ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Probamos el smartphone avanzado Neffos X1

Ponemos a prueba el smartphone Neffos X1, un terminal avanzado equipado con 3Gb de RAM y 32 Gb de memoria de almacenamiento.

Tras el lanzamiento de la familia Neffos X1, la marca de terminales móviles del conocido fabricante de conectividad TPLink, en marzo de este año, nos quedamos con las ganas de probar algún modelo de esta gama, ya que ofrece características interesantes y un precio atractivo. Y con cierto énfasis en la parte de conectividad, cualidades en las que nos hemos enfocada a la hora de analizar uno de los modelos de la gama. En concreto el Neffos X1 en su versión avanzada, con un equipamiento de 3 GB de RAM y 32 GB de memoria de almacenamiento, con pantalla IPS de 5 pulgadas, mientras que la versión estándar lleva 2 GB de RAM y 16 GB de ROM. Los precios oficiales para ambos modelos son de 216 € y 199 €, respectivamente. Aunque hemos podido comprobar que se logra localizar, en sitios de reconocido prestigio, por un precio inferior. Lo cual añade mayor atractivo a este modelo de buenas cualidades en todos los aspectos.

En este análisis nos hemos centrado en algunos aspectos, no necesariamente los más habituales al analizar un terminal móvil inteligente. Entre ellos su conectividad y sus capacidades en cuanto a imagen, y no sólo por la parte de su óptica y electrónica en la cámara trasera, con una resolución de 13 Mpíxel y con 5 lentes, sino también en las funcionalidades que aporta la circuitería interna asociada. Sin olvidar el factor de seguridad que aporta el contar con un sensor de huella para identificar al usuario y abrir el terminal para su uso, y acceso a datos, sólo a la persona titular del dispositivo. Y con la mayor facilidad, sin tener que recordar claves de ningún tipo, o casi, como comentaremos más adelante.

Seguridad digital y dactilar

Uno de los elementos distintivos de este dispositivo es su sensor de huella dactilar, situado en la parte trasera, junto a la cámara posterior y su led de iluminación asociado. Así que el encendido y desbloqueo del dispositivo se realiza con una sola acción a la vez que se mantiene un alto grado de seguridad de acceso. Y con la máxima comodidad. Una vez realizado el registro de nuestra huella (se recomienda registrar más un dedo, índice preferentemente), para el caso de tengamos algún problema, como una herida y su apósito, que nos impida usar, aunque sea temporalmente, el dedo preferido. La situación en la trasera hace que resulte muy simple pasar el dedo al sostener el móvil en la mano.

En principio, no hay límite al número de dedos que puede registrar. Incluso podría añadir uno de otra persona, de manera que ésta tenga capacidad para desbloquear también el terminal. Con el mismo principio que compartir la clave de acceso: debe ser de absoluta confianza. De forma curiosa, el sensor de huella no sirve para desbloquear el dispositivo tras un reinicio, o tras un prolongado estado de reposo. Así que no se fíe sólo del sensor biométrico y recuerde su contraseña.

Rendimiento excelente en gráficos

Uno de los puntos a probar con este equipo era el tema de los gráficos. Y más concretamente con elementos externos. Una rareza, vamos. Pero es que tengo un endoscopio, es decir un elemento, básicamente una cámara USB que permite, como indica la definición de la DRAE, realizar un “Técnica de exploración visual de una cavidad o conducto del organismo”. Este endoscopio funciona muy bien como cámara externa con cualquier portátil. Pero para mirar en algunas cavidades (y no las que algunas pueden estar pensando) se necesita algo más manejable que un portátil, y lo ideal es un móvil. En pruebas con diversos terminales el primer obstáculo es que el dispositivo deber tener su puerto USB, microUSB, con funcionalidades de OTG (USB OTG, USBO On The Go), un sistema que permite a los dispositivos hablar entre sí a través del puerto USB. Pero que añade otras capacidades, como que el dispositivo reciba información de otros elementos, ya sean otros dispositivos, ratones, unidades de almacenamiento o, como en este caso, cámaras externas. En mis intentos anteriores, el endoscopio sólo funcionaba con terminales de alta gama, más del doble o triple de precio que el Neffos X1, así que este modelo demuestra llevar una potente circuitería gráfica.

Además de poder revisar ahora el estado de los desagües de casa con comodidad, también he logrado comprobar cómo es el estado de las cámaras de aire, su tamaño interno, e incluso ver si hay grietas. Y es que, si bien el endoscopio tiene su propia iluminación regulable, basta cortar ésta para ver si se filtra luz en la cámara. En general es suficiente con realizar un pequeño taladro en la pared o el techo, pero incluso en muchos casos podrá aprovechar agujeros ya existentes para realizar la inspección. Y ya puestos, mirar algunas canalizaciones eléctricas (siempre que haya espacio para el endoscopio) o el estado del falso techo, o esos rincones bajo los muebles o tras ellos, o en el interior del motor, inalcanzables a simple vista, ni siquiera con espejos.

Además, y mediante un adaptador USB a microUSB, también logré visualizar la imagen de un microscopio preparado para trabajar con un PC. No resultó difícil encontrar una App que trabajara correctamente con la señal. La pantalla IPS de 5 pulgadas aporta una gran visibilidad, así que en conjunto la parte gráfica está a la altura de modelos de mayor precio.

Cámara de alta resolución

Uno de los elementos diferenciadores de este equipo es la cámara trasera, con 13 MPíxeles de resolución y dotada de 5 lentes. Fabricada por Sony, está reforzada por un flash de dos tonos y complementada por varias funciones, como el sistema de auto enfoque por detección de fase (PDAF, Phase Detection Auto Focus) que reacciona en apenas 0,2 segundos, casi el mismo tiempo de respuesta en que lo realiza una cámara convencional SLR. La cámara frontal es de 5 Mp. La electrónica interna, está basada en el chip MediaTek Helio P10 de 8 núcleos, a 1,8 GHz. Lo que resulta un buen motor para todas las funciones de este terminal.

Como ya he comentado, el sensor dactilar sirve a través de la configuración como disparador, lo cual resulta muy práctico para selfis, ya que es muy fácil efectuar la captura. Sin embargo, dado que se trata de un ajuste único, esta modalidad no resulta tan eficaz cuando se trata de usar la cámara trasera. Principalmente porque el sensor está situado muy cerca del objetivo. Así que hace falta algo de práctica para no colocar el dedo delante del objetivo, justo en el momento de tomar la imagen. De manera que, si prefiere el modo sencillo para selfis, tendrá que practicar en el uso del disparador para la cámara frontal.

Resulta curioso que en este modelo las capturas se almacenan en carpetas diferentes dependiendo de que sean imágenes de la cámara frontal, de la trasera (selfis), o vídeos. Lo cual resulta una organización mejor que otros dispositivos Android, en los cuales todo va a la misma carpeta, con lo que resulta más complicado para localizar un tipo de imagen. Aunque tenga la ventaja de que sólo que hay buscar en un único sitio, que, eso sí, acaba con facilidad lleno con un gran número de archivos. Otro detalle peculiar es que para las grabaciones de vídeo se usa el formato de ficheros .3gp en lugar del más clásico .mp4, aunque básicamente ambos formatos usan el mismo códec. El formato 3gp se diseñó específicamente para soportar vídeo en terminales móviles, con lo cual debería ser más eficaz tanto en ocupación en la memoria, como en ancho de banda y uso de datos a la hora de transferirlo mediante la red inalámbrica.

Conectividad avanzada

Uno de los puntos donde más hincapié hemos hecho en las pruebas ha sido la conectividad. No sólo como terminal móvil, sino también en la parte Wifi y Bluetooth. En la parte de Wifi cuenta con circuitería WiFi Dual Band, con soporte de formatos WiFi 802.11a/b/g/n, 2.4GHz y 5GHz, GPS y Bluetooth 4.1. Así que la conexión resulta fluida y fiable en los puntos de acceso con los que hemos probado.

neffos-x1

En el apartado Bluetooth, la respuesta del Neffos X1 ha sido excelente. No sólo por la facilidad con la que he logrado conectar muy diversos, sino, también, por la rapidez con se resuelve el enlace. Y es que, con otro terminal, las conexiones BT no siempre responden a la primera. Y el rango de dispositivos, en mi caso contiene no sólo un par de elementos de audio, un auricular y un manos libres en el coche, sino un elemento de cardio en el pecho, un par de sensores de humedad (más temperatura, fertilización y luz) para plantas, una pulsera de fitness, un localizador de llaves y los consabidos enlaces con otros móviles y ordenadores de sobremesa. Vamos, diferentes marcas e implementaciones de Bluetooth. La velocidad de transferencia es buena, aunque no es fácil medirla.

Con el modelo probado, la versión con 3 GB de memoria y 32 GB de almacenamiento, el comportamiento de las aplicaciones resultó fluido y sin trabas, por lo que este modelo resulta apto para usuarios que quieran andar holgados tanto de capacidad de almacenamiento como de lanzar múltiples apps en ejecución de forma simultánea. Hay una versión más económica con 2 GB de memoria y 16 GB de almacenamiento, pero, por la escasa diferencia de precio, unos 20€, se recomienda la que cuenta con más memoria. Sobre todo, si es un usuario exigente en cuanto a aplicaciones y almacenamiento.

No comments yet.

Deja un comentario