ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

devolo Repeater ac: extiende el alcance de la conexión inalámbrica

Por muy bueno que sea el router inalámbrico que tenemos, en casa o en la oficina, raro es que llegue a cubrir con holgura toda el área que se necesita. Ya sea por la localización del router, condicionada muchas veces por la conexión de entrada, o por dar servicio a la TV, o por la existencia de vigas metálicas o estructuras sólidas que impiden la propagación, lo cierto es que siempre acabamos topando con problemas de cobertura. En teoría, la mejor posición del router inalámbrico es una posición centrada dentro del área a la que dará servicio. Pero la necesidad de disponer de un enchufe eléctrico, junto con una toma telefónica, reduce las opciones. Con las nuevas conexiones por fibra óptica, la flexibilidad se reduce: hay que hacer un enlace cableado LAN entre el convertidor de fibra de óptica y el router WiFi. Con lo que el punto inalámbrico se convierte en un elemento con cables, no siempre fáciles de esconder discretamente.
devolo Repeater

Ante este tipo de problemas y situaciones, es donde un dispositivo como el devolo Repeater ac entra al rescate. Se trata, como su propio nombre indica de un repetidor inalámbrico que se conecta al router Wifi por radiofrecuencia y reenvía tanto el tráfico saliente como entrante, con lo cual se dispone de una conexión sin cables y con mayor cobertura, es decir, velocidad, en puntos alejados del router. Con una velocidad máxima de 1.200 Mbps, este dispositivo se caracteriza por un bajo consumo, unos 3,6 vatios en reposo y poco más de 4 vatios en operación, junto con una configuración muy sencilla. Además, opera tanto en las bandas de WiFi de 2,4 GHz, como de 5 GHz.

Configuración simple

El manual impreso incluido en la caja indica los pasos a seguir que, en caso de contar con un router con función WPS, se completan en unos pocos segundos. El proceso es bastante simple. Se conecta el repetidor y se espera un breve intervalo, unos 15-40 segundos, mientras éste se inicializa. Tan pronto como el indicador de nivel, que consta de 5 leds, pone el primero en intermitente, ya está listo para el proceso de configuración. Hay que pulsar el botón WPS del repetidor durante unos 8 segundos, para iniciar el emparejamiento automático. Luego, hay un intervalo de unos 2 minutos para pulsar el botón WPS del router inalámbrico. Con ello se autoconfigura la conexión entre ambos equipos, y el repetidor devolo accede a Internet.

Si el sistema WPS funciona, es la manera más rápida de realizar la configuración, pero pueden encontrarse diversas situaciones en las cuales esta modalidad no funciona. Por ejemplo, por motivos de seguridad, algunos routers, como los Comtrend de fibra óptica de movistar, la función WPS no está activada por defecto. Ya sea este el caso, u otras razones, hay un método alternativo a través de un simple navegador, ya sea mediante Tablet, PC o móvil. Como inicialmente el propio repetidor no está cerrado, sólo hay que localizar el nuevo punto de acceso, denominado en todos los casos “devolo WiFi Repeater” y conectarse a él. Escribiendo en la barra del navegador http://devolo.wifi/ se accede al servidor web interno que gestiona la configuración. El primer paso es indicar si el repetidor funcionará como tal o como punto de acceso, siendo lo normal lo primero. A continuación, el dispositivo explora tanto en la banda de 2,4 GHz, la tradicional, como en la nueva de 5 GHz, todos los puntos de acceso a su alcance. Basta marcar el nombre apropiado de nuestra conexión WiFi y escribir su clave para realizar el enlace.

devolo Repeater-1b

Un detalle curioso, que fácilmente resulta ignorado la primera vez que se configura el dispositivo es el nombre asignado al repetidor. A no ser que se indique lo contrario, el repetidor asume el mismo nombre que el router inalámbrico principal. Esto tiene sus ventajas y sus inconvenientes. Por una parte, dado que también emplea la misma clave que el principal, los dispositivos se conectarán al “punto de acceso” de mayor intensidad, dado que todos ellos tienen el mismo nombre y usan la misma clave. Lo cual puede ser conveniente para no tener que añadir ajustes adicionales para la nueva conexión inalámbrica. En teoría, los equipos pasarán de uno al otro de forma automática, en cuanto detecten que la señal de uno es mucho mayor que del otro.

devolo Repeater-2

En la parte de inconvenientes cabe citar que la gestión de los puntos de acceso será más complicada. Dado que ambos/todos tienen el mismo nombre, no es fácil distinguir a cuál se está conectado. Para saber a cuál se está enlazado habrá que ver la dirección IP o MAC del punto de acceso. Pero esta información no está disponible fácilmente para un usuario normal, ya que muchas de las utilidades del sistema señalan cuál es el punto de acceso a la red, el gateway, a pesar de que esté conectado a éste a través de otros elementos, como el repetidor. Salvo raras excepciones, y a pesar de lo pueda parecer, el ajuste con el mismo nombre hace que la configuración de los múltiples dispositivos que se conectan de forma inalámbrica en casa o en la oficina resulte la misma, a pesar de la “ampliación” con el repetidor.

devolo Repeater-3

La presencia de 5 luces indicadoras de intensidad permite conocer cuál es el nivel de enlace con el router, sin necesidad de echar mano de un ordenador. Una vez configurado el repetidor no hay problema en desenchufarlo y conectarlo en otro sitio de la casa u oficina. El repetidor mantiene los datos de configuración y se reengancha la router principal sin ninguna operación adicional. Y las luces indicadoras de intensidad de señal facilitan moverlo de un enchufe a otro, hasta colocar el repetidor en una posición intermedia entre los equipos más distantes y el router inalámbrico principal que resulte idónea para. O en la posición que mejor cobertura ofrezca allí donde sea necesario, por ejemplo, junto a la impresora, NAS, o al TV. Una vez localizada la situación óptima del repetidor devolo, y comprobado que no hay interferencias o fallos de recepción, la presencia continua de las luces puede incluso resultar molesta, sobre todo por la noche. Nada que no se pueda solucionar, acudiendo de nuevo a la utilidad de configuración, accesible a través de la dirección http://devolo.wifi/, las luces se apagan, con lo que el repetidor queda funcionando en modo discreto. Si en algún momento se necesita reactivar la indicación luminosa, bastará acudir al panel de control y modificar este ajuste.

Con el panel de control también se dispone de acceso a la actualización del firmware del repetidor, aunque por el momento no hay modificaciones de la actual versión 1.0.0. Llegado el caso, primero hay que descargar manualmente la última versión, desde la dirección de descarga, descomprimirlo y luego, de nuevo desde el navegador, usando el panel de control del repetidor, cargar el archivo. La duración de la actualización es de unos 3 minutos, durante los cuales no hay que desconectar el repetidor y este puede quedar inactivo, pero tras el proceso se dispondrá de la versión más reciente y eficaz para el dispositivo. Preste atención, ya que el firmware para el WiFi Repeater ac, no es igual que el modelo anterior, WiFi, Repeater, que carece de las cinco luces indicadoras, y cuenta con una carcasa más redondeada.

El WiFi Repeater ac es compatible con los estándares WiFi de tipo 802.11 ac/n/g/b/a, e incluye un conector LAN Ethernet Gigabit integrado, con lo que es capaz de dar servicio directo a televisores Smart TV, ordenadores, consolas de videojuegos, equipos de streaming, impresoras, discos duros en red, y un largo etcétera posible. Así que, además de ampliar el rango de conexión sin cables, ofrece un punto de conexión cableada de alta velocidad. En caso de usar el repetidor como punto de acceso WiFi, la conexión cableada será el enlace a Internet. Con un precio oficial de venta de 69,90 €, el devolo Repeater ac es una herramienta eficaz para resolver los problemas de cobertura en espacios amplios o con problemas de difusión de la red inalámbrica ya instalada.

No comments yet.

Deja un comentario