ZOOM
GALERÍA
4 COMENTARIOS

Los participantes disfrutaron de un día de desarrollo con uno de los gadgets más deseados

Intelygenz organiza su primera hackathon con Google Glass

¿Qué es una hackathon?

hackathon_02

Si nunca has participado o asistido a alguna, te preguntarás en qué consiste. Se trata de una competición en la que varias personas o equipos de hackers desarrollan algún software, aunque también puede ser colaborativas.

El objetivo es el de aprender junto a otros aficionados al desarrollo y la innovación, aunque en muchas ocasiones se establecen incentivos para los programadores que obtengan mejores resultados.

El sábado asistimos a la Hackathon Glass organizada por la compañía Intelygenz que, en colaboración con la Universidad Politécnica de Madrid y patrocinada por BBVA, Estrella Damm y Telepizza, permitió a los participantes pasar un día desarrollando una app para el codiciado gadget creado por Google. Además, los proyectos más votados por los participantes y por el jurado recibieron interesantes premios.

En esta primera edición se plantearon tres desafíos a los 90 participantes: desarrollar una app para utilizar servicios de BBVA con Google Glass, otra para hacer un pedido a Telepizza y la tercera para mejorar la experiencia de los asistentes a los festivales de música patrocinados por Estrella Damm. Cada uno de estos desafíos estaba formado por 10 equipos de tres personas.

Aunque todos los participantes tenían experiencia previa en desarrollar para Android –era uno de los requisitos para participar–, la mayoría no había trabajado nunca con el gadget. Aunque el SDK y la documentación están disponibles en la web para desarrolladores de Google Glass, no existe por ahora un emulador en el que probar las aplicaciones. Por eso, la jornada de desarrollo estuvo precedida de una introducción a una plataforma en la que no tenían experiencia previa.

Horas de trabajo por delante

Finalizada la sesión formativa, los equipos se pusieron manos a la obra a desarrollar sus aplicaciones. Cada cinco minutos las Glass cambiaban de manos a fin de que los equipos pudiesen probar sus avances. Alejandro Baldominos, un habitual de este tipo de eventos, nos contaba que había tenido oportunidad de utilizar Glass anteriormente, pero nunca con tanta profundidad. “Tienes que pensarte mucho la aplicación para que sea sencilla y el usuario pueda manejarla con los dedos o con la voz. Es un desafío, no puedes abrir una app de un teléfono en Glass. Tiene esa parte de ingeniería que te obliga a repensarla para ver cómo hacerla cómoda para el usuario”.

GOOGLE GLASS TIENE ESA PARTE DE INGENIERÍA QUE TE OBLIGA A REPENSAR LA APLICACIÓN

La jornada, que había comenzado a las 8 de la mañana, siguió frenética de actividad hasta la pausa para comer y reponer fuerzas. Un poco de pizza, algo de beber y unos Dunkin’Donuts antes de volver a ponerse frente al teclado. Y así hasta las 20h, momento en que se dejaba de desarrollar para presentar la aplicación creada a los organizadores y al resto de participantes.

Los resultados fueron diversos: se vieron proyectos muy sencillos en cuanto a funcionalidad, pero muy acabados en la parte visual. Otros, en cambio, incorporaban más funciones pero el aspecto todavía era el de un prototipo. No faltó la emoción en algunas de las presentaciones, fruto de alguna desconexión o de la dificultad del gadget para interpretar los comandos de voz en inglés con acento castellano. Nadie se libra del “efecto demo”. Sin embargo, tras unas horas familiarizándose con la plataforma, se pudo comprobar que la dificultad técnica no es excesiva si estás familiarizado con el desarrollo para Android. Lo verdaderamente complicado es dejar de pensar en una pantalla convencional o en un interfaz táctil y comenzar a hacerlo en la interacción con un interfaz muy diferente.

Jesús Seijas, Meritxell Calvo e Iván Delgado se apuntaron a la hackathon por la oportunidad de conocer Glass antes de su salida al mercado. Aseguran que han aprendido y están contentos con la experiencia, aunque todavía ven que Glass está un poco verde para llegar al mercado. “Si no tienes el hardware no puedes ejecutar lo que programas”, nos dice Meritxell, así que ha sido una gran oportunidad para conocer de primera mano las posibilidades del dispositivo.

Después de una intensa jornada de desarrollo, llega el momento de reponer fuerzas.Jesús, Meritxell e Iván, uno de los equipos del Desafío BBVA, durante un receso en la Hackaton Glass.

Satisfechos con el resultado

Paula Greco, Marketing Manager de Intelygenz, nos explica que acercar la tecnología a los desarrolladores es uno de sus objetivos: “hemos visto que las ideas que salen para Glass no aportan nuevas funcionalidades o que hagan evolucionar el prototipo, son ideas muy mediáticas. Por una parte la idea era acercar Glass a los desarrolladores de España que no tienen acceso al producto y por otra parte podemos captar nuevas ideas para Glass y nuevos talentos. Difundir el prototipo y hacer que crezca y evolucione. Como hoy en día es algo escaso en España, la única forma es dar acceso a los desarrolladores para que lo prueben.”nullPaula y Luis, de Intelygenz, presumen de Google Glass tras la hackathon.

“La primera barrera”, nos dice Greco, “es que Google ha hecho una política muy escasa de pruebas [limitada a EEUU] y la segunda barrera es que, aunque tengas acceso al SDK, sólo puedes ver la viabilidad de la aplicación con las gafas. Por eso es una oportunidad para que la gente haga evolucionar este prototipo. La respuesta ha sido muy buena. A las pocas semanas de lanzar el desafío estaban agotadas las entradas. Incluso ha habido gente que nos ha pedido que se amplíe el cupo y, desde Barcelona, que hagamos un hackathon allí.”

En cuanto a los participantes, se han encontrado con dos tipos de experiencia previa: “La mayoría nunca había probado Google Glass, solamente habían desarrollado para Android y han tenido que aprender aquí desde cero. El segundo caso, más minoritario, es gente que incluso vino con su propio par de Google Glass y tenía mucho conocimiento avanzado. El nivel ha sido muy bueno, la gente ha investigado mucho. Obviamente, al ser un gadget desconocido no se puede pedir un conocimiento exahustivo pero sí que había mucho interés por conocerlo.”

Acerca de la posibilidad de repetir la experiencia, la responsable de Intelygenz nos expilica que “el desafío es ver si el año que viene se hará con Google Glass o buscaremos otro gadget como Oculus Rift o Myo. Incluso puede ser otra tecnología que veamos interesante como una base de datos noSQL como MongoDB.”

Francisco Serradilla, del Departamento de Sistemas Inteligentes Aplicados de la UPM, está contento porque de los cuatro equipos de la Universidad que participaron dos han estado entre los mejores (1º y 3º en el desafío BBVA). Asegura que acogen la hackathon de Intelygenz porque están interesados “en cualquier cosa que esté en la punta de la tecnología. Pebble, Google Glass, inteligencia artificial aplicada a distintas soluciones. Interesa estar ahí y ver qué se puede sacar de ellas. Nos pareció interesante para nuestros estudiantes y para nuestro grupo, que ha participado con cuatro equipos.”

El reto no está en saber programarlo, está en imaginar nuevas aplicaciones con esa nueva manera de acceder a la información que plantea Glass. Es un interfaz muy reducido y eso hace que haya que imaginar más. Muchas veces la restricción de medios funciona como un generador de ideas. Cuando tienes menos posibilidades tienes que recurrir más al ingenio para encontrar soluciones.

La gente que acude a estos eventos es especial, está en la punta de la ola. No viene un programador tradicional, viene un programador interesado en hacer cosas nuevas e innovadoras y en conocer una tecnología que en España no está disponible porque hay que estar en EEUU para conseguir unas.”

Tras el trabajo, un merecido premio

El equipo de Monkey Pizza, ganadores del desafío Telepizza.El equipo de Monkey Pizza, ganadores del desafío Telepizza.

Por fin, los ganadores de cada desafío recibieron sus premios: un Nexus 7 para los primeros, un Motorola Moto G para los segundos y un smartwatch Pebble para los terceros. La mejor app en el desafío BBVA fue Django (Manuel Castro, Adrían Heredia y Marian C.Moldovan), que permite buscar en el portal inmobiliario de BBVA según la posición. En segundo y tercer lugar, respectivamente, quedaron Iron Glass (Luis Mora y Vishal Shahdadpuri) y Lions (Jorge Rábanos, Sergio Fernández y Luis Miguel Sierra).

En el desafío partrocinado por Telepizza destacó Monkey Pizza,  que muestra en 3D las pizzas situadas en anuncios de exteriores (marquesinas) y permite pedir la pizza interactuando con estos. También recibieron premios Get a Pizza (Jorge Álvaro, David Torralbo y Jorge Alva) y Pizza Hack (Israel Gutiérrez y Manuel Gómez Zotano).

Por último, el desafío Estrella Damm tuvo como ganador a OdioJava, una app creada por Daniel Ibáñez, Miguel y Fernando Forcén. Con esta app se pueden enviar fotos de los eventos organizados por Estrella Damm. El segundo premio fue para BeerMeUp (Guillermo Martínez, Ángel Cereijo y Jesús W.Jiménez) y el Pebble se lo llevaron los autores de la app Beer (Aitor Mendaza, Sergio Carabantes y Ricardo J.Palma).

Tres de los premiados, José Luis Fernández, Pablo Moncunill y Eduardo González creadores de la app Monkey Pizza explican que se arriesgaron para plantear su aplicación: “queríamos programar algo y nos dijimos, o nos sale fenomenal o nos hundimos absolutamente. A la fuerza hemos aprendido cosas que, de no estar aquí, quizá no hubiéramos llegado a a aprender“.

Después, tanto ellos como aquellos cuyos proyectos no habían resultado premiados, tuvieron ocasión de pasar un rato de fiesta disfrutando de la música y de las cervezas. Una buena forma de cerrar un día intenso que para todos había sido una experiencia positiva: no todos los días se puede ser el afortunado en aprender a programar para un dispositivo todavía minoritario y cuyas posibilidades estamos comenzando a descubrir. Los 90 participantes de esta hackathon tienen ahora más claro qué se puede hacer con Google Glass y cómo. Probablemente haya surgido más de una idea que nunca llegará a nuestras pantallas, sino directamente a nuestras retinas.

Para cerrar una jornada tan intensa, nada como una fiesta para relajarse y comentar la experiencia.Para cerrar una jornada tan intensa, nada como una fiesta para relajarse y comentar la experiencia.

4 Responses to Intelygenz organiza su primera hackathon con Google Glass

  1. Meritxell C. Palanques 24 Marzo, 2014 at 18:59 #

    Gracias por la cobertura, excelente artículo!

  2. Jesús Seijas 24 Marzo, 2014 at 19:46 #

    Muchas gracias por la cobertura! :)\r\nUna cosa, mi apellido es Seijas… lo sé, es complicadete

    • Andrés Purriños
      Andrés Purriños 24 Marzo, 2014 at 21:50 #

      Gracias a vosotros por vuestra ayuda, lo corrijo inmediatamente. El mío también es de los que hay que deletrear. 🙂

  3. Baldo 25 Marzo, 2014 at 20:07 #

    Hola! Genial el artículo! Por cierto, te agradecería igualmente si corrigieras mi apellido, es “Baldominos” con B. Muchas gracias! 🙂

Deja un comentario