" />
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Pensados para que los niños participen en todos los procesos de creación, desde el montaje hasta la programación

Así son los robots con los que jugarán (y aprenderán) tus hijos

Hace unos días tuvo lugar en Madrid la Global Robot Expo, un evento en el que se pudo ver una parte de lo que será el futuro robótico de la industria, las empresas y los hogares. Sin duda el elemento omnipresente de la feria fueron los drones, desde los más pequeños, de tamaño nano, para jugar hasta en los espacios más reducidos hasta enormes, con motor a gasolina para transporte de mercancías o rescate de personas. Aunque las impresión 3D pasaba algo desapercibida entre todas las propuestas robóticas presentadas, lo cierto es que ambas caminan más de la mano de lo que parece. La disponibilidad de conocimientos, sumada a la disponibilidad de medios de fabricación asequibles se combinan en una interesante cantera “maker” capaz de cosas realmente buenas.

Pero quizá una de las presencias que más nos ha gustado ha sido la de los juguetes robóticos para niños. Lejos de los muñecajos que se mueven y rugen al pulsar un botón, las mejores propuestas son las que permiten al niño protagonizar casi todos los procesos de creación, incluida parte de la programación del juguete. Una buena forma de despertarles desde pequeños la curiosidad, el interés y, especialmente, la idea de que ellos pueden crear lo que prefieran, y no contentarse con los juguetes que otros piensan para ellos. Es, quizá, el mundo de los juguetes robóticos el que más se presta a ser fundamental en la complicada tarea de despertar las vocaciones científicas de las personas desde pequeñas.

Artec Blocks

Artec-blockRobo

Esta es una de las opciones con una oferta más completa. La empresa japonesa Artec Blocks aprovecha la facilidad de la construcción con bloques, y la estela de Lego Mindstorm, para invitar a los niños a crear casi cualquier cosa que se pueda animar con movimiento o añadir algún componente electrónico. Como decíamos la oferta es muy completa, y se pueden aplicar fácilmente al entorno educativo para la enseñanza de las matemáticas, las artes y las ciencias, aparte del indudable aspecto lúdico del producto. Aquí os dejamos un enlace a su canal de YouTube en inglés.

En su catálogo tienen juegos para niños desde un año y medio en adelante, pero no es hasta los 8 años que se introduce la electrónica y la informática con la serie dedicada a los robots. La complejidad de los objetos a construir va avanzando, aún dentro del mismo rango de edad, hasta la posibilidad de construir un robot articulado “transformer” o artilugios equipados con sensores de luz, entre otras muchas cosas.

Otro elemento muy interesante el Estuduino, una base para enseñar los conceptos básicos de la programación y la estructura de circuitos con planteamiento que recuerda al del veterano “Scatron”, pero con un aspecto más amigable y enfocado a ser compatible con Arduino. También hay otros juegos que enseñan los fundamentos de la mecánica, la transmisión o el desarrollo tridimensional. Merece la pena echarle un ojo a los catálogos que tienen online.

Studuino

El problema quizá sea que no es especialmente fácil encontrarlos en nuestro país. La tienda USA de Amazon tiene una buena parte del catálogo de Artec Blocks, y el rango de precios van desde los $26 de alguno de los más sencillos hasta los $118 de los más complejos. En la tienda española también se pueden encontrar algunos sets, pero es menos variada. Esperamos que a raíz de la feria aparezcan distribuidores para nuestro país.

Dash & Dot

Dash&Dot

Al ser un producto que se está desarrollando ya en España es previsible que sea más fácil de encontrar que los anteriores. Su responsable, Javier Ildefonso, ha sido reconocido por introducir en nuestro país un robot educativo creado en EE.UU. por  En este caso el robot está ya ensamblado y equipado con diversos sensores. El niño aprende a programarlo con sencillos comandos para que realice acciones como tocar un xilófono, recoger piezas del suelo o moverse a través de un circuito. En este vídeo se puede ver mejor su funcionamiento.

Dash&Dot-accion copia

Está pensado para niños a partir de 5 años los distintos packs pueden incluir, además de las dos máquinas (Dash y Dot), complementos para desarrollar distintas acciones y/o un set de piezas Lego para fabricarle otros. Se maneja y programan sus acciones a través de un dispositivo compatible. Se vende a partir de unos 230 € en tiendas como Juguetrónica, Amazon o El Corte Inglés.

Nao

Nao

Es casi un habitual en las ferias y exhibiciones de robótica e Inteligencia Artificial. Creado por la empresa Aldebaran, el robot Nao (que ya fue noticia hace algún tiempo por protagonizar un proyecto para llevar la IA a la ISS) toma presencia en nuestro país a través de AliveRobotsJuguetrónica. Es una de las plataformas robóticas con más posibilidades de desarrollo que existen hasta el momento. Quizá no sea un juguete pensado para que los niños lo programen, pero sí para que interactúen con él en clase y se familiaricen con la dinámica humano-robot. Su precio, más de 7.200 € en Juguetrónica, ya señala que su ámbito es más el educativo y de investigación que el doméstico.

Jimu Robot

Jimu-Robot

Como en el caso de Artec Blocks estamos ante un juego de construcción por piezas que incluyen elementos de electrónica, sólo que en Jimu Robot las piezas y componentes tienen un aspecto más “para mayores”, aunque igualmente la edad de inicio son los 8 años. Implica diseñar, construir, programar y controlar el robot, con lo que las posibilidades de aprendizaje son enormes. De momento no se puede comprar desde su página web, pero sí desde la tienda de Amazon (pero de momento no en la española), y los precios oscilan entre los $99 y los $499.

Zowi

BQ

Bq es otra de las empresas que no puede faltar en una feria de este tipo. Ha creado un interesante ecosistema entre la robótica y la impresión 3D, de manera que la segunda alimente de piezas a la primera. Uno de sus últimas propuestas es Zowi, un robot muy, muy sencillo para que los niños (incluso menores de 8 años) lo desmonten y lo programen para jugar. La app de momento sólo está disponible para Android y su precio es de 99€. Una de las ventajas que tiene es que hay diseños libres para poder imprimir cabezas o accesorios para acoplarle a Zowi, por lo que si alguna se quiere tunear, o se rompe o estropea (o se quieren tener varias), se puede usar una impresora 3D para hacerla. Además se vende en en buena parte de las grandes superficies y tiendas especializadas del país.

Alpha 1S

Alpha

Con una imagen similar a la de Nao, Alpha 1S es un humanoide que, en este caso sí está pensado para el ámbito doméstico. Se puede interactuar con él de diversas formas, una de las más divertidas es la de imitar los movimientos de la gente, por lo que uno de los entretenimientos más curiosos consiste en hacerlo bailar. También es programable, pero de una forma más básica que la de Nao. Los responsables de Alpha S1 son los mismos de Jimu Robot, por lo que tampoco para este producto existe compra directa a través de la web del fabricante. En la tienda de Amazon USA se vende por menos de $500 y tanto en MediaMarkt como en Amazon España por unos 600 €.

Little Bits

Little-Bits

No son exactamente robots, pero son también una buena forma de introducir a los niños en los principios de la electrónica. Los módulos LittleBits están creados para montar mecanismos sencillos o servir de base para acoplarlo a otras invenciones que tengan los niños. Su versatilidad es uno de sus fuertes a la hora de convertirse en el juguete educativo de referencia para casi cualquier rango de edad, gracias a los distintos kits que ofrece, con precios que van desde los 99€ hasta los 199€. En la propia web se muestran algunas de las utilidades del kit y, lo cierto, es que es muy inspirador.

No comments yet.

Deja un comentario