ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

El módulo está pensado para los desarrolladores de productos IoT

Ya disponible el Raspberry Compute Module 3

El indudable éxito de la tarjeta Raspberry Pi ha hecho que la idea no sólo sea imitada, sino que el propio desarrollo original evolucione y haya aumentado sus opciones. Tras el lanzamiento hace menos de un año, el 29 de febrero de 2016, de la Raspberry Pi 3, no ha habido grandes cambios ni novedades, hasta esta semana, cuando se ha anunciado la disponibilidad del Raspberry Compute Module 3, o, abreviadamente CM3. Un módulo pensado para ayudar a los desarrolladores de dispositivos IoT a diseñar dispositivos personalizados, creados alrededor de la plataforma Raspberry. Han pasado menos de dos años desde que la Fundación Raspberry lanzara su Computer Module 1, en abril de 2014, y este nuevo módulo recoge gran parte de los avances del potente hardware de la Raspberry Pi 3.

Los módulos Raspberry Compute Module emplean un factor de forma similar a una tarjeta de memoria SIMM, el estándar DDR2 SODIMM, pero dejan fuera los diversos conectores de puertos presentes en la versión tamaño tarjeta de crédito. En su lugar, todas las señales están presentes en el conector, lo que deja a los diseñadores con todas las opciones para crear su configuración personalizada, sin el engorro de conectores que no se necesitan. Así se cambia el equipamiento integral que permite un funcionamiento autónomo e independiente, como ocurre en las tarjetas clásicas, por un formato compacto y en el cual el diseñador tiene acceso sobre toda la circuitería.

La configuración del Compute Module 3 incluye el procesador Broadcom ARM BCM2837 a 1,2 GHz, 1 Gb de RAM y 4 Gb de memoria flash eMMC. El BCM2837 es un procesador en un chip, o SoC (System on a Chip) con un rendimiento como unas 10 veces más potente que el empleado en la Raspberry Pi original, basado en un núcleo ARM Cortex-A53, que integra un cuádruple núcleo, quad core, de 64 bits.

Junto con la tarjeta CM3, Raspberry ha creado una versión “ligera”, denominada CM3L (la L por light) que carece de la memoria flash eMMC, pero contiene el espacio para soldar una, así como lleva al conector de expansión la interface de tarjetas SD Card, que está incluido en la placa en el caso de la versión CM3. De esta manera, los diseñadores podrán usar una versión más económica y con menos equipamiento para ciertos proyectos. Para contribuir a la rapidez de desarrollo, también se ha creado una tarjeta de conexión que contiene el conector SODIMM, y que expone todas las señales en un par de conectores, junto con un interfaz SD, para el caso de la CM3L. Denominada CMIO3, esta versión es compatible con los Computer Modules 1 y 2, además de admitir tanto la CM3 como la CM3L. Como en todo lo relacionado con las tarjetas Raspberry, las tarjetas CM están ampliamente documentadas en su sitio web. Y disponibles a través de sus distribuidores habituales, con un precio de unos 29 € (+IVA y envío) o unos 24 € para el modelo CM3L.

Aunque la presentación del nuevo Compute Module 3 de Raspberry es reciente, el fabricante NEC firmó un acuerdo con el desarrollador, de forma que tuvo acceso temprano a la información relevante. Y con ella, ha incluido un conector compatible con la CM3 en varios de sus modernos televisores de gran tamaño de última generación. De esta manera se convierte en inteligente un monitor “pasivo”. De momento parece que NEC ha incluido este conector en las series P y V de televisores, con tamaños de 40, 48 y 55 pulgadas.

Desde su creación en 2012, la fundación Raspberry tiene en su haber la distribución de más de 10 millones de placas, entre su lanzamiento en 2012 y septiembre de 2016, así como de haber democratizado la programación en infinidad de escuelas e institutos, a lo largo de todo el mundo.

Imagen: Raspberrypi.org

 

No comments yet.

Deja un comentario