mooverang
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Para que los que no pueden ahorrar al menos lleguen a fin de mes

Mooverang: la app de OCU para gestionar la economía doméstica

El gran problema de las crisis es que una de las cosas que más le cuesta a las familias es llegar a fin de mes. Con una situación así difícilmente se pueden plantear siquiera ahorrar. Cuando vemos que mes a mes las cuentas no salen, llega el momento de poner todas las cartas sobre la mesa y empezar a administrarse. Hasta ahora lo más común era echar mano de una tabla de excel para llevar nuestras entradas y salidas al día. Afortunadamente existen aplicaciones que facilitan la siempre delicada tarea de manejar la economía doméstica. Una de ellas es Mooverang, una aplicación gratuita para PC y móvil con apenas un año de vida, más de 100.000 descargas y que se postula para convertirse en un sustituto definitivo de las hojas de excel y los libros de cuentas.

Estuvimos hablando con Alexandre Lima, executive manager de Mooverang, para conocer de primera mano su funcionamiento, las novedades a corto-medio plazo y su interpretación sobre “¿Quién lleva los pantalones en casa?”, un reciente estudio encargado por Mooverang sobre la toma de decisiones financieras en el hogar. Dice Lima: “Ahora lo que la gente quiere no es ahorrar más, sino acabar fin de mes con dinero“. En ese sentido la app ayuda a controlar el dinero para llegar a fin de mes. Si algo quiere la gente es tener claro en qué se gasta el dinero.

Prever gastos, mejorar compras

Según explica Lima, una vez descargada la aplicación todo lo que hay que hacer es dar de alta las cuentas de ahorro, cuentas corrientes y tarjetas de crédito que se tengan. Hay una lista de más de 40 bancos y cajas que pueden añadirse a Mooverang. Este es, quizá, el punto que puede despertar más recelos en el usuario. La seguridad y el sentido común sugieren que no es recomendable dar nuestras claves bancarias de acceso a nadie, y la mayoría de las entidades financieras desaconsejan que se haga. Especialmente porque se trata de aplicaciones que requieren de tus datos de acceso para extraer los datos, lo que significa que hay otro servidor (aparte del banco) que almacena los datos y, como decía un escéptico: Es como decirle a los hackers “Hola, tengo las contraseñas de mucha gente”. Por esta razón, explica Lima, los niveles de seguridad con los que cuenta Mooverang son equivalentes a los que usa cualquier banca online: encriptación de 256 bits, certificado SSL TLS, sello de seguridad Norton Secured, pruebas de intromisión y auditorías de seguridad realizadas por empresas especializadas en seguridad bancaria. Para Lima una de las ventajas de Mooverang es que es independiente de los bancos, y dada la “desconfianza” general hacia estas entidades, los datos y consejos ofrecidos por la aplicación pueden ser mejor recibidos por los usuarios.

02

Al añadir tus cuentas bancarias y tarjetas la app lee toda la información de las mismas para crear un patrón de consumo. Así identifica los gastos recurrentes: pagos mensuales, bimensuales y anuales, y los categoriza y los contempla en la previsión de los meses siguientes. En el caso de los gastos periódicos variables, como agua, gas o electricidad, hace estimaciones según el consumo de los mismos meses del año anterior. Y como todo puede cambiar en cualquier momento, siempre es posible editar las categorías y modificar manualmente los cambios o lo que se desee que la app contemple. La aplicación no permite hacer transacciones en nuestras cuentas, lo único que hace es ofrecer información actualizada y categorizada de nuestras finanzas.

Una vez que la ponemos en funcionamiento la app resta, a primeros de mes, los gastos fijos (y los puntuales que le hayamos indicado) del saldo de la cuenta, para que veamos con qué dinero contamos para el resto de gastos. Es una forma de dar visibilidad al estado real de nuestra economía y valorar si podemos o no gastar en otras cosas. Por otra parte, si de compras se trata, la aplicación tiene un apartado de Ofertas desde el que se accede a distintas tiendas online. Si compras algo accediendo desde la app se hacen descuentos que se reembolsan directamente en la cuenta del usuario, “no en forma de vales, sino en dinero“, explica Lima.

El sistema va aprendiendo a tres niveles diferentes. Por un lado recibe feedback de una base de datos con más de un millón de comercios de España, luego, a nivel individual de cada usuario particular y, finalmente, a nivel de comunidad con la información de todos los usuarios de la aplicación. Lima explica que toda esa información permite mejorar la categorización, que es la base de la propia app, y a partir de ahí puede crear presupuestos para el usuario.

Alertas y recomendaciones de la OCU

Una de las mejoras que los usuarios de esta app podrán ver en breve es la relativa al apartado de las alertas. Hasta el momento la app emite alertas para avisar al usuario, con un mes de antelación, del pago de los recibos anuales; dentro de poco será posible añadir algunas más, más específicas y hacerlas configurables. Las alertas se reciben en el móvil o por correo, independientemente de que se entre en la aplicación.

iphone6_3

Mooverang es una iniciativa de la OCU, financiada y respaldada por ella como entidad autónoma para ofrecer este servicio a los usuarios, sean o no socios de la OCU. Gracias a esto la aplicación también contará a corto plazo con información y consejos de la OCU, para ofrecer un plus de contenidos con los que el usuario puede tomar decisiones más convenientes sobre consumo. Podría ser algo así como que te recomiende cambiar de banco después de ver lo que te cobra el tuyo en comisiones, y ofrecerte una comparativa de otras entidades para valorarlo; o “estás gastando mucho en electricidad, mira estas tarifas a ver cuál te conviene más“. Las recomendaciones serán “una capa de servicio adicional“, dice Lima.

A pesar de contar con ofertas de comercios y recomendaciones de consumo, la app no ofrece ningún tipo de publicidad, “ni ahora ni a futuro“, asegura Lima. Lo que sí habrá a futuro serán versiones de pago, donde se ofrezcan esas capas de servicio adicional.

¿Quién tiene los pantalones en casa?

Este es el título de un estudio independiente, encargado por Mooverang, para conocer mejor algunos de los hábitos de los hogares españoles en cuanto a cómo se reparten las decisiones financieras en casa. Curiosamente, aunque los usuarios de la app son mayoritariamente hombre, sólo el 5% de ellos se hace cargo de las cuentas del hogar, según refleja el estudio, mientras que en el 55% de los casos es la mujer la que se responsabiliza de ello. Al menos en lo que a los gastos diarios y el pago de recibos se refiere. Si hablamos de decisiones más importantes como la compra de una casa o las vacaciones, sólo el 7% de las mujeres toma la decisión en solitario, mientras que en el 73% de los casos son decisiones que se toman en pareja.

El dinero es, en muchos casos, motivo de discusión dentro de los hogares. Más concretamente en el 58% de los casos se discute por falta de dinero y en el 22% de los casos por tener opiniones encontradas acerca del uso que hay que darle. También en el 21% de los casos se critica la forma en que el otro gasta el dinero y en un 20% se discute por los gastos que se dedican a los hijos. Sólo en un 9% de los casos hay discusiones por que el otro gana menos y en el 5% por haber realizado compras a escondidas.

El estudio también revela en qué ponen sus prioridades los hogares españoles, especialmente cuando hay poco dinero y es necesario decidir qué se paga y qué se deja de pagar. Generalmente lo primero que se decide no pagar en caso de apuro es el alquiler o la hipoteca, y suele ser además el pago en el que más se retrasan los hogares españoles, seguido del teléfono, los servicios y los seguros.

Para Mooverang, según explica Lima, los datos de este estudio servirán para conocer mejor el tipo de gasto que las familias suelen “aparcar” cuando se ven en la necesidad y optimizar las alertas de la aplicación para ayudar a que pase menos. Especialmente porque aunque el 76% de los hogares asegura que planifica los gastos, un 40% reconoce que no lo cumple, especialmente las personas con hipoteca o de alquiler. Quizá con aplicaciones que se adapten mejor a los usuarios podría reducirse ese porcentaje. Eso y una buena dosis de disciplina, claro está.

No comments yet.

Deja un comentario