" />
Vuelve el Spectrum
ZOOM
GALERÍA
1 COMENTARIO

Programadores de los 80 reviven en Kickstarter el mítico ZX Spectrum

El ZX Spectrum está de vuelta, ¿quieres uno?

El genio que creó el ZX Spectrum

El genio que creó el ZX SpectrumSir Clive Sinclair es el responsable, en el mejor sentido de la palabra, de que una generación de niños en Europa nos acabásemos dedicando a esto al poner en nuestras manos, por aquel entonces, suficiente informática a un precio lógico.

Describiré la escena con todo detalle. Se ve a un chico sentado en una mesita con un pequeño televisor y las manos sobre un aparato negro del tamaño de un iPad. Este dispositivo parece estar conectado por unos cables a un reproductor de cassetes. Se escuchan una serie de chirridos metálicos y pitidos mientras en la pantalla se muestra una imagen muy pixelada cuyos bordes están ocupados por unas psicodélicas bandas de colores que se mueven al ritmo del sonido “Piiiiii pip piiiii pipipipipi” y así durante algunos minutos. De repente, termina el ruido y en la parte inferior de la pantalla se muestra el texto “R Tape loading error, 0:1” seguido de unos exabruptos y quejas del chico que tiene la nariz casi pegada al televisor: “¡Otro juego que no carga, vaya fastidio!”.

Si tienes casi 40 años o, como yo, un pelín más, posiblemente hayas vivido tú mismo esta frecuente experiencia con un ZX Spectrum (si quieres revivirlo rápidamente, visita Online – ZX Spectrum emulator, pero asegúrate de que el volumen de los altavoces de tu ordenador no esté muy alto ¡era un sonido infernal!). Si eres más joven, todo esto te sonará a batallita de los abuelos que, no nos engañemos, es lo que seguramente es pero ¡qué distintas se ven las batallitas si el que las vivió y las rememora ahora es uno mismo!
Algunos nos hemos pasado, literalmente, miles de horas frente a un pequeño televisor en blanco y negro cargando juegos y programando en un Sinclair ZX Spectrum. Fue nuestro primer ordenador y en el que aprendimos muchísimas cosas que luego, a medida que avanzaba la informática, han sido la mejor base sobre la que asentar el resto de conocimientos. Este pequeño ordenador, con su entrañable y peculiar teclado de goma, fue un superventas en el Reino Unido y en España, dos países en los que su popularidad hizo que se produjera una gran demanda de todo lo relacionado con el ZX Spectrum.

Este “hambre” de software, fundamentalmente juegos, trajo consigo una búsqueda de desarrolladores que en muchos casos eran chavales que se habían comprado su Spectrum poco antes que tú, pero que no habían parado de investigar hasta descubrir como programarlo. Y algunos demostraron haber nacido para esto. En estos años se crearon verdaderas obras maestras del entretenimiento como Atic Atac, Manic Miner, Knightlore o Head over Heels en el Reino Unido o Bugaboo, Sir Fred o La Abadía del Crimen en España. Que ocupaban menos de 40 Kb, esto es, como la foto de tu avatar en cualquier red social. Y diseñados entre dos o tres personas asistidos nada más que por un bloc de hojas a cuadros y un boli. Algunos opinamos que fue esa limitación de medios junto con un enorme talento y una dedicadión casi enfermiza la que posibilitó tamaña explosión de creatividad.

El diseñador

El diseñadorRick Dickinson, el diseñador industrial que le dio esa forma icónica al ZX Spectrum.

Se daba la paradoja de que los compradores eran chavales, los creadores de los títulos también y la industria que mediaba entre ambos: editores de videojuegos, editoriales de revistas y libros y tiendas especializadas, eran las que estaban en manos de adultos con experiencia comercial previa. Los dos extremos de la ecuación eran aficionados, pero exigentes, y el tejido intermedio eran empresarios preexistentes que se apuntaron a este filón. Sobra decir que los usuarios disfrutamos mucho de la avalancha de juegos y periféricos que aparecieron, que algunos programadores tuvieron sus primeros ingresos serios gracias a ellos, pero que los únicos que ganaron dinero de verdad con todo esto fueron los intermediarios.

Para algunos aquellos años fueron muy felices, o así los recordamos. La sensación de novedad y aprendizaje continuo que teníamos eran, francamente, adictivas. El centro del universo Sinclair era, lógicamente, el Reino Unido, pero en España su repercusión también fue muy grande, ocupando el segundo lugar tras UK y muy por delante de otros países europeos, en los que Sinclair también consiguió un hueco pero no de la dimensión del que tuvo aquí. Hace poco se ha publicado un libro en español (en dos volúmens) que lo cuenta magistralmente “Ocho Quilates. Una historia sobre la edad de oro del software español“. El libro en papel se encuentra agotado, pero si quieres saber más u obtener el eBook, visita su web. Yo lo devoré en tres días, y lo volveré a leer en cuanto pueda.

Y todo este preámbulo de retro historia, ¿a santo de qué viene? Como te decía, el Reino Unido fue la cuna de todo lo relacionado con este pequeño ordenador, por algo Sinclair Research era 100% británica. Algunos de los grandes programadores británicos de aquella época se han ido reciclando en programadores de software más “serio” y otros, unos cuántos, se han ido adaptando a los diversos cambios tecnológicos en los dispositivos y modos de jugar. Nombres míticos de entonces como “Ultimate, Play the Game” dieron el salto a los ordenadores de 16 bits y posteriormente a las consolas, destacando bajo el sello Rare con algunos de los mejores juegos para Nintendo 64 o Xbox y Xbox 360. Elite Systems pasó con los años a editar juegos para smartphones y tablets y, en un momento retro, decidieron relanzar los títulos más potentes que les hicieron conocidos en los 80 incorporados en un emulador para iOS y Android.

El juguete roto

Matthew SmithMatthew Smith en todo su esplendor, un programador mítico que regaló al mundo joyas como Manic Miner o Jet Set Willy cuando era un niño. Después se le perdió la pista y han circulado toda clase de rumores respecto a sus andanzas: que estaba en una comuna en Holanda, que vagaba por ahí, que se había cambiado de nombre… Hasta que hace poco ha vuelto a saberse de él. Hay gente que no se cree que el actual Matthew Smith sea el auténtico, y piensa que es un impostor. Matthew es pura materia de leyenda.

En lugar de volver a programar el juego para teléfonos iPhone y Android, lo que hicieron fue empaquetar un emulador de Spectrum junto con el código original del juego de entonces y pulir los pequeños detalles que no funcionaban bien para, un un tiempo muy corto, ofrecer muchos juegos en la App Store y en el Android Market. De forma paralela, un fabricante de electrónica consiguió reducir la electrónica de otro ordenador mítico, el Commodore 64, junto con varios juegos dentro de un joystick que se conecta directamente al televisor y funciona como una minimalista consola de videojuegos retro. Este peculiar aparato disparó la imaginación de algunos de los veteranos de Elite Systems, ¿y si fabricaban un ZX Spectrum físico, con el que se pudiera jugar a los juegos de entonces y que se pudiera tocar con las manos, no sólo recrear en una pantalla?

Estos veteranos “spectrumaníacos” hicieron una cosa muy curiosa, aprovechar lo que ya tenían y añadir lo que faltaba. ¿Y qué era lo que no tenían? Sencillo: el aparatito negro del propio ordenador y la sensación de las teclas de goma de entonces. Diseñaron un teclado Bluetooth con el mismo aspecto de un ZX Spectrum de la época, con el teclado de goma como el de entonces, y que se conecta sin cables a un iPad (y más adelante a un tablet Android) para funcionar juntos como teclado + ordenador y pantalla todo en uno. Y así solventar el principal problema de la emulación de ordenadores vintage en un tablet, el dispositivo de control, que generalmente era un teclado y que no tiene nada que ver con las generalmente maravillosas pantallas táctiles pero que, aquí, se quedan muy cortas.

¡Alucinante!: 30 años más tarde tus manos siguen sobre un teclado de goma.¡Alucinante!: 30 años más tarde tus manos pueden volver a estar sobre un teclado de goma.

En muy poco tiempo consiguieron montar un prototipo con un teclado Bluetooth y adaptaron sus apps de iPad para que se hablasen con él y así utilizarlo como sistema de entrada para jugar con su catálogo de videojuegos. Como esto tenía toda la pinta de ser una chaladura de dudoso futuro, decidieron compartirla con el mundo a través de la plataforma de crowdfunding Kickstarter. Allí han buscado micro-mecenas que con sus aportaciones individuales asegurasen el dinero necesario para fabricar los moldes de plástico de aspecto idéntico al ZX Spectrum original y para encargar las primeras 1.000 unidades a una fábrica en China. Todo esto tenía un coste estimado de 60.000 libras, que es el objetivo al que tenían que llegar antes del 31 de enero de 2014. Y lo han conseguido, muy justos, pero han llegado a esa cantidad.

Han aparecido suficientes “niños del Spectrum” a los que hoy, 30 años después, se nos sigue cayendo una lagrimita al pensar en él. Te puedes imaginar quién espera impaciente a recibir su ZX Spectrum ed. 2014 dentro de unos meses, que es lo que tardarán en estar listos. Además, es un teclado Bluetooth que, aunque sólo tiene 40 teclas, sirve para utilizar el ordenador. ¿Te imaginas lo que puede ser manejar tu súper ordenador con procesador Intel Core i7 desde ese humilde pero retro-molón teclado?

Steve Wilcox, uno de los fundadores de Elite Systems y el alma de este proyecto, ha estado bombardeando a los interesados en él con numerosas actualizaciones por email. La cantidad de comunicados que ha generado creo que debe ser todo un récord en la historia de Kickstarter. El proyecto se hizo público el 22 de diciembre de 2013 y en los 39 días que transcurrieron hasta el 29 de enero ha enviado nada menos que 33 mensajes actualizando la lista de posibles packs o memorabilia que comprar y animándonos a todos a aumentar nuestra participación.

La lista actual de paquetes a los que optar en Kickstarter empieza en 10 libras por la app para iOS o Android con un certificado de agradecimiento, sube a 50 libras más 10 de envío por un teclado Bluetooth ZX Spectrum y crédito en las tiendas de Apple o Android para conseguir las apps con las que usarlo, hasta toda clase de reediciones limitadas a gran tamaño de carátulas de juegos míticos de entonces como Manic Miner o Jet Set Willy firmadas por sus creadores y llega hasta las 5.000 libras que alguien se ha comprometido a pagar por la unidad #1 que salga de la fábrica acompañada de toda clase de certificados de autenticidad.

Si no se echan para atrás demasiados interesados, este proyecto será realidad aunque, si lo deseas, todavía estás a tiempo de entrar a formar parte de él antes del viernes 31 de enero. Pero eso sí, si tu alma no es tan friqui, puedes esperar porque si sigue todo adelante, en un futuro será posible comprarlo de alguna manera no tan “indie” como Kickstarter. Pero si fuiste un pionero en los 80, qué menos que volver a serlo en 2014 ¿No es ése el espíritu?

Todas las imágenes: Proyecto Bluetooth ZX Spectrum en Kickstarter.

One Response to El ZX Spectrum está de vuelta, ¿quieres uno?

  1. tonyon 26 Noviembre, 2014 at 0:42 #

    …el Spectrum…recuerdo que cuando yo estaba sentado ante la pantalla del tv portátil que me agencié a modo de monitor…ante aquel fantástico spectrum…pensé…algún día esta pantalla será una ventana al Mundo y habrá acceso a archivos remotos… No se me ocurrió entonces que todas las nuevas tecnologías son usadas por los políticos para espiar y controlar mejor al Pueblo a costa del que viven. Recuerdo un libro…”El desensamblaje completo de la ROM del Spectrum”…pude aprender ademas del Basic a programar tambien en el código máquina de su procesador el Z80 de 8 bits…tiempos del pasado que ya Microsoft no quiere seguir dando soporte y no podemos ver a pantalla completa aquellos programas con el Vista, y con el W7 de 64 bits ya ni eso. Digo yo, ¿que trabajo les cuesta seguir dando soporte al antiguo Msdos?, si algo hemos aprendido es que programando en bajo nivel se hace con el ordenador lo que se quiere. Si no lo hacen es porque no quieren. “Buen” servicio a los clientes.

Deja un comentario