" />
ZOOM
GALERÍA
2 COMENTARIOS

El retorno de la fotografía analógica

El discreto encanto de lo retro

¿Buscas compañía analógica?

¿Buscas compañía analógica?Internet, como en tantas otras aficiones, es un recurso fundamental para contactar con gente afín y saber más sobre el tema que te llena. La fotografía analógica está muy bien representada en España. Estos son los sitios que frecuento.

Leicanistas.com – Uno de los rincones donde más pasión se respira por las cámaras Leica. Algunos miembros son verdaderas eminencias de la fotografía. Puedes aprender mucho. Intenta evitar las tentaciones de la seccion «Venta». De obligada visita diaria.

Leicaeme.com – Más reposada y centrada que Leicanistas, pero también menos activa. Se centra más en compartir información y en animarse a hacer fotos. Que no es poco.

Aquí puedes ver mi mensaje de presentación. Es casi una continuación de este artículo.

ManuaLens.com – Los objetivos completamente manuales son antiguallas casi sin valor… para una mayoría. Si eres de los que todavía los aprecia, aquí conocerás a otros locos como tú, aprenderás mucho y encontrarás verdaderas gangas.

FormatoMedio.eu – Los 35mm no son el límite, sino el comienzo. Si quieres ir más allá, el Formato Medio (negativos de 60mm de ancho y alto variable) es la próxima parada.

Si hablamos de fotografía con carretes de 35mm, los más habituales, se podría decir que la reina de las cámaras mecánicas, con apenas electrónica, es la Leica M en sus distintos modelos. Su diseñador, Oscar Barnack, estandarizó ese tamaño de carrete fotográfico en 1923 con los primeros modelos de lo que en 1930 evolucionaría hasta convertirse en la primera cámara Leica con lentes intercambiables, a rosca, eso sí. En 1954 introdujeron la Leica M3, que ya incorporaba la montura de bayoneta que ha llegado hasta hoy y que emplea también la preciosidad de M6 TTL 0.72x que tengo como uno de mis más preciados objetos fetiche y que voy a usar como ejemplo de lo que es y lo que puede aportarte la fotografía con cámaras de hace décadas.

La M6TTL es una cámara de enfoque manual y funcionamiento casi, casi manual. No tiene modos de funcionamiento. Nada de P/S/A/M, por no hablar de los modos creativos. Ja, ja. Visto desde el punto de vista de una Leica M eso son marcianadas. Literalmente. Es una cámara que podría funcionar perfectamente sin la pequeña batería que lleva, sólo dejaría de funcionar el exposímetro, pero el resto de su esplendor mecánico estaría exactamente igual de dispuesto a hacer fotos en cualquier circunstancia.

¿Quieres saber cómo funciona? Antes de cada foto es necesario avanzar el carrete, enfocar a mano, elegir un diafragma y una velocidad de obturación. La forma habitual de hacer una foto sin prisas es ésta: fijas el diafragma que quieres usar, que te dará la profundidad de campo deseada. Aunque, la verdad, si tienes algún objetivo muy luminoso generalmente lo abrirás al máximo, esa es la zona donde una cámara así se encuentra más a gusto, con el primer plano nítido y todo lo demás perdiéndose en un desenfoque deliciosamente analógico. Siguiendo con el proceso para hacer una foto, luego encuadras la foto a través del visor, enfocas con el sistema telemétrico (en breve te cuento más sobre este palabro) y pulsas ligeramente el disparador. Unas pequeñas flechas rojas en el visor indicarán si la foto está sobre-expuesta o sub-expuesta, algo que se puede corregir moviendo la rueda de velocidades de obturación en el sentido indicado por las flechas hasta que muestre un punto rojo: ¡ya tienes la exposición adecuada! Un click y la foto es tuya.

VOLVERÁS A DISFRUTAR DEL PROCESO, NO SÓLO DEL RESULTADO FINAL

El enfoque por telémetro se basa en un mecanismo óptico y mecánico que muestra una doble imagen en el centro del visor mientras no esté bien enfocado. La diferencia con una cámara réflex de carrete es que aquí el visor no muestra lo que ve el objetivo, que en una réflex sería un plano más corto o más largo en función de la distancia focal empleada, ni tampoco se ve directamente si está enfocado o no. Esta cámara telemétrica tiene un visor que deja ver, apurando al límite su campo visual, aproximadamente lo mismo que captaría un angular de unos 24mm pero incluye un curioso sistema opto-mecánico que simula el área a fotografiar y e indica si qué parte está enfocada, aún sin verlo por el objetivo. Ahora te cuento cómo.

Leica M6TTL 0.72xLeica M6TTL 0.72x: un gran ejemplo de precisión mecánica y óptica. De esa época en la que sólo decíamos cosas buenas de lo que venía de Alemania.

Lo primero es saber qué parte de lo que vemos aparecerá en la foto. Para ello el mecanismo «pinta» unas líneas en la imagen del visor que delimitan la parte de la imagen que se vería en una fotografía tomada con una de estas parejas de lentes: 35mm / 135mm, 28mm / 90mm o 50mm / 75mm. Al montar un objetivo de alguna de estas seis distancias focales, el acoplamiento mecánico le indica a la cámara a qué grupo de los tres pertenece. Parece ilógico pero, si te fijas, hay suficiente diferencia entre las dos áreas útiles de cada pareja para que, nada más mirar por el visor, tengas claro si las líneas en las que debes fijarte son las que forman el recuadro grande (35mm, 28mm o 50mm) o el pequeño (135mm, 90mm o 75mm).

Y después necesitamos saber qué aparecerá enfocado. Si eres un maestro zen de la fotografía, seguramente te baste con evaluar rápidamente a qué distancia está lo que quieres fotografiar para, seguidamente ajustar la cifra correspondiente en la escala de distancias del objetivo y saber, instintivamente, cuál será la profundidad de campo que aparecerá en foto con el diafragma seleccionado. Si éste es tu caso, enhorabuena, estás cerca de los dioses de esta disciplina. Yo tengo que usar la confirmación de enfoque del visor que, como verás a continuación, tiene un funcionamiento bastante curioso.

El visor de la parte izquierda muestra en su parte central un recuadro donde se superpone la imagen procedente de una pequeña ventanita que hay en la parte derecha de la cámara. Si miras de frente a la cámara, como si te fueran a hacer la foto a ti, encontrarás en la parte derecha el visor óptico, de 0.72 aumentos en este caso. Justo a su izquierda hay un recuadro esmerilado que introduce luz adicional en el sistema de enfoque y, por último, en la parte izquierda, bajo la rueda de velocidades, encontrarás una pequeña ventana que no debes tapar con los dedos al sujetar la cámara, pues dejarías a oscuras al sistema mecánico de enfoque. Por ella llega la imagen que se superpone en el centro del visor y es precisamente la separación que hay entre estas dos ventanas la que, por un mecanismo similar al de los aparatos de medición empleados en topografía, es capaz de mostrar una imagen nítida cuando la distancia de enfoque sea la correcta, y que por lo tanto hará que la foto esté correctamente enfocada.

Esto es lo que muestra el visor de una M6TTL 0.72x cuando está montada una lente de 35mm o 135mm.El visor muestra lo que vería aproximadamente un 24mm. Las líneas rojas que forman el cuadrado más grande enmarcan el área que captará un objetivo de 35mm y el pequeño recuadro del interior lo que fotografiaría una lente de 135mm. Es más complejo que una compacta digital, claro está, pero con un poco de práctica se domina casi sin pensarlo.

Lo chocante de todo esto es que no se ve por el visor lo que entra por el objetivo. El mecanismo de la cámara funciona (y enfoca) en paralelo a la lente. Es fácil imaginarse la complejidad mecánica que tiene esto. Y esa es una de las facetas más atractivas de esta cámara, que es un prodigio de precisión mecánica. No todo el mundo tiene por qué apreciar algo así, pero si los mecanismos te hacen tilín, una cosa así te puede poner los pelos de punta. Te lo aseguro.

Un beneficio de ahorrarse el espejo de las réflex es que la cámara apenas hace ruido al accionar el disparador y está casi totalmente libre de vibraciones. Los objetivos que se pueden emplear son los de montura M, preferiblemente de la propia Leica que, ¡cómo no! son también de una precisión y una calidad altísimas. Para algunos, los objetivos Leica son lo más cercano a la perfección que se ha fabricado nunca para cámaras en 35mm. Yo no puedo asegurarlo, ya que hay otras cámaras de gran prestigio que no he probado. Pero sí te puedo decir que las sensaciones que transmite una Leica mecánica como la M6TTL equipada con sus correspondientes lentes Leica M son únicas, y que los resultados son espectaculares. ¿Son los mejores? Insisto, no tengo la seguridad de que lo sean, pero veo muy difícil superarlos.

Lo mejor es que recuperas la sensación de que cada foto captura un instante y es en sí misma única. No sólo consigues una gran foto (si sabes lo que haces) sino que disfrutas el momento de la toma. Encuadras. Enfocas. Piensas si los parámetros de la toma son correctos. Revisas una última vez. Haces click. Y ya está. Luego sólo falta revelar. Es un proceso en el que piensas la foto mucho más que con una cámara digital, algo que puede parecer un atraso pero, en mi experiencia, es todo un regalo. Y además disfrutas todo el proceso.

Si te dan mareos al pensar en revelar carretes en casa o en buscar quién lo haga por ti, y no te importa que el interior sea electrónico y no mecánico, existen los modelos Leica M8, M9, M.240 y la excéntrica MM monocromo que son digitales pero mantienen el encanto Leica en el exterior. La diferencia está en que una M6, o una M7 o una MP seguramente mantengan su precio otros 15 o 20 años y las digitales desplomen su valoración siquiera al año o dos de salir por vez primera.

Lo sé, esto no es para todo el mundo. De hecho es mucho más engorroso que una cámara digital, sea cual sea su marca y modelo. Te exige pensar. Te exige saber lo que haces. Y a cambio te da exactamente eso, lo que tú te has ganado. Y la satisfacción de tener en tus manos un mecanismo literalmente a prueba de balas que, si lo cuidas bien, seguirá aquí cuando tú no seas más que un recuerdo. ¿Te parece poco?

 

Foto de apertura: Izmir

Foto infobox: Manu Mohan

2 Responses to El discreto encanto de lo retro

  1. Fotografo interiores 3 septiembre, 2014 at 11:38 #

    Ahora que lo retro parece que está de moda, más de uno seguro que querrá hacerse con una de ellas aunque no tenga ni idea de foto, aunque eso es otra historia. Para los profesionales de la fotografía me parece todo un reto. Esta cámara te hace pensar en lo que quieres para posteriormente sacar la foto. Ahora con todas las cámaras digitales más de uno se cree un genio sin tener ni idea.

    • Fotografo bodas 7 septiembre, 2015 at 13:34 #

      Cuando disparas con una cámara así piensas cada disparo, sabes que con un click no vas a poder borrar la foto y volverla repetirla como pasa con las digitales.

Deja un comentario