Mi querida perrita Pipa
ZOOM
GALERÍA
27 COMENTARIOS

Consejos para sobrevivir a los pelos de tus mascotas

La maldición de los pelos

El hombre entró en la habitación. Enseguida vi que se trataba de un buen caballero inglés por su impecable traje, exquisitos modales y pulcro aspecto. Un hombre serio poco dado a dar muestras de debilidad. Con apenas un vistazo mi amigo Holmes dedujo, además, que se trataba del director de un banco, que había viajado hacía poco al trópico, que la doncella estaba metida en un lío por un chico y que era extremadamente cariñoso con su perro y sus dos gatos, a juzgar por la cantidad, variedad y distribución en su traje de pelos animales y los finos arañazos de su muñeca.

Si esto hubiese sido un auténtico caso del gran Sherlock Holmes puede que lo hubieran titulado “La maldición de los pelos”. Cualquiera que tenga animales peludos en casa (los humanos no cuentan) sabe lo que significa bregar continuamente con sus pelos, sentir la frustración de no poder librarse nunca de ellos y temer al buen tiempo (época de muda) más que un alérgico. Por mucho que se los quiera, el tema de los pelos puede poner a prueba la paciencia de más de uno. Y como la necesidad aguza el ingenio, queremos contarte algunas de las cosas que puedes hacer para que ese “tercero en discordia” que son los pelos no moleste más de lo necesario.

Estos consejos son fruto de la experiencia. En casa tenemos una perra y dos gatos, y hemos probado todo tipo de técnicas y trucos con cepillos, látex, microfibra y telas para no vernos invadidos por los restos de su pelambrera. La desesperación llevó incluso a mi madre a tratar de pasarle el aspirador a la perra, y gracias a Dios que no lo intentó con el gato. Esperamos que esta experiencia sea de utilidad para cualquiera que tenga animales en casa que no sean lampiños.

Consejos básicos de supervivencia

Cuando tienes animales en casa no es difícil acabar con pelos ajenos por toda la ropa.

1. Lo primero que tienes que hacer es no desesperar y ser perseverante. Piensa que la paciencia es la madre de todas las virtudes, y que saber mantener el tipo ante un traje lleno de pelos justo antes de una entrevista de trabajo, te hará estar más cerca del cielo, pero sin tener que morirte para ello. La perseverancia, por su parte, te permitirá mantener unos niveles mínimamente aceptables de invasión peluda. Es esencial mantener cierta regularidad en las prácticas que te vamos a proponer. Sólo así conservarás una cordura mental básica y evitarás que te tengan que operar para extraerte una bola gigante de pelo del estómago.

El monstruo peludo

El monstruo peludoNinguna película de terror te causará tanto miedo como recolectar bolas pelo de este calibre (o mayores) después de pasarle el cepillo a tu perro o gato.

2. Cubre los lugares clave. Un truco infalible para que sofás, camas y, por ende, la ropa que llevas puesta, no se llene de pelos, es acostumbrar a los animales a no subirse a ellos. Aunque, si además de perro tienes gato, puede que te resulte algo más complicado hacerle entender al can que él no puede subirse, mientras el gato hace lo que le da la real gana, donde le da la real gana y, si es delante de los morros del perro, mejor. Sin embargo, si no puedes evitar que tus dos mastines de los Pirineos y tus tres gatos persa se echen la siesta en tu cama, te aconsejamos que uses algo a modo de cobertor. La idea es, en el caso de la cama, emplear alguna sábana o colcha de trama cerrada para tenerla puesta sobre tu cama durante el día y poder, en la noche, dormir en un espacio lo más limpio y libre de pelos posible. Si te gusta dormir rodeado de tus adorables bichos, entonces no hemos dicho nada. En cuanto al sofá, si te gusta ver “El encantador de perros” todos juntos, lo que tienes que tener en cuenta es el tipo de tapicería de tu sofá. Si se trata de un sofá de piel o de polipiel, lo cierto es que con una sacudida o con el aspirador, eliminarás el 99% de los pelos. Pero si es de tela, dependiendo de la trama y del tipo de pelo del animal, puede que necesites, no paciencia, sino lo siguiente, para extraer los pelos clavados. En estos casos, meter la funda en la lavadora no sólo no basta, sino que puede acabar con el filtro de la máquina colapsado. Para que, al menos no se incrusten en el tejido y sea más fácil retirarlos, busca una funda o una tela protectora con la trama lo más prieta posible.

3. Pasa el aspirador todo lo que puedas. Con el aspirador evitas el fenómeno “Hair is in the air”. Por mucho cuidado que pongas, al barrer el pelo se levanta, se esparce y vuela. Si bien existen cepillos de silicona que agrupan el pelo y favorecen que no se difunda por el aire, lo mejor, con diferencia, es el aspirador. Y si es especial para pelos de mascotas, como los que tiene el fabricante Dyson, tu vida cambiará radicalmente. Sin embargo, antes de lanzarte a comprar nada, valora tu bolsillo, tu constancia y tu habilidad con el cepillo. De poco te servirá gastarte una pasta en un Dyson si no lo usas a diario. Para el caso te puede salir más barato usar algunas de las “armas de guerra” que te recomendaremos más adelante.

4. Cepilla al animal. Sea perro o gato, cepíllales el pelo a diario o, al menos, con la mayor frecuencia que puedas. Con el cepillado ayudas a eliminar todo el pelo muerto. Es más fácil aspirarlo luego de un único lugar que repartido por toda la casa. También puedes aprovechar los paseos por el parque con el perro para cepillarlo allí antes de llegar a casa y también cuando lo bañas.

5. Aliméntalos bien. Cuando los animales están enfermos o tienen una dieta inadecuada pierden más pelo. De todas maneras la inversión en una buena alimentación también ayudará a prevenir algunas enfermedades, con el consiguiente ahorro en visitas al veterinario.

Esto es la guerra y estas son tus armas

Funda de sofá llena de pelos.

 

CEPILLO DE GOMA – Cuando encuentras pelos por el suelo lo más rápido es echar mano del cepillo. Pero no todos los cepillos barren igual, especialmente los pelos. Con un cepillo normal (de los de toda la vida) puedes recoger pelo, pero te resultará complicado agruparlos para recogerlos y que cada movimiento del cepillo no los esparza más por la casa. Luego te encontrarás con el añadido de limpiar los pelos que se quedan adheridos a las cerdas del cepillo. Los cepillos de goma tienen la ventaja de que consiguen reunir los pelos, y que se queden “pegados”, sin que vuelen demasiado, estos no se quedan adheridos a las cerdas y, si fuese necesario, se limpian fácilmente con agua. Evidentemente es un poco más caro que los normales, pero dependiendo del fabricante los puedes encontrar por 20 € o por 10 €, y si es de un chino puede que incluso menos.

El cepillo de goma aglutina los pelos y es más difícil que se distribuyan por toda la casa.

 

GUANTE DE LÁTEX –  Aunque no te lo creas puede llegar a convertirse en tu mejor amigo. Prueba los que te vengan mejor, ya sean los habituales de cocina o los de quirófano. Te serán extremadamente útiles para quitar los pelos de las tapicerías de sofás, sillones, sillas, etc. Lo único que hay que hacer es humedecer un poco el guante y pasarlo sobre la tela en la misma dirección, arrastrando los pelos hacia un único punto para, luego, recogerlos con facilidad.

 

CINTA ADHESIVA –  Puedes hacerte con esos packs de rollos adhesivos que venden para quitar pelos de la ropa, pero si lo prefieres, te puede ser igual de eficiente comprar rollos gruesos de cinta adhesiva, mejor si son de muy baja calidad. Casi viene mejor que no sean demasiado adherentes para que no manchen los tejidos o dejen residuos en telas delicadas. Lo importante es que se despegue fácil y que sea ancha. Cortas un pedazo de unos 15-20 cm, te lo enrollas en la mano, y lo pasas suavemente sobre la ropa a la que quieras quitar los pelos. Es bastante eficaz sobre telas prietas. En las de punto no conseguirá eliminarlos todos porque se quedan hincados entre las fibras.

 

CEPILLO PARA PERROS –  O para gatos. Los hay de muchos tipos. Algunos son como un guante de goma con pequeñas cerdas, para pasárselo al animal como si lo estuvieras acariciando. Hay cepillos de cerdas y también cardas. De púas más finas o más gruesas; más separadas o más juntas. Depende del tipo de pelo que tenga el animal. Si es de pelo largo una carda le puede venir muy bien, pero si lo tiene corto, puede que hasta le moleste o haga daño. El guante suele ser bastante suave, pero el objetivo es desprender el pelo muerto de forma controlada, y si resulta demasiado flojo, no te servirá de mucho. Luego, también hay peines especiales para perros de pelo largo, que sirven específicamente para desenredar antes de cepillar, como el que te mostramos en la foto.

 

CARDA –  Si el animal que vive contigo tiene el pelo un poco largo, la carda le vendrá muy bien. Te darás cuenta después de un rato de andar cepillando con ella a tu amigo peludo, y tengas que parar para limpiarle verdaderas mantas de pelo entretejido. Todo lo que saques con esto del animal es materia que no estará luego esparcida por el suelo, por tu sofá o volando por la casa.

 

FURMINATOR – Esto sí que te cambiará la vida. No es exactamente un cepillo ni una carda. Se trata, más bien, de un decapador. Hay para perros grandes y para perros pequeños, y también los hay específicos para gatos de pelo largo y de pelo corto. Lo que hace es extraer los pelos sueltos de la capa interior de pelo sin dañar la exterior al tiempo que le quita una buena cantidad de volumen a la melena. Según el fabricante, a partir de que empiezas a usarlo la caída de pelos se reduce en un 90%. A poco que se cumpla esto, tu nivel de desesperación se reducirá considerablemente. Desde luego, te cobran por ello. El chisme este cuesta más de 30 euros si es de la marca Furminator, adaptado al largo de pelo de cada animal. Pero se pueden encontrar productos parecidos por unos 12 euros, aunque no sean tan específicos.

 

ELIMINADOR DE PELOS CARPET –  Es una evolución del guante de látex y su función es la misma, sólo que no necesitas mojarlo. Arrastra los pelos de tejidos, tapicerías y alfombras bastante bien, pero no es muy conveniente usarlo con tejidos delicados. Es bastante eficaz para quitar los pelos de los asientos del coche. Si le das mucho uso tendrás que comprar otro porque las minicerdas de goma se acaban desgastando. Lo bueno es que no te costará más de 7 euros.

 

ASPIRADOR – Sin lugar a dudas le gana por goleada a los cepillos. Todo lo que entra por el tubo y llega hasta el depósito, se queda dentro. No vuela. No se difunde. No se esparce. Lo único que tendrás que cuidar será el depósito y los filtros, limpiándolos cada vez que lo uses, porque los pelos se acumulan fácilmente y pueden perjudicar el buen funcionamiento del aparato. Ten en cuenta también que estamos hablando de aspirar suelo. A la hora de aspirar tejidos debes tomar otras precauciones, como estirar muy bien la tela para que la boca del aspirador no se pegue a la tela y la absorba, atrancando la máquina. Depende de lo que te quieras y puedas gastar hay aspiradores más o menos potentes, con filtro de agua o sin él.

Pero lo que puede suponer un antes y un después en tu vida es un Dyson. Caros. Son caros. Por eso es mejor que evalúes el uso que vas a darle y si te merece la pena. El fabricante Dyson vende un aspirador especial “para animales”. Básicamente cuenta con un accesorio especial para aspirar telas y tapicerías. No sólo tiene una potencia de aspirado que te dejará con la boca abierta, es que soluciona el problema del aspirado de telas y saca, ¡saca de verdad! los pelos más metidos dentro de las tapicerías sin hacer vacío.

Dyson también tiene un accesorio que sirve para cepillar y aspirar al mismo tiempo a tu mascota. Por experiencia sé que el aspirador no es el electrodoméstico favorito de perros y gatos. Al menos los míos salen disparados a esconderse cada vez que me ven cogerlo, y no salen hasta que lo guardo. El ruido que hacen les desagrada mucho, y les asusta, por lo que lograr que estén tranquilos mientras se los “aspira” me parece que requiere de otras habilidades extra. Pero si se lo acostumbra al ruido, posiblemente sea el “cojoinvento” del siglo, como puedes ver en este vídeo y en este otro.

 

COBERTORES – Como decíamos al inicio, una vez controlado el problema de los pelos por el suelo, conviene cubrir bien los puntos más conflictivos. Básicamente los lugares donde te sientas y donde duermes. Para el sofá y los sillones hay muchas opciones disponibles, desde fundas ajustables elásticas a otras de tela que se sujetan mediante cintas. ¿Qué elegir? Depende de las características de tu sofá y de lo que quieras gastarte.

No todas las fundas se adaptan por igual y, lo que es más importante, si compras una funda para proteger la tapicería del sofá, conviene que sea fácil de limpiar y que disimule, en la medida de lo posible, los efectos de los pelos. ¿Crees que el estampado no es importante? Pues te equivocas. Si tu perro o gato es de pelo claro y usas un cobertor de color oscuro, a la mínima ya tendrá aspecto de sucio, porque cualquier pelo se verá mucho más. E igual si el contraste es al revés, pelo negro sobre fondo claro. Piensa en eso antes de comprar algo. En cuanto a que sea fácil de limpiar, depende del entramado de la tela y de lo lisa que sea. Las fundas elásticas suelen tener rugosidades y, a la hora de limpiarlos, ya sea con el guante de látex, con Carpet o con el aspirador, hay que estar estirando y el proceso se hace más largo y pesado. Cuanto más lisa y prieta sea la tela, mejor. Igual para la cama.  Si prefieres no cerrar las puertas de los dormitorios, te conviene cubrir las camas con una tela (una sábana sirve perfectamente) que luego retires fácilmente por la noche antes de ir a dormir.

Por muchos pelos que suelte, tener animales en casa merece siempre la pena

Otra cosa que te convendrá tener en cuenta es si entra en tu lavadora, porque con seguridad tendrás que lavarlo más de una vez. Un consejo. Antes de meter en la lavadora cualquier funda, trapo o cama de animal, aspíralo bien y asegúrate de eliminar previamente la mayor cantidad de pelos posible. No confíes a la máquina de lavar la tarea de “pelar” la tela, porque lo único que conseguirás será una lavadora estropeada con el filtro saturado de pelos. Para cubrir los asientos de los coches ya venden fundas especialmente confeccionadas para que se acoplen a la forma de los mismos y tapen bien todos los puntos críticos. Además, son fáciles de quitar después y de limpiar.

Y si huele a zorruno…

Una vez que convives con ellos quererlos es muy fácil, pero además del tema de los pelos, el de los olores es otro punto de posibles roces en la convivencia. Por lo general los gatos se encargan de su propio aseo de forma bastante eficiente, y no suelen oler mal. Aún así, si se quiere uno asegurar de que estén limpitos y espercojaos, de higos a brevas se les puede dar un baño de espuma seca, salvo que tengas una rara avis a la que le guste el agua o un gato Van Turco.

A los perros, sin embargo, les gusta revolcarse sobre cosas olorosas y, aunque no son tan endiabladamente reticentes al baño de agua y jabón como los gatos, no sientes especial gusto por oler a coco o a flores. Lo más probable es que, nada más bañarlos, busquen la menor oportunidad para restregarse contra una caca seca (o no) o un pájaro muerto. El olor se quedará pegado en el sofá, el sillón, su cama o la tuya. Vamos, por cualquier sitio por donde ande, y dejará ese “olor a perro” que detectarás nada más entrar a tu casa. ¿Qué puedes hacer? Como en el caso de los pelos, armarte de paciencia. Bañar al perro cada vez que se guarree más de lo tolerable (con agua y champú para perros o, incluso en ocasiones, con espuma seca para animales) lavar las fundas de los sitios donde suela dormir y usar, si es necesario, sprays desodorantes de tejidos. Recuerda que hay que aspirarlos antes de meterlos en la lavadora. Cuidadnos.

Terminamos. Seguramente, muchos de vosotros tenéis otros trucos y cosas que os funcionan a la hora de sobrevivir a los pelos. Como decíamos al inicio, la necesidad aguza el ingenio. Lo fundamental es que todo lo bueno que aporta convivir con animales, que es mucho, no se vea empañado por que cosas como estas nos hagan perder la paciencia y sentirnos desbordados. Si los quieres como a uno más de la familia, no hace falta que nadie te diga que incluso padecer la “maldición de los pelos” en casa merece la pena. Merece mucho la pena. Sólo esperamos que alguna de las cosas que os hemos contado aquí, sean de utilidad.

ACTUALIZACIÓN (julio 2016): Recientemente hemos descubierto, a través de unos amigos, algo casi “milagroso” para eliminar los pelos de las mascotas de la ropa. Se trata de la secadora. Estos amigos, que tienen perro y gatos, nos comentaron que la ropa que meten en la secadora sale SIN pelos. No es que salga con menos, es que de alguna forma consigue extraerlos de los tejidos.

Después de tomar medidas en casa comprobamos que no había forma de comprarnos una secadora porque, sencillamente, no teníamos dónde ponerla, ni siquiera cabía encima de la lavadora. Así que lo que estamos haciendo es lavar toda nuestra ropa en un día de la semana y llevarla a una lavandería de autoservicio que hay cerca de casa. Tienen secadoras que aguantan hasta 25 kilos de ropa, así que cada vez que hace falta metemos sábanas, colchas, fundas de sofá, ropa y los calcetines negros en los que siempre se quedan clavados los pelos blancos y, lo cierto es que no te lo crees hasta que no lo ves. La ropa sale sin pelos.

Si tienes secadora en casa seguramente ya lo habrás comprobado. Si no tienes y te planteas comprarla por esto, prueba antes si quieres en uno de estos autoservicios, porque te vas a quedar gratamente asombrado.

Imágenes: Fátima Gordillo y Roberto Díaz

27 Responses to La maldición de los pelos

  1. Ro 9 Abril, 2015 at 21:17 #

    Muchas gracias por el artículo, me he reído mucho 🙂 , yo sufro también con los dichosos pelos, pero adoro a mis pequeños, tengo dos gatos y un perro.\r\n\r\nTomo nota de tus consejos¡

    • Fátima Gordillo
      Fátima Gordillo 10 Abril, 2015 at 11:00 #

      Si es que se les coge un cariño… 🙂 un perro y dos gatos tenía yo también. Ahora la familia ha crecido con una gata de acogida y un bebé encontrado en el motor de un coche. Los pelos se han multiplicado. Así que le pongo velas a San Dyson para que me dure muchos años.

  2. Teodolinda Luisa. Robledo 15 Octubre, 2015 at 10:33 #

    Como los pelos, además de las piedras sanitarias que me desparraman por todo el piso, son las dos cosas que me ponen mal, el articulo me parecio excelente, y como vivo a en Argentina la aspiradora Dyson asi como el furminator, no se donde podre conseguirlos. Si no los encuentro buscaré algo similar. Les agradezco todos los consejos, porque amo a mis gatos., son todos rescatados y los alimento muy bien y tienen un veterinario buenisimo, estan vacunados y el unico problema es que me lleva mucho tiempo tener mi departamento limpio para que esten bien. Muy agradecida y que esten bien.

    • Kiraroc 9 Noviembre, 2015 at 13:21 #

      Hola! yo tambien tengo una gata que hace sus necesidades en el arenero. Para evitar que las piedras sanitarias vayan por toda la casa, yo le pongo una alfombra pequeñita justo por donde sale del arenero y la verdad es que gran parte de las piedrecitas se quedan ahi. De todas formas también es importante mantener muy limpia la arena y comprar una que sea muy aglomerante para que no se les pegue en las patitas. Un saludo 😉

    • maru 9 Junio, 2016 at 21:51 #

      hola, vivo en Argentina y encontre el Furminator en Mercadolibre. suerte!

    • adriana 3 Abril, 2018 at 23:35 #

      Ohhh yo también vivo en Argentina y tengo 4 gatos, de los que 3 son de pelo largo, te aseguro que me pone muy mal tener todo, absolutamente todo lleno de pelos. Mis nietos casi no los traen porque se van “peludos” por más aspiradora que pase, el borde de las cortinas, mi cama, mi ropa, cualquier cosa está llena de pelos. Estaba pensando en regalar a 2 de ellos pero la verdad es que no puedo elegir, cada uno es complemento del otro según sus distintos caracteres. No se que hacer … me pone muy mal, incluso no poder incluir un pequeño perrito en mi vida (estoy desde hace años penando el síndrome del “nido vacío” por mis hijos y la verdad es que cada vez es peor el sentimiento de soledad que percibo Y no poder terminar nunca con los pelos en todo lugar y rincón de la casa es desesperante.

  3. reixa 15 Octubre, 2015 at 11:25 #

    hola…me siento súper identificada….tengo 2 perros, un setter gordon y un braco alemán….y mi casa es un hervidero de pelos….estoy intentando encontrar ya un buen aspirador xq , aparte, soy asmática…..y vivo rodeada de pelo perruno…..mi casa parece el desierto….pelos, pelos y más pelos…..

    • Rosa 27 Enero, 2016 at 15:02 #

      Hola…. si vives en Madrid, te puedo dar la solución a los pelos de tus animales.. ponte en contacto conmigo

      • ana 4 Abril, 2016 at 16:07 #

        hola he leido tu comentario y me gustaria q me explicases esa solucion q dices q tiene jaj

      • Vicente 17 Septiembre, 2016 at 10:59 #

        hola…¿cual es tu solucion, Un abrazo

  4. Kiraroc 9 Noviembre, 2015 at 13:47 #

    Hola!! yo también vivo en el universo de los pelos perrigatunos. Os dejo algun remedio casero que yo utilizo a parte de los que ya han comentado en el articulo.\r\n\r\nPARA EL OLOR A PERRO EN EL SOFÁ: Después de aspirar los pelos que haya en el sofá, mezclais un tapon de suavizante concentrado (a ser posible marcas duraderas como Vernel, Flor, San, Mimosin,…), con un dedo de agua. Cogeis una esponja de baño de las normales, la mojais y la escurrís bien. Limpiad las fundas con la mezcla y vereis que deja un olor muy agradable, a parte de quitar el polvo y la suciedad que se acumula en las fundas. Mi sofá es de tela de “piel de melocotón”.\r\n\r\nPARA LOS PELOS EN LAS FUNDAS O SOFÁ: Comprad un aparato de limpiar cristales de esos que hay en forma de T (en las tiendas de chinos valen 1€ aprox), y pasadlo por la funda o los cojines del sofá, el efecto es parecido al del guante de latex pero para mi mucho mas cómodo a la hora de usar.\r\n\r\nEspero que os sean tan útiles estos consejos, aunque es dificil que los pelos desaparezcan por muchos truquillos que apliquemos, yo seguiré adorando a mis 2 perros y a mi gata!!

  5. María Elena 4 Julio, 2016 at 1:35 #

    Ya con solo leer este excepcional -y solidario – artículo “siento” que mi casa huele a limpio y (CASI) no se ve ningún pelillo negro de los que despelan mis dos perritas

    • Redacción
      Fátima Gordillo Santiago 4 Julio, 2016 at 10:07 #

      Me alegra mucho que te haya servido. Si encuentro un rato añadiré al artículo el último descubrimiento de la lucha “antipelos”: la secadora. No deja ni uno 🙂

  6. Mireya 12 Julio, 2016 at 1:14 #

    Y yo que moría de vergüenza pensando que solo me pasaba esto a mi, mis gaticos a quienes amo me dejan el piso nevado de pelo y ya estaba a punto de llorar por no encontrar soluciones, gracias mil!!!! Muy divertido!!!!

  7. Carolina 16 Octubre, 2016 at 7:00 #

    A mí no me funciona la secadora, después de lavar la ropa de cama de ellos la pongo en la secadora y sale con los mismos pelos que tenía, es un asco, los pelos están por toda mía casa, se clavan en los tejidos de mis sábanas y pican durante la noche. Estoy desesperada, no sé qué hacer. Hasta he pensado en rapar a mis 3 perros

  8. elena 14 Diciembre, 2016 at 4:50 #

    Mejor rapate tu

    • Merche 19 Diciembre, 2016 at 0:54 #

      No mejor rapate tú elchocho, yo tengo el mismo problema y con un bebé en camino y sinceramente no me haría ni puta gracia ver pelos en su ropa o comida a parte de antihigiénico es asqueroso.

      • Yo 15 Agosto, 2017 at 15:51 #

        Maleducada

  9. Asun 14 Diciembre, 2016 at 11:56 #

    Hola, un consejo para quitar los pelos de las mantas de los perros o de las fundas del sofá o cualquier tela con pelos incrustados, es poner esa prenda en la secadora antes de lavarla, en el programa de aire frío que suele durar 10 minutos y tiene el dibujo de unas aspas, y después ya la lavamos o la volvemos a poner en la cama del perro. El filtro de la secadora te desvelará la cantidad de pelos que había escondidos!! Es el mejor truco que conozco para quitar el máximo de pelos. Eso y pasar el aspirador a diario (yo tengo uno que va solo, de la marca Roomba)

  10. ROSA 28 Diciembre, 2016 at 18:06 #

    JO EN LA CAMA LE PONGO ENCIMA UN SACO, ME REFIERO ALOS SACOS DE DORMIR DE ACAMPADA. LA TELA DE SACO RESBALA, POR LO TANTO ES MUY FÀCIL DESPRENDER-SE DE LOS PELOS. ESA TELA ÉS LA UNICA QUE VA BIEN, MÁS QUE LA TELA DE SABANA.\r\nGRACIAS POR TODOS LAS SUGERENCIAS.

    • adriana 3 Abril, 2018 at 23:36 #

      el problema es que “amasan” y sacan las uñas y siempre me agujerean todo lo que pongo…. mmm

      • pepe 25 Julio, 2018 at 22:21 #

        O peor, les encanta hacerse papi en ellas

  11. Yavestruz 5 Junio, 2017 at 0:01 #

    Genial artículo, la verdad es que me ha resultado muy gracioso ya que muchas de las experiencias, desesperantes, que relatas las he vivido. Por ejemplo el día que recién bañado ,en verano, salimos a dar un paseo para que se seque y en un descuido restregarse a conciencia con una culebra muerta…. espectacular aroma
    Muchas gracias por los consejos, en especial el de la secadora que pienso probar en breve.
    Es cierto q han habido temporadas en las q me sentía desbordada, pero he aprendido que me aporta Mucho más su sola presencia que una casa o/y ropa impolutas (eso sí en los últimos años tengo poca ropa oscura, mi tesoro es clarito).
    Por último solo añadir que no puedo estar más de acuerdo contigo:

    POR MUCHOS

    PELOS QUE SUELTE,

    TENER ANIMALES

    EN CASA MERECE

    SIEMPRE LA PENA

  12. Isabel 19 Junio, 2017 at 18:13 #

    Una roomba, a mi me a cambiado la vida. Se come todos los pelos del suelo y es supercómodo. Ya no tengo pelos en la mesa ni en los muebles que se volaban del suelo. La roomba hace todo el trabajo solo tienes que darle al botón

  13. Maria Dolores Real 8 Septiembre, 2017 at 11:43 #

    Gracias por los consejos y el buen rato que pasé mientras lo leía

    • Redacción
      Redacción 8 Septiembre, 2017 at 12:47 #

      Nosotros también nos divertimos escribiéndolo, casi tanto como disfrutando de los perritos, aunque suelten pelos.

  14. Conchi 28 Enero, 2018 at 23:42 #

    Me ha encantado….entre tu genial articulo y las ideas de los comentarios creo que se han abordado todas las soliciones posibles para acabar con “el tercero en discordia”…los pelos…Graciassss

Deja un comentario