ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Cómo las empresas pueden emprender una estrategia exitosa en la gestión de sus datos maestros

Los negocios que ya han comprendido la valía de sacar partido de sus datos se suelen enfrentar a dos dificultades. En primer lugar, a la calidad de esos datos. Ya que los datos salpican a todos y cada uno de los estamentos de una organización, si no controlamos adecuadamente su integridad podemos padecer incidentes financieros de consecuencias nefastas. Su otra gran preocupación radica en el lugar donde se encuentran esos datos. Éstos pueden ser totalmente correctos pero hallarse en enclaves variopintos, y hoy día existe tal volumen de información a lo largo y ancho de tantos sistemas que resulta realmente complicado aunarlos con cierto sentido. Por ejemplo, legalmente mi nombre es Manuel Enrique del Pino Martínez, pero habitualmente firmo como Manuel del Pino. Y mis amigos y colegas me conocen como Manolo del Pino. Si sumamos apodos, nombres en perfiles sociales, etc., una compañía se puede encontrar con distintas personas que, en realidad, son un único usuario.

Como consumidor, por supuesto espero ser tratado como un único individuo: por ejemplo, ya me presente como Manuel o como Manolo, debería recibir las mismas ofertas y descuentos. Las compañías que me tienen como cliente necesitan correlacionar información entre sus distintos sistemas para conseguir una visión de mí de 360º, independientemente de las diferencias de nombres que aporten las diferentes aplicaciones.

Por estas y otras situaciones las empresas dependen de un único “registro maestro”, compuesto por toda esa información y que ha de ser gobernado por `data stewards´. En la era del comercio electrónico y la omni-canalidad, este tipo de atención al detalle (Gestión de los Datos Maestros o Master Data Management, MDM) resulta esencial para garantizar una experiencia del consumidor sin igual, libre de tropiezos. Por lo que resulta crucial consolidar todas las vías de información.

Tenga en cuenta que estamos hablando de herramientas distintas a los tradicionales `data warehouses´ y almacenes de datos. Los científicos y analistas de datos se benefician del MDM al poder obtener una visión más integrada de la empresa. Si bien, no son los únicos con posibilidades de sacar provecho de esta tecnología. Los profesionales de las áreas de negocio con responsabilidades operacionales han de estar involucrados también a la hora de determinar lo que es o no importante.

Las ventajas del MDM

Implementar una estrategia de MDM se puede convertir en un proceso desalentador, habitualmente largo y complejo especialmente para las pequeñas y medianas empresas, que generalmente cuentan con pequeños departamentos de TI, en el mejor de los casos. Con esta realidad en mente, aplique los siguientes consejos para asegurarse que sus esfuerzos a la hora de implementar un MDM no son en vano:

• Encuentre un líder en el área de negocio: algunas veces puede resultar complicado conseguir el soporte necesario para un proyecto de MDM, especialmente cuando los presupuestos son ajustados. Por consiguiente resulta importante asegurarse que cuenta con alguien que pueda dirigirse a la cúpula directiva. Ese profesional resulta esencial para velar porque el proyecto camine correctamente hasta el final y que cualquier usuario pueda conseguir el soporte que requiera. Necesita en su empresa a alguien que cante las alabanzas del MDM dentro del consejo directivo.

• Contratar un `data steward´: una vez que usted cuente con su directivo para vender la valía del MDM en el consejo directivo, ha de asegurarse de contar con alguien que se encargue de implementar el proyecto a un nivel inferior. Este `data steward´ debería provenir de la parcela operacional de negocio –por lo que no ha de ser un científico de los datos- y actuar como bisagra entre negocio y TI.

Esto posibilitaría que el científico de datos se pueda dedicar a hacer lo que mejor sabe –minería de datos- y no se tenga que preocupar de tomar decisiones sobre registros específicos e individuos. Resulta crucial que el `data steward´ se responsabilice de tomar esas decisiones y pueda completar el trabajo en torno a todas las áreas de negocio.

• Modelado específico: muchas empresas emprenden su proyecto de gestión de datos con el deseo de alcanzar la visión única del cliente. Con esta idea en mente, resulta tentador adentrarse de lleno en el tratamiento de los datos sin establecer primero unos objetivos. Pero para extraer valor de estos proyectos estas organizaciones han de tener claro qué es lo que quieren para alcanzar el reto final.

Modelar el tan deseado “registro dorado” –visión global de la entidad- resulta relevante cuando hablamos de proyectos de MDM, ya que hace posible que las empresas seleccionen correctamente la dirección hacia la que quieren dirigirse. Por supuesto siempre se producirán procesos de ensayo-error, pero resultará sencillo volver atrás y cambiar el modelo, y los cambios tendrán lugar más rápidamente si el modelado está en marcha. Si su empresa arranca teniendo claras las necesidades en el plano de negocio, el proyecto ofrecerá con total seguridad mejores resultados a su empresa.

Manuel del Pino
Manager Preventa de Information Builders para México, España y Portugal

Comments are closed.