" />
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Synology DS418play: centro multimedia de grandes prestaciones para el hogar y la pyme

Este modelo redefine los NAS, y ahora permite compartir y conectar información, así como proteger los archivos digitales.

El fabricante taiwanés Synology se ha distinguido por méritos propios por su gama de productos de almacenamiento compartido, sobre la cual añade un gran número de prestaciones que lo hacen adecuado tanto para el hogar, de cara a compartir ficheros multimedia, como en una pequeña o mediana empresa. El modelo DS418play cuenta con cuatro ranuras capaces de alojar tanto unidades de disco duro de 3,5” como de 2,5” y con capacidad de colocar hasta 40 Terabytes de capacidad, lo cual hace que este pequeño, compacto y silencioso dispositivo sea más que un almacenamiento compartido, lo que comúnmente se conoce como NAS. Pero el fabricante ha redefinido la clásica definición de NAS, Network Attached Storage o almacenamiento compartido en red, como, Network, Accelerate, Secure, es decir, compartir y conectar información, acelerar el crecimiento de las empresas y proteger los activos digitales.

Según el fabricante este modelo es capaz de dar servicio a un grupo de entre 10 hasta 100 usuarios y servir como centro de un moderno hogar, o incluso de una pyme. Y es que este modelo cuenta con capacidad para alojar servicios adicionales al mero almacenamiento compartido, como son un servidor de correo, un servidor web, Servidor de registros (Syslog Server), o incluso tener nuestro propio servidor de VPN (Virtual Private Network, red privada virtual). Y es que, además del programa básico de gestión del DS418play de Sinology pertenece a una familia de productos creados alrededor del sistema operativo DiskStation Manager (DSM) 6.1, uno de los sistemas operativos más avanzados e intuitivos para los dispositivos de almacenamiento en red, que incluye una amplia gama de aplicaciones adicionales para mejorar las prestaciones del dispositivo. Ya sean de tipo de productividad en el trabajo, como una suite office, calendario, notas o servidores de correo y compartir archivos, a multimedia, seguridad o copias de seguridad.

La circuitería interna de este modelo incluye un procesador Intel Celeron J3335 de doble núcleo a 2 GHz, acompañado de 2 GB de memoria, con espacio para ampliar hasta 6 GB mediante memoria estándar. La comunicación cuenta con dos puertos Ethernet Gigabit, 1 GbE, con los cuales alcanza tasas de transferencia de 226 y 185 MBs, respectivamente en lectura y escritura secuencia. En cuanto a centro multimedia, se ha dotado al servidor con un nuevo hardware que le permite transcodificar hasta 2 canales de vídeos H.265/H.264 4K al mismo tiempo. Así que, gracias a Video Station y DS video, el equipo convertirá y reproducirá vídeo en formato vídeo 4K sobre la marcha en otros dispositivos, ya sean ordenadores, terminales móviles o reproductores multimedia que por sí mismos no soportan el formato Ultra HD. También incluye un potente motor de cifrado de hardware AES-NI, lo que le permite una excelente transmisión de archivos cifrados. Un detalle importante de cara a seguridad y privacidad.

En el servidor hay dos puertos USB, uno frontal y otro en la trasera. Esto permite añadir varias funciones ya sea descargar una llave USB a una carpeta del servidor, acoplar una llave WiFi o Bluetooth para conectar al servidor de forma inalámbrica, o acoplar una impresora que, de esta forma, se convierte en impresora compartida en toda la red local, con la cual imprimir desde cualquier equipo de la red.

Discos duros

Un punto importante que mencionar es que Synology proporciona el NAS “desnudo”, es decir, sin discos duros. Así que junto con la adquisición del equipo hay que contar con la compra de las unidades en número y capacidad adecuados. Con sus cuatro ranuras, el mínimo número de discos duros a colocar es de dos, para tener capacidad de seguridad de datos configurando un RAID 1 (Datos duplicados en los dos discos, espacio útil igual a la mitad de la capacidad total). Pero es mejor contar con tres unidades y acceder a una RAID tipo 2 que ofrece mejores cualidades en cuanto a seguridad de datos en caso de fallo de una de las unidades, así como prestaciones más eficientes. También podrá optar por configurar las unidades en modo SHR, Synology Hybrid RAID, un tipo de volumen inteligente que optimiza el tamaño del volumen al combinar discos duros de distintos tamaños.

El fabricante cuenta con una interesante página que ayuda a ver las necesidades de almacenamiento y sus posibles combinaciones a través de la página https://www.synology.com/es-es/support/RAID_calculator. Como demuestra el configurador, la opción más eficiente es disponer de cuatro unidades iguales, que en nuestro caso aportan 18 TB de almacenamiento útil en modo RAID5, más 6 TB dedicados a la redundancia de datos. Con tres unidades, se obtiene 12 TB de almacenamiento, ya que se dedican igualmente 6 TB a la protección de datos. Es conveniente hacer una planificación inicial adecuada, ya que el NAS debe hacer una serie de operaciones iniciales sobre los discos instalados, que llevan un cierto tiempo antes de tener disponible el dispositivo para su empleo. De forma que, por ejemplo, instalar inicialmente tres discos y añadir un cuarto más adelante lleva un sobre esfuerzo de tiempo para tener en marcha el equipo.

En este caso hemos contado con la colaboración de Western Digital, que nos ha proporcionado las unidades para la prueba. Se trata de cuatro unidades de 6 TB cada una, modelo WD60EFRX, con 64 MB de memoria caché, de la familia WD Red, idóneos para usar en un NAS y que con su interfaz SATA3 es capaz de ofrecer una tasa de transferencia de 175 Mbs en lectura y en escritura. Su diseño hace que resulten silenciosos de funcionamiento y sin apenas calentamiento, lo cual es especialmente importante en sistemas que trabajan 24 x 7 de forma ininterrumpida. A esto se añade que tienen una vida media útil de cerca de un millón de horas, con un consumo tan reducido como unos 5 vatios en operación de lectura o escritura, y apenas unos 0,4 vatios en standby o en reposo.

Synology DS418play: Puesta en marcha

El primer paso para instalar el equipo pasa por colocar físicamente las unidades en el DS418play, una operación sencilla que consiste en fijar con tornillos los discos en los soportes de plástico. Una vez insertado en las bahías, si se desea, se puede bloquear la extracción de las unidades mediante una llave, de manera que los discos no sean retirados sin autorización. El siguiente punto es colocar la fuente de alimentación. Es conveniente elegir un enchufe donde no se pueda soltar con facilidad, ni que deba ser usado para otros equipos, ya que un NAS no admite muy bien un apagado inesperado. Lo ideal es conectar una fuente ininterrumpida, SAI o Sistema de Alimentación Ininterrumpido, para mantenerlo en funcionamiento incluso frente a pequeños cortes de luz.

Por último, pulsar el botón delantero para iniciar el servidor. Tras algunos segundos, el servidor está en marcha. Con el indicador de encendido en azul y los indicadores de los discos duros instalados parpadeando, ya que no han sido inicializados. El consumo de este modelo es de unos 6-7 vatios, sin discos duros, que aumentan a 15-25 vatios con cuatro unidades de disco. Dotado de dos ventiladores, en funcionamiento normal el equipo es altamente silencioso, unos 20,5 dB, pudiendo estar en un salón u oficina sin que se aprecie ninguna molestia.

Desde la página del Centro de Descargas, se bajan tanto la utilidad de reconocimiento y configuración, Synology Assistant 6.1 (la versión más reciente en el momento de las pruebas) como la versión más reciente del sistema operativo. Si algo caracteriza a Synology es la rapidez para crear parches frente a eventuales vulnerabilidades y problemas, de manera que se cuente en poco tiempo con una versión actualizada y más segura.

El propio archivo identifica el modelo al cual es aplicable, así como el número de revisión. Así que hay que proceder a instalar el asistente y lanzarlo para acceder al dispositivo. En nuestro caso, la utilidad no fue capaz de identificar rápidamente el servidor en la red, indicando varias posibles causas, así que echamos mano de una utilidad de verificación que identifica los elementos en la red local, como Network Scanner, para localizar la dirección en la red local. Se trataba de un problema en la red, ya que algo más tarde la utilidad detectó rápidamente y sin problemas al NAS y su localización en la red, así como la versión del sistema operativo instalado.

Basta a continuación lanzar la dirección en el navegador web para acceder al panel de administrador que nos guiará por el resto de la configuración. El proceso inicial es bastante rápido y sin complicaciones, aunque convendrá prestar atención en estos primeros pasos a configurar los detalles como la cuenta del administrador, o el acceso remoto al servidor y sus contenidos a través de la funcionalidad QuickConnect. Este servicio, en el cual hay que crear una cuenta, evita tener que configurar un reenvío de puertos en el router de forma manual. Aunque, dependiendo del router instalado en la red local, no siempre se logra de forma automatizada.

El panel de administración tiene un conjunto de funciones notablemente amplio, algunas de las cuales sólo son adecuadas para usuarios expertos. En general, y por hacer un breve repaso, conviene revisar la parte de notificaciones, para configurar los avisos a nuestro correo móvil y así estar al tanto de cualquier incidencia, o el centro de información. Este último indica de un vistazo el estado general del servidor, así como los detalles de la circuitería y los discos duros.

Otro punto para mirar es la parte de Servicio, donde se activan y desactivan los servicios, tanto LAN como de Internet que se desea tener en el servidor. Y es que es que con este servidor disponemos de capacidades FTP, FTPS, SFTP, así como rsync y NTP. En la parte de LAN podremos activar compatibilidad con NFS, más SMB y AFP que viene activados de forma predeterminada, junto con SSH, Telnet iSCSI e impresoras Bounjour. En la parte de Seguridad conviene activar el Firewall integrado, para mejorar la seguridad de los contenidos, o incluso activar una protección contra ataques de denegación de servicio, DoS, Denial of Service, o el bloqueo frente a múltiples intentos de acceso con fallo en la autentificación del usuario.

Uno de los mecanismos de este servidor es su capacidad para gastar el mínimo de energía. No sólo el procesador reduce su actividad al mínimo, gestionado por el sistema operativo DiskStation Manager. Frente a otros NAS que nunca se detienen, el DS418play dispone de varios métodos para economizar el consumo. Incluso pasar a modo de hibernación, en el cual los discos se detienen y se almacena en disco el estado actual del servidor. Otra opción es la de apagar el dispositivo durante ciertas horas. Por ejemplo, en el caso de un hogar en el periodo nocturno, o, en una empresa, los fines de semana. Naturalmente, hay una función de despertar el dispositivo por actividad desde la red (WOL, Wake on LAN).

El manejo del panel de administración es notablemente intuitivo a pesar del elevado número de opciones posibles. Si se desea tener una visión global, está disponible un manual, en inglés, en formato electrónico, con 73 páginas que sirven de referencia para las múltiples opciones del dispositivo. Es más que recomendable darse de alta en la web de Synology y registrar nuestro producto, ya que ello da acceso a tener información actualizada sobre el software instalado y las eventuales mejoras.

Como comentábamos anteriormente, Synology es muy activo a la hora de crear parches ante eventuales problemas o fallos de seguridad, y nos informará de la disponibilidad de actualizaciones tan pronto como estén creadas y listas para su instalación en el servidor. De hecho, durante el periodo de pruebas tuvimos ocasión de comprobar cómo llegaban los avisos de eventuales actualizaciones y los problemas que cada una de ellas corrigen. Así como de comprobar por los avisos y registros lo cómodo que resulta la actualización automática de paquetes.

Como pudimos verificar, el sistema envía un aviso por correo electrónico que indica que a una cierta hora se realizará una actualización, y que si se desea cancelarla hay que ir al panel de administración en la zona de notificaciones para cancelarla. Si se ha escogido un horario de actualización fuera de las horas de trabajo o actividad, no se apreciará interrupción en los servicios soportados. Así que tanto los que opten por el sistema automatizado de actualizaciones como los que prefieran hacerlo manualmente tendrán a su alcance información necesaria. Y el detalle de todos estos procesos en el registro de actividad del servidor.

Paquetes adicionales

Uno de los aspectos más destacables del Synology DS418play, junto con otros elementos de su misma gama, es que la funcionalidad básica de dispositivo NAS puede ser expandida mediante otros módulos. Al fin y al cabo, hay una circuitería con CPU, memoria y espacio de almacenamiento, más un sistema operativo capaz de servir de núcleo para acoger otros servicios. Las aplicaciones están certificadas por Synology, y disponibles desde su web, con acceso directo desde el panel de administración del dispositivo desde la opción “centro de paquetes”.

Además, para facilitar su localización, la lista está dividida en categorías, de maneta que es sencillo localizar el tipo de complemento que se necesite. Por ejemplo, en la parte de Herramientas de desarrollador se encuentran módulos PHP, Java y Node.JS, en diferentes versiones, así como Perl, Ruby o incluso servidor Apache HTTP. En la parte de productividad están paquetes como un Office, una suite ofimática completa con tratamiento de textos, hoja de cálculo, y presentaciones, que incluye capacidades de colaboración y trabajo compartido en los documentos, o diversos servidores de correo. Y, también utilidades de Calendario, Notas o Chat. Además de hasta tres versiones de servidor de correo, desde una simple a otra completa, mientras que en las utilidades se encuentran Joomla, osCommerce, MediaWiki, OpenERP, SugarCRM, WordPress. Sin olvidar utilidades de seguridad, como el Antivirus McAfee, o una utilidad propia de Synology, además de contar con los mecanismos propios de seguridad del NAS, como el Firewall o la protección contra ataques DoS (Denial of Service, denegación de servicio), accesibles a través de administración como se ha comentado en la parte de configuración.

Sin duda, entre las utilidades más notables está la versión de Drive, una utilidad para gestionar el almacenamiento, clasificación y recuperación de archivos, desde cualquier lugar y mediante cualquier equipo. Drive actúa como una combinación de gestor de documentos en la nube y admite uso compartido de ficheros, así como mantenimiento de versiones históricas de los mismos.

Hay versiones cliente de Drive para plataformas Windows, Linux, MacOS, Android e IoS. Pero, por encima de todas las anteriores la más popular, por número de descargas, es la denominada Download Station, casi 19 millones y medio de descargas, que es una aplicación de descarga basada en web, capaz de gestionar ficheros mediante protocolos BT (BitTorrent), FTP, HTTP, NZB (un formato basado en XML para recuperar posts de servidores Usenet), FlashGet, QQDL y eMule, así como suscribirse a fuentes RSS (Really Simple Syndication). Así que el propio NAS se encargará de realizar descargas de forma organizada y programada de múltiples fuentes de datos. Y, considerando que el DS418play consume menos que un PC o portátil, con un importante ahorro de energía, ya que podrá traspasar al NAS las tareas que antes requerían dejar encendido otro equipo durante toda la noche.

Un apartado que será de gran importancia para algunos usuarios es de las utilidades para compartir y clasificar los contenidos multimedia. Y este apartado, Synology ofrece Photo Station y Video Station. La primera parece ser una de las favoritas de los usuarios de Synology, ya que cuenta con más de 38 millones de descargas. Se trata de una utilidad que facilita la clasificación de imágenes, incluso añadiendo comentarios y etiquetas, así como compartirlas a través de la web, con el correspondiente permiso. Como además cuenta con un sistema de galería organizado ya sea por fechas o por temas, el acceso a una imagen en concreto se agiliza de forma notable.

Por su parte, Video Station se encarga de gestionar y ver su colección de vídeo, ya sean películas, series, grabaciones de TV, vídeos propios o descargados, de forma cómoda y con un sencillo manejo. Con la capacidad del NAS de compartir, y convertir, archivos en diferentes formatos, se visualizarán los contenidos en dispositivos Android o iOS, así como ordenadores, tabletas, o incluso dispositivos Apple TV o Android TV. Y, mediante un adaptador USB DTV se logrará transmitir en directo, o grabar, programas de TV digital. Por descontado, el software se encarga de hacer un catálogo automatizado, que admite etiquetas e incluso añade subtítulos, resúmenes y otros metadatos de las películas a través de servicios públicos y gratuitos. Una utilidad específica para la gestión de música es la denominada Audio Station, con características similares a las indicadas para imágenes y vídeo.

Un hecho que pudimos comprobar es el propio sistema operativo gestiona las dependencias de algunos de los paquetes a instalar, por ejemplo, Drive requiere disponer de Perl, Node.JS v4, instalar un servicio de Synology y actualizar el servicio de búsqueda Universal Search. E instala y/o actualiza los módulos necesarios. También se encarga de notificar cuándo hay una actualización, si es que hemos configurado que sea de forma manual, o de descargarla e instalarla de forma automática si así lo hemos elegido. Algunos servicios se detienen durante la actualización, mientras que en otros se hace de forma prácticamente transparente y sin interrupción.

La cantidad de añadidos al NAS es tan importante que convendrá tomarse un cierto tiempo para ver cuáles son realmente útiles para las tareas que deseamos asignar a este versátil NAS. Si encuentra demasiadas, tal vez se hora de pensar en algún modelo más potente de esta familia, para no sobrecargar la circuitería de este dispositivo. O, cuando menos, ampliar la memoria RAM, hasta el máximo de los 6 GB que admite, para mejorar su rendimiento. En algunos casos, como Drive o Cloud Station Backup, además de la instalación en el servidor, requieren una versión en el ordenador, que se encarga, por ejemplo, de la parte correspondiente en cada equipo. Estas aplicaciones están disponibles desde la página del Centro de Descargas.

Copia de seguridad

Además de como espacio común para compartir ficheros ya sea en el hogar o en una Pyme, un NAS de este tipo sirve para tener un sitio para crear de forma más o menos automatizada, copias de seguridad del contenido de cada equipo de la red. Así en caso de fallo del disco duro, o incluso de rotura, pérdida o sustracción del mismo, dispondremos de lo realmente valioso, que son los contenidos. En el apartado Copia de Seguridad de los paquetes se ofrecen soluciones como Cloud Sync, para sincronizar y compartir carpetas de forma continua entre el ds418play y varias nubes públicas, como Dropbox, Google Drive, Amazon Drive, Microsoft Azure o Baidu Cloud.

Por su parte si desea emplear espacio en la nube de Amazon Glacier, el paquete Glazier Backup suministra los medios para ahorrar espacio en el DiskStation, además de ofrecer un plan de contingencia de los datos locales. Los que prefieran una copia puntual de los datos de un equipo a intervalos regulares podrán aplicar Snapshot Replication que, como su nombre indica crea una foto fija de los datos en un momento dado. Si la preocupación es la información almacenada en el propio NAS, Hyper Backup Vault es la utilidad para hacer copia de seguridad sobre otro servidor Synology NAS.

La gestión del DiskStation con dispositivos de almacenamiento USB, tanto llaves de memoria como discos externos, se logra con el paquete USB Copy. El programa tiene funcionalidades tanto en un sentido como en otro, de manera que se transfieran datos hacia o desde los elementos USB conectados. Con ello, el NAS sirve como centralizador de llaves USB, o usar un HD externo para copiar determinadas carpetas del NAS. La funcionalidad rsync del propio NAS permite hacer copias entre un par de NAS, ambos de Synology, configurando carpetas origen y destino, de manera, que se tenga un duplicado en otro dispositivo físico separado.

Para crear copias de seguridad de varios ordenadores hacia el NAS, Synology ofrece un par de opciones principales: por una parte, Cloud Station Backup y por otra, Cloud Station Drive. En parte, los dos ofrecen una funcionalidad común, como es sincronizar ficheros o carpetas entre varios equipos, así como hacia o desde el NAS. La principal diferencia es cada uno está mejor orientado a una cierta funcionalidad. Así, Drive está mejora adaptado para sincronización de archivos, tanto desde un equipo hacia el servidor NAS, como entre varios equipos a través del servidor, usando carpetas compartidas. Dado la evolución de Drive, tal vez sea la mejor opción para organizar las copias de seguridad.

La única complejidad que encontramos es que tras instalar el cliente de Drive en el PC y el paquete de Drive en el servidor no parecía haber comunicación entre ambos hasta que no activamos la opción Habilitar servicio de inicio de usuario dentro del Panel de control – Usuario – Avanzado. Una vez creada la conexión, sólo hay que definir la carpeta a sincronizar, así como el modo de sincronización, ya sea bidireccional o sólo en un sentido, por ejemplo, desde el ordenador hacia el servidor. La creación de una carpeta SynologyDrive de forma local en el disco duro del PC facilita la centralización y compartición de todo tipo de archivos que se ven reflejados igualmente en el servidor. La utilidad Drive añade un elemento al menú secundario del explorador de Windows para enviar una copia del archivo seleccionado a la carpeta SynologyDrive, y, con ello al servidor.

Por su parte, Cloud Station Backup está pensado como una utilidad de backup en tiempo real, lo que resulta altamente recomendable para mantener un duplicado de aquellas carpetas y su contenido de forma desatendida y al momento. El programa deja elegir qué carpetas individuales, y marcar o desmarcar subcarpetas, de manera que se realice una copia de la información deseada. Además, las reglas facilitan la definición de si desea copiar o no archivos temporales, o incluso si se debe eliminar la copia en el servidor si se elimina el original en el ordenador. Lo que facilita que incluso en caso de borrado accidental o indebida se mantenga la copia en el servidor. Una vez lanzado el proceso, la primera copia tardará un cierto tiempo hasta transferir todos los archivos, tras lo cual se encargará de trasladar únicamente la información nueva. La versión en el PC añade un nuevo elemento en el menú del explorador de archivos de Windows que facilita el acceso a versiones anteriores de un archivo individual.

Debido a la constante evolución de estas utilidades nos hemos encontrado con una situación curiosa y contradictoria. En alguna de las ayudas se indica que tanto para Drive como para Cloud Station Backup hay que instalar el paquete Cloud Station Server en el servidor. Pero al intentarlo, el propio servidor avisa de que ambos productos, Drive y Cloud Station Server son incompatibles y que para instalar uno hay que desinstalar el otro. Lo cierto es con las últimas actualizaciones, no es necesario el paquete Cloud Station Server para que funcionen los otros dos programas de backup.

Adicionalmente, el NAS aporta una carpeta compartida que sirve como mecanismo de intercambio, centralización y sincronización de datos entre varios ordenadores de la red. La configuración de la carpeta compartida permite asignar qué usuarios tienen acceso a ella, así como el nivel de permiso, lectura o lectura y escritura de cada uno de los usuarios y grupos registrados en el servidor.

Resumen

A la hora de valorar este dispositivo hay que considerar la gran funcionalidad que es capaz de aportar. Si sólo se considera como un elemento de almacenamiento compartido o de copias de seguridad podría ser valorado como un dispositivo caro. Pero, si se considera todo el software que se tiene al alcance, de forma gratuita, y las funcionalidades que se añaden a la función básica, lo cierto es que se trata de un servidor de gran recorrido tanto en un hogar digital, como en una pequeña o mediana oficina. De hecho, lo complicado será asignar qué funcionalidades deseamos colocar en el servidor.

Con un precio oficial de 509 €, IVA incluido, a lo cual hay que sumar el de los discos duros, el equipamiento probado por Tek’n’Life, con cuatro discos duros WD60EFRX de 6 TB cada uno añade unos 175-200 € por cada HD, lo que supone que la configuración completa se va a unos 1.200-1.300 €, para un sistema RAID de 18 TB. A cambio se obtiene un servidor con alta capacidad de almacenamiento y elevadas prestaciones. Más un sinfín de utilidades adicionales que incrementan la funcionalidad del equipo. Dado el equipamiento adicional de software disponible, el precio final es notablemente atractivo.

Sin duda un sistema recomendable para equipar una Pyme o un avanzado hogar digital donde se desee tener toda la información al alcance de la mano, incluso de forma remota, bien organizada, y con seguridad de los datos. Aunque el gran número de opciones a configurar parece de gran complejidad, el manejo básico es notablemente sencillo y no cuesta mucho ponerlo en marcha y comenzar a sacarle partido, ya que la mayoría de las opciones son intuitivas y al alcance de cualquiera con un mínimo de conocimientos de informática. Las prestaciones de copia de seguridad y compartir archivos están realmente bien resueltas, lo que añade un importante valor al producto.

No comments yet.

Deja un comentario