ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Análisis de Somfy One Protect, protección elegante y eficaz para el hogar

Como ya comentábamos hace poco más de mes y medio, la firma Somfy dispone de una alarma doméstica que reúne un aspecto elegante para que no desentone de la decoración, junto con un funcionamiento notablemente bueno. A lo cual se unen cualidades de control y visualización remota mediante la App en nuestro Smartphone. Como no nos bastan las explicaciones de otros, hemos contado con una unidad del Somfy One+ Protect para comprobar por nosotros mismos y probar sus cualidades. Y el resultado, desde luego ha sido excelente.

En la presentación de este modelo indicaban que la puesta en marcha del equipo se realiza en un par de minutos, y efectivamente, armados con la clave Wifi del router doméstico, el proceso se realiza de forma rápida. Realmente basta descargar la aplicación al móvil desde el cual controlaremos el sistema de alarma, ya que la propia App tiene incorporado el proceso de asistencia para poner en marcha el sistema. Así que basta seguir las instrucciones en la pantalla, indicar la clave y poco más. Eso sí, descargue primero la aplicación antes de enchufar el Somfy Protect One+. Y es que, para facilitar la configuración, el primer encendido del dispositivo desencadena el proceso inicial de instalación y configuración.

Cada elemento adicional, como el llavero o los sensores de puerta o ventana que comentaremos a continuación, se añaden de forma individual. Lo que permite ir añadiendo más elementos al kit básico de alarma. En el caso de la Somfy One se incluye un llavero y un sensor de puerta/ventana, además del alimentador USB para proporcionar energía al dispositivo. Adicionalmente, el Somfy One+ cuenta con una batería interna que aporta como unas 6-8 horas de autonomía. Y teniendo en cuenta que es fácil que, ante la falta de alimentación en casa, el router con el enlace Wifi a la alarma no estará disponible, Somfy ofrece de manera transparente un sistema de “conexión a la Comunidad”, mediante el cual el equipo intenta contactar con otro dispositivo Somfy en las cercanías, mediante radiofrecuencia en una banda desregulada, pero con protocolo cifrado LPWA. Así que si tiene algún vecino que disponga también de estos equipos, se establece un mecanismo alternativo de comunicar las incidencias o suministrar imagen. De forma anónima y transparente, claro está. Pero formando así una red de alerta más compleja de interceptar o anular. Esta es una funcionalidad todavía en desarrollo, que posiblemente sea lanzada en nuestro país una vez que se alcance una cierta masa crítica de usuarios. En cuanto a seguridad, todas las comunicaciones de datos ente el Somfy Protect One+ y los servidores se realiza mediante protocolos seguros SSL/TLS con RSA y con almacenamiento en la nube cifrado mediante AES-256. Lo cual garantiza la privacidad de los datos.

Hay tres categorías de usuarios reconocibles por el sistema: propietario, niños o invitado. Puede haber más de una persona en cada categoría, y cada uno tiene privilegios distintos. Mientras que un propietario puede activar y desactivar la alarma, además de recibir alertas, correos de aviso y SMS, la categoría “niño” tienen un acceso limitado que les permite activar y desactivar la alarma, pero no reciben notificaciones. La categoría de “invitado” es un tanto particular, ya que además de activar y desactivar la alarma también tienen capacidad de recibir algunas alertas. Los invitados pueden estar en una categoría dentro de lo que Somfy la denomina “Mi comunidad”. Así, los invitados podrán estar en un grupo de “Familia y amigos”, en el de vecino, o en ninguno. Básicamente se trata de discriminar el nivel de acceso a la alarma y avisos. Estas categorías facilitan el que proporcionemos acceso a personas de nuestra confianza con un control bastante selectivo. Y tener información individual de cada uno que entra en casa.

Otra manera de identificar a las personas con acceso a nuestro hogar protegido es a través del llavero. Se trata de un dispositivo sencillo que podemos llevar con nosotros o proporcionar a un vecino, y que controla la conexión y desconexión de la alarma mediante un mando a distancia con cuatro botones: conectar, desconectar, modo noche o activar y, por último, un botón de pánico. En una misma casa pueden coexistir varios llaveros, hasta un máximo de 8, y cada de ellos identificado individualmente. De manera que en el registro de actividad de la alarma queda constancia de cada uno al entrar en casa y desactivar la alarma o, al contrario. Una de las ventajas del llavero es que dispone de una funcionalidad de “desconexión automática”, con lo cual al abrir la puerta la alarma comprueba si hay un llavero en alcance (teóricamente, en la puerta), y si es así, procede a desconectar la alarma, tras emitir un pequeño aviso sonoro. Un funcionamiento no sólo sencillo, sino que permite que personas sin móvil, o al menos sin la aplicación, puedan entrar y salir de casa sin hacer saltar la alarma. Ideal, por ejemplo, para la persona que entra en casa con los niños, a la cual seguro le faltan manos para atender a todo, y que bastante tiene con manejar las llaves, al niño, o niños, más los eventuales cochecitos o bolsas. O para personas mayores, que no tienen un nivel avanzado de manejo del móvil.

El sensor de puerta, denominado Intellitag, es un elemento curioso y de precisión. A diferencia de los clásicos sensores para detectar la apertura de una puerta a través de dos elementos, uno con un imán en una parte y un relé magnético en la otra, el detector Intellitag de Somfy usa un sistema inercial. Es decir, que detecta el movimiento de la puerta, incluida vibración, por mínimo que sea. De hecho, tras dar de alta el sensor, cada sensor presente en la casa se necesita una “calibración”, que se realiza simplemente abriendo la puerta o ventana. En el proceso se pone un nombre al sensor, de manera que se identifique cada uno, ya sea la puerta principal, la ventana del salón, etc. Este sistema de funcionamiento evita que sea fácil engañar al sensor, en base a colocar un fuerte imán que engañe al relé magnético. Además de ofrecer detección en caso de que, en lugar de forzar la ventana, se rompa el cristal para acceder al interior.

La alarma Somfy Protect One cuenta con sonido bidireccional. Que, a través de la aplicación se controla de forma selectiva, de manera que podemos activar la recepción del audio, para escuchar lo que ocurre, además de la imagen en directo, y, pulsando un botón en la aplicación, hablar a través del dispositivo en casa. La calidad del vídeo es seleccionable, de manera que, en función de nuestro ancho de banda, y del tráfico de datos deseado, tenemos opciones de Full HD o HD.

En mi caso he hecho pruebas con mi mascota, un travieso cachorro de dos meses, que ha quedado de momento un tanto sorprendido, claro está. Y es que, al menos inicialmente, resulta sorprendente oír la voz del amo saliendo de “algún sitio”. Para control de los niños el Somfy One es también un elemento muy práctico. Si se dispone de buena calidad de conexión en el móvil, se logra ver lo que están haciendo en el salón e incluso establecer un diálogo con ellos. Lo de la buena calidad de conexión es necesaria para evitar que haya retardo en la comunicación. Incluso con una conexión de calidad media, se logrará establecer una buena comunicación, aunque no habrá un diálogo como si tratara de una conversación por móvil.

Un aspecto realmente interesante es el de la cortinilla, que oculta físicamente la cámara y nos da una indicación de que estamos con un modo de privacidad activado. Sin temer por un posible, o imposible, hackeo de la cámara que permita a alguien obtener acceso a ver el interior de nuestra casa. La cortinilla funciona de forma rápida y silenciosa, desplazándose de lado para dejar al descubierto la cámara. El único aspecto para tener en cuenta al respecto es que no conviene presionar sobre la cortinilla, ya que no hace falta mucha fuerza para sacarla de su posición. Aunque el mecanismo no es frágil, y tras volver a cerrar y abrir vuelve a su sitio sin ayuda, no conviene forzarlo, ya que, a la larga, podría estropearse.

La calidad del vídeo es excelente, aunque debe evitarse enfocar la cámara hacia ventanas con excesiva iluminación, por ejemplo, a la salida o la puesta del sol, ya que el sistema de diafragma automático intentará cerrarlo para evitar ser deslumbrado, con lo que las zonas menos iluminadas se verá quizás demasiado oscuras. En cualquier caso, es una buena recomendación verificar el efecto de las ventanas o puertas con excesiva iluminación a lo largo del día. Y desplazar la cámara hasta encontrar su ubicación más adecuada, sin que ello estorbe con la decoración de la casa ni con la función principal de seguridad que se espera del dispositivo. Si desea evitar que alguien toque el dispositivo y modifique el enfoque de la cámara, hay un ajuste, denominado autoprotección, que activa una alarma si se mueve el dispositivo.

El modo automático de visión nocturna activa automáticamente la iluminación de infrarrojos, de manera que se vea la estancia como si tuviera una luz encendida, aunque la imagen mostrada parece de una película en blanco y negro. Hay algunas funcionalidades adicionales que todavía están en fase de desarrollo, como usar la cámara para detección antiincendios (mediante el sonido de una alarma específica de humo o gases).

El sistema de videovigilancia resulta útil no sólo estando fuera de casa para vigilar a los residentes que lo necesiten, ya sean niños, mascotas o personas mayores, sino comunicarse con ellos de manera que éstos no tengan que hacer otra cosa que escuchar y hablar. También sirve en aquellas situaciones donde, por ejemplo, deseamos controlar cómo se comportan los niños que se supone acostados y durmiendo, o si el bebé se incorpora en la cuna, o cómo logra el perro, o el gato, alcanzar esos sitios donde acabamos encontrando su rastro, y organizar un estropicio cuando no se siente observados.

Con el servicio gratuito incluido con el kit de alarma tenemos alertas y SMS gratuitos que llegan a nuestro móvil. Y tendremos clips de unos 10 segundos cada vez que salte una alerta de movimiento en la casa. Lo suficiente para ver quién entra cuando la alarma está activa. Si se desea mayor duración, así como mayor retención de datos, el servicio Silver añade acceso a las últimas 24 horas de historial de vídeo, con un coste de 4,99 € al mes. Se trata de una oferta especial a los nuevos usuarios de un Somfy Protect One.

Para los que desean un mayor control y duración, el servicio de grabación Somfy ofrece acceso a los últimos 7 días de vídeo desde el smartphone, galería de sucesos, y capacidad de descargar al smartphone hasta 10 minutos de vídeo en HD, con un precio de 9,99 €/mes. Lo bueno de estos servicios es que la activación es dinámica, de manera que tenemos la capacidad de contratarlo uno o dos meses y luego darlo de baja desde nuestro teléfono móvil, sin cargos adicionales. Es decir, que no hay que contratar de forma permanente el servicio, sino que podremos activarlo cuando sea necesario, como en vacaciones, o mientras esté algún familiar que requiere más atención, grabar los momentos irrepetibles del bebé en casa o las primeras semanas de nuestra mascota en el hogar con sus travesuras y destrozos asociados.

Sin duda las funciones del Pack Somfy One, 249 €, o Pack Somfy One+, 399 €, junto con su atractivo diseño, hacen de este dispositivo una elección adecuada para dotar a nuestro moderno hogar de supervisión, vigilancia y protección. El sistema flexible de contratación de almacenamiento en la nube permite adaptarse a cualquier necesidad y presupuesto, notablemente más barato que los sistemas convencionales de alarma.

No comments yet.

Deja un comentario