" />
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Ambas entidades investigarán para que la impresión 3D de órganos sea realidad cuanto antes

Yale y Organovo imprimirán en 3D órganos para transplantes

Por muy rápido que avancen la medicina y la cirugía de transplantes, muchas veces los órganos no llegan a tiempo, y hay pacientes que fallecen mientras esperan a que les llegue uno compatible. Por suerte, la impresión 3D, que tantas áreas y campos ha revolucionado, también puede llegar a evitarlo, puesto que en un futuro no muy lejano podrían imprimirse órganos en 3D destinados a trasplantes en humanos. Y, según apunta GigaOM, las escuelas de Medicina e Ingeniería de la Universidad de Yale, y la compañía Organovo ya se han aliado para poner manos a la obra y conseguir pronto órganos impresos en tres dimensiones, ya que aún no son una realidad.

Por ahora, ambas partes se centrarán en la investigación para poder imprimir tejidos transplantables. Varios laboratorios de investigación, de los que Organovo es el más avanzado, ya han logrado imprimir tejido vivo en 3D, por lo que puede que en poco tiempo podamos ver resultados en este campo. Además, a corto plazo es muy posible que lo primer que consigan imprimir sean órganos que sirvan para transplantarlos a los pacientes mientras esperan que llegue un órgano compatible y poder realizar la operación definitiva. De esta forma aumentarían las posibilidades de supervivencia de los enfermos.

Los órganos impresos en 3D presentan varias ventajas, entre las que destaca la posibilidad de generarlos a partir de las células del propio paciente que necesita el transplante, lo que reduciría las posibilidades de que su cuerpo rechazase el órgano. Y como es natural, no se imprimirían en una impresora 3D convencional. En efecto, las que tiene Organovo, específicas para la obtención de este tipo de elementos, son bastante parecidas a una impresora de inyección de tinta de las utilizadas en muchos hogares. Eso sí, en vez de contener tinta, están cargadas con células vivas, que se imprimen capa a capa, y son el material que se emplea en la obtención de tejidos vivos en 3D.

Además de órganos, las investigaciones fruto de este acuerdo pueden dar como resultado la impresión en 3D de vasos sanguíneos, tejido pulmonar y huesos. De hecho, Organovo ya ha conseguido imprimir prototipos y versiones experimentales de los tres elementos. Este laboratorio ya empezó el pasado mes de noviembre a vender tejidos impresos en 3D. En concreto, piezas de tejido de hígado, creadas específicamente para hacer pruebas de toxicidad.

Las investigaciones y proyectos de este tipo siempre son buenas noticias. En este caso, muy buenas, porque la impresión de órganos en 3D puede ayudar a salvar muchas vidas. Y esperemos que sea realidad en un futuro más cercano que lejano.

Foto: Paphrag

 

No comments yet.

Deja un comentario