" />
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Pylon, una propuesta para permitir un acceso limitado a tu wifi, sin compartir contraseñas

Wifi sí, clave no

Desde hace ya algunos años, a las convenciones sociales propias de recibir visitas en casa, se ha sumado una que, sin duda, nos habla de los tiempos que corren: dar la clave de tu red wifi para que tus invitados puedan conectarse a ella. Ya sea para tuitear lo buen anfitrión que eres, para subir a Instagram una foto de los gintonics que os estáis tomando, o para comentar entre ellos por Whatsapp (sin que tú te enteres, claro) que el aburrimiento está a punto de hacerse corpóreo y de empezar a devorar humanos, objetos y demás. El caso es que este habito se ha generalizado, y que incluso da lugar a soluciones como imprimir un código bidi con nombre de red y contraseña (sólo funciona con Android) y pegarlo en la entrada de casa. Sin embargo, en la inmensa mayoría de los casos, el usuario está comprometiendo su seguridad al ceder alegremente su contraseña de acceso a la wifi. Y no sólo por lo que puedan hacer las personas que se conectan a Internet desde tu conexión: según la configuración de red y la seguridad de tus equipos, es posible que también puedan tener acceso a, por ejemplo, el contenido de tu ordenador. Algunos routers cuentan con una interesante posibilidad, la de gestionar una segunda red, semejante a la principal, pero no interconectada a esta. Así, todos loa dispositivos que se conecten a esta tendrán acceso a Internet, pero no a tus propios equipos. Sin embargo, esta opción no está disponible en todos los routers y, además, configurarla puede resultar un tanto complicado para usuarios sin conocimientos técnicos.

Para acabar con ese problema,un grupo de emprendedores dirigidos por Chris Henseler han creado Pylon Products, y su primera propuesta es Pylon. Y han recurrido a Kickstarter para buscar la financiación necesaria para convertirlo en una realidad. Por ahora acaban de superar el 15% del objetivo de recaudación (60.000 dólares), pero todavía quedan 24 días hasta que la campaña finalice, por lo que cabe esperar que concluya satisfactoriamente. La propuesta de Pylon para los usuarios es tremendamente sencilla: por una parte, cuenta con un dispositivo base, que por cierto se basa en Raspberry Pi (sirve para todo, ¿verdad?) y, por otra parte, un sencillo aplique que tendrás que poner en la pared del recibidor o del salón de tu casa. Este cuenta con una baliza NFC, que indica a los dispositivos (compatibles con esta tecnología, claro), como conectarse al dispositivo base. Este sistema, de momento, no está disponible en la mayoría de dispositivos móviles (y, por lo que sabemos, es posible no llegue nunca, por ejemplo, a los de Apple). Para el resto de gadgets, el sistema de funcionamiento es, sin duda, más llamativo: tendrás que golpear (muy suavemente, eso sí) el aplique con el dispositivo. Sí, has leído bien, un tenue golpe, junto con la app adecuada en tu smartphone o tablet, permitirá que ambos dispositivos se identifiquen, y permitirá la conexión con el sistema.

Y, una vez conectados, en realidad no estarán en conexión directa con el router, no. En realidad se habrán conectado a la base de Pylon (la basada en un Raspberry Pi) que, gestionada mediante una app en el dispositivo de su propietario, controla lo que pueden hacer (y lo que no, claro) los invitados. Y es que, por ejemplo, no sólo consiste en poder conectarse a Internet, sino que también permite la reproducción, en remoto, de música y fotografías si, por ejemplo, una de las personas a las que recibes, acaba de estar en Nueva York (por poner un ejemplo) y ha hecho cerca de 100 gigas en fotos (por poner otro ejemplo) a cada cual más molona que la anterior. O tiene una lista de reproducción de música que animaría la fiesta que, incomprensiblemente, no se viene arriba con tus discos de rancheras de hoy y de siempre.

Fuera del ámbito doméstico, aunque modificando un poco las posibilidades de configuración del acceso, Pylon tiene mucho sentido en empresas, sean del tamaño que sean, que reciben visitas que pueden necesitar conectarse a Internet. Y su creador afirma que ya están trabajando en ello, si bien por ahora se han centrado en sacar adelante la versión doméstica. Habrá que cruzar los dedos por que salga adelante, tengan también éxito con la versión para oficinas… y podamos jubilar el práctico pero algo inseguro bidi que tenemos en la entrada de la oficina.

No comments yet.

Deja un comentario