrónico que se acopla en la zapata del flash y que puede pivotar hasta 90 grados. Como ves, hay para todos los gustos.

Muy, muy rápida

El corazón de la electrónica de la cámara es el procesador DIGIC 6, que Canon promete que es hasta 2,4 veces más rápido que el anterior y que, en esta ocasión, mejora aquí en más de un 50% la velocidad de disparo respecto a la anterior G1X. Además de los modos manual, semiautomáticos y automáticos incluye una enorme cantidad de modos de escena, entre los que destacan los nuevos de fotografía nocturna y de estrellas. Dispone de conexión WiFi y NFC que, junto a la app Canon CameraWindow permite manejar la cámara a distancia.

Otras características muy destacadas de la Canon PowerShot G1X Mark II son que puede grabar vídeo FullHD a una resolución de hasta 1.920 x 1.080 puntos y 30 cuadros por segundo, es capaz de geoposicionar las imágenes a través del GPS del smartphone conectado, dispone de un flash apto para fotos cercanas y una cadencia de ráfaga de fotos de 5 imágenes por segundo. La empuñadura con la que se venderá en Europa es de mayor tamaño que la destinada a los mercados asiático o norteamericano. El precio anunciado para el mercado europeo es de 899€ y estará disponible en mayo.

Fotos: Canon

No comments yet.

Deja un comentario