" />
niñas bebiendo agua
ZOOM
GALERÍA
5 COMENTARIOS

En qué consiste la deshidratación y cómo te afecta

¿Qué pasa realmente si no bebes suficiente agua cada día?

Deshidratación. Eso es lo que pasa cuando no bebes agua en cantidad suficiente. No hablaremos en este reportaje de situaciones extremas de deshidratación (en tal caso lo que tienes que hacer es salir pitando para urgencias) pero sí de las cosas a las que debes estar atento para no llegar a eso. Haz un repaso mental a tus hábitos de consumo de agua para saber si estás tomando suficiente o no. Si bien es cierto que por regla general la mayoría de los líquidos hidratan, es conveniente distinguir ‘líquidos’ de ‘agua’. La mayor parte de los líquidos que ingerimos al día deben ser agua de baja mineralización. En segundo lugar aguas más minerales, tés, infusiones y refrescos sin azúcar y cafés. En tercer lugar zumos de frutas o verduras, caldos, leches o sustitutivos de la leche, cerveza sin alcohol, infusiones o café con azúcar y bebidas isotónicas. Por último en orden y frecuencia (como mucho una vez a la semana), están las bebidas carbonatadas con edulcorantes artificiales, azúcares o fructosa. Así que cuando los médicos dicen que debemos beber entre un litro y medio y dos litros de agua al día, se refieren justamente a eso, a agua. Si dudas, trata de responder a esta pregunta, ¿lavarías los platos o tu coche con leche?, ¿te bañarías con zumo? Como salvo que seas raro de narices la respuesta habrá sido “no”, ahí podrás entender algo mejor por qué no es lo mismo “líquido” que “agua”.

Hombre o mujer, niño o adulto, deportista o sedentario, invierno o verano, enfermo o sano, obeso o no… la cantidad de agua que hay que tomar a diario varía según las circunstancias. Hay estudios que indican que las mujeres pierden más líquido que los hombres durante el ejercicio, por lo que convendría que bebieran algo más antes de empezar a realizar una actividad física intensa. Generalmente tu cuerpo se da cuenta antes que tú de que le falta algo, y se encarga de lanzar las alertas externas necesarias para que vayas al grifo lo antes posible. Cuando empiezas a sentir sed es porque ya has perdido más del 1% del agua de tu cuerpo, y has comenzado a deshidratarte. Ten cuenta que tu alimentación puede influir mucho en la cantidad de agua que tu cuerpo requiere, y si comes bacalao, o jamón, es posible que el cerebro te demande de inmediato una mayor cantidad de agua en la que poder diluir toda la sal que has tomado. El objetivo fundamental de la ingesta de agua es ayudar a mantener el equilibrio homeostático del cuerpo.

En busca del equilibrio

fuente de agua

Antes de que llegaran los gurús de los transpersonal, el cuerpo ya sabía lo importante que era para su supervivencia mantener el equilibrio, tanto de los elementos de su interior como de sí mismo respecto al medio externo. El termómetro nos ha enseñado lo que supone una diferencia de décimas en la temperatura corporal. La fiebre forma parte de los mecanismos de defensa del organismo; crea un desequilibrio en la temperatura interna para restablecer el orden cuando se ve atacado, por ejemplo, por algún patógeno. En condiciones normales el organismo es capaz de autorregularse solito, pero a veces necesita una ayudita; por ejemplo, si tienes fiebre será muy importante que te hidrates mucho más de lo habitual para colaborar con tu organismo. Si hace calor se refrigera mediante la sudoración, si comes demasiado azúcar pone a trabajar al páncreas para sacar toda la glucosa de más de la sangre, si sube la presión sanguínea aumenta el ritmo cardíaco y el volumen de sangre, si haces ejercicio aumentan los latidos del corazón y la frecuencia respiratoria para asegurar el flujo de oxígeno. En condiciones normales, y dentro de unos márgenes el cuerpo es capaz de equilibrarse cada vez que algo lo desequilibra. El agua es un elemento fundamental, por no decir vital, en buena parte de los procesos de regulación homeostática.

Aún cuando estemos en la más benigna de las primaveras y nuestro nivel de actividad física sea el de un gato, el cuerpo consume energía para mantener el equilibrio del cuerpo, o lo que es lo mismo, mantener la vida. Por eso se dice que la homeostasis es un equilibrio dinámico, porque continuamente el cuerpo trabaja para mantenerlo, y si deja de hacer lo que tiene que hacer, entramos en desequililbrio y, por tanto, en enfermedad. Como bien dice la física, todo tiende al caos. Si no nos disolvemos como un Mentos en una Coca-Cola es porque el cuerpo gasta mucha energía en mantener el orden. Eso explica por qué cuando limpias y pasa el tiempo, aunque no hagas nada (o precisamente por no hacer nada), tarde o temprano hay que volver a limpiar. Y también explica por qué las madres gastan tanta energía en mantener la casa limpia y en sacar a pasear el látigo cuando no ordenas tu cuarto. Ellas son la homeostasis de los hogares.

El papel del agua en esto es tan importante que no hay páginas en todo el Internet para explicarlo con suficiente profundidad. El agua es lo que se conoce como disolvente universal, una propiedad que se debe a su enorme facilidad para formar puentes de hidrógeno, lo que significa que es capaz de estabilizar muchas moléculas del organismo, y es efectivo tanto con cationes como con aniones. Salvo las sustancias no polares, todas las polares son hidrofílicas. Su constante dieléctrica es de las más altas que existen, lo que quiere decir que su capacidad como disolvente es muy, pero que muy alta. La mayor parte de las sustancias que entran y salen de una célula van disueltas en agua. Los ácidos nucléicos, los hidratos de carbono, algunas vitaminas y proteínas y la buena parte de las sales minerales son solubles en agua. Sin agua no se pueden producir la mayoría de las reacciones químicas del cuerpo, incluidas las enzimáticas. Forma parte indispensable de la nutrición celular igual que lo es de la nuestra. Podríamos seguir, pero baste recalcar de nuevo que es I-M-P-R-E-S-C-I-N-D-I-B-L-E para la vida.

¿Necesitas agua?

Agua en una cuchara

Como decíamos antes, el mismo cuerpo se encarga de lanzar una serie de señales para alertarte de que necesita que le des de beber.

  • El primero de ellos es la sed. Si tienes sed, bebe agua. Cierto es que a veces la sensación de sed no es muy patente, pero entonces puedes atender a otra de las señales. En cualquier caso es conveniente beber antes de tener que sentir sed.
  • Si tienes la boca como un zapato, bebe agua. Si la saliva se te ha convertido en engrudo, bebe agua. Si sientes que no podrías ni pegar un sello, bebe agua. Si tus labios están más despellejados que un edificio de Calatrava, bebe agua. Bebe agua.
  • También puedes empezar a beber agua si ves que tu orina empieza a parecerse a la túnica del Dalai Lama. Cuando la ingesta de agua escasea la concentración de electrolitos, desechos y otras sustancias es más alta, lo que hace que el pis salga amarillo oscuro e, incluso, anaranjado, cuando su color normal es amarillo muy clarito. Así que bebe agua.
  • Si además tu piel está seca y fría, bebe agua. La elasticidad y tersura de la piel depende de su hidratación. Si no hay agua no hay hidratación. La piel aparecerá cuarteada, seca y escasamente elástica. Podrías cogerte un pellizco de piel y ver lo que tarda en regresar a su lugar (si estás realmente deshidratado podrías estar varios segundo mirando cómo tu piel regresa lentamente a su sitio antes de que te dé un síncope). Cuando la piel está bien hidratada lo hace al instante. La frialdad es porque el cuerpo necesita agua para mantener la temperatura del cuerpo: no hay agua, no hay temperatura (más o menos).
  • Si te empieza a doler la cabeza, aunque no fuese por deshidratación, también te vendría bien beber agua. Las neuronas son de las primeras células que se irritan por la falta de agua. Cuando el flujo líquido disminuye se altera la tensión arterial. Las sustancias de desecho celular se acumulan y entorpecen el buen funcionamiento de todo el conjunto. El agua hace de drenaje para los tóxicos acumulados, y sirve también para restablecer la tensión arterial. Ayuda a bajarla si está alta, y la sube si ha bajado más de la cuenta.
  • Otra de las señales de que tu cuerpo necesita más líquido elemento es que empiece a sufrir calambres musculares. ¿No sabes lo que es un calambre? Puede que el momento de descubrirlo sea en lo que se llama “calambres nocturnos en las piernas”. Si quieres saber lo que es un mal despertar, espera a que los músculos de tus pantorrillas o tus pies decidan contraerse dolorosamente por un desequilibrio en la química del músculo. Las causas de los calambres nocturnos son diversas: pasar mucho tiempo sentado, deficiencia de potasio, calcio o magnesio o la ingesta de algunos medicamentos. Sin embargo una de las razones más habituales es la deshidratación. Bebe agua. Especialmente si ha hecho calor o has practicado deporte. Bebe agua suficiente antes de dormir. ¿Que te levantarás por la noche a hacer pis? Es probable, pero entonces tendrás que elegir qué prefieres que te despierte: las ganas de ir al baño o un espasmo repentino en una pierna que te haga chillar de dolor.

Digamos que estas son las primeras señales de alerta a las que debes estar atento. Si no estás vagando perdido en el desierto sin agua ni brújula, o en alguna otra situación extrema, no tienes excusa para no beber agua a la de ¡ya! De no hacerlo, lo que viene a continuación no será agradable (este alarmismo insano es fruto de mis años de experiencia como madre). El color de la orina se irá haciendo más y más oscuro, la piel más seca y arrugada, tus ojos se irán hundiendo en sus cuencas y tu ritmo cardíaco y respiratorio se irá haciendo más rápido. También aparecerá irritabilidad, mareos, desvanecimientos, confusión, inconsciencia, delirios, apatía y, finalmente, shock y muerte.

Antes de empezar a tener sed, bebe agua. Y si tienes cerca niños o personas mayores que no tienen tanta conciencia de sus necesidades, hazles beber agua, pero con moderación. Tanto jode lo mucho como lo poco.

El punto adecuado

osos jugando en el agua

Si hacemos caso a nuestro cuerpo y nos aseguramos al menos de beber entre  un litro y medio y dos litros (que equivale a unos ocho vasos), ya lo estaremos haciendo bastante bien, y eso se notará física y activamente. Visto lo que puede pasar cuando la entrada de agua en el organismo es insuficiente, toca ahora ver lo que puede ocurrir si nos pasamos de ansiosos. Como el beber poco, el beber mucho también puede matar. Aunque el sodio es electrolito del que no conviene abusar, es necesario mantener ciertos niveles para que la presión arterial funcione adecuadamente, así como para la contracción muscular y la transmisión del impulso nervioso. La bomba de sodio-potasio es una mecanismo activo que se produce gracias a una proteína de la membrana celular que se encarga de expulsar sodio de la célula e ingresar potasio. Por cada tres iones de sodio entran dos de potasio. Esto ayuda a mantener el equilibrio entre el medio intra y extra celular, la presión osmótica, así como a mantener la polaridad de la membrana celular, lo que implica su capacidad de recibir y transmitir el impulso nervioso. Para exponer la versión resumida, si la bomba de sodio-potasio no funciona adecuadamente, la vida no es posible.

Cuando la cantidad de agua que entra en el cuerpo es demasiada, el mecanismo natural de ósmosis tratará de equilibrar la alteración en la concentración de solutos. El medio externo de la célula no tiene la misma composición que el medio interno, y es importante que se mantenga esa diferencia, para que todo funcione bien. El exterior de la célula tiene carga positiva, mientras que el interior es negativo. La bomba de sodio-potasio ayuda a que eso se mantenga así, pero ante una entrada anormal de agua, la concentración de los solutos se alterará (principalmente del sodio extracelular), y para equilibrarla de nuevo se favorecerá una mayor entrada de líquido a la célula. Es lo que se llama Hiponatremia. Las células, llenas de agua, se hinchan y pueden llegar literalmente a explotar. Generalmente las células pueden manejar cierto exceso de líquido, pero las neuronas lo pasan muy mal cuando se llenan de agua, y causan problemas como espasmos musculares, cansancio, dolor de cabeza, convulsiones, náuseas, vómitos y coma. En caso de enfermedades del corazón, un exceso de agua resulta especialmente peligroso. Igualmente peligroso es tomar agua salada, ya que provoca deshidratación por el mismo mecanismo, pero a la inversa, de tomar demasiada agua.

Luego está la cuestión de si tomar agua embotellada o del grifo. La respuesta será “depende”. Si eres hipertenso necesitas que el agua que tomas tenga una baja cantidad de sodio. Si el agua del grifo tiene una alta concentración de sales, quizá lo mejor para ti será tomar agua embotellada de baja mineralización. Si tienes tendencia a formar cálculos, igual. Si el agua del grifo es imbebible, está claro que también. Y si estás en un país donde las condiciones de salubridad no son especialmente buenas la respuesta es botella (de agua). Así que según sea tu caso lo mejor podría ser una cosa u otra.

¿Agua que cura?

Niñas en el agua

El agua es necesaria. Ya lo hemos visto. Y hay que tomarla en la cantidad y frecuencia necesaria. Sin embargo circulan por doquier historias que achacan al agua propiedades casi mágicas a la hora de tratar diversas enfermedades. Evidentemente, las enfermedades ocasionadas o que cursen con deshidratación o sequedad tendrán un excelente pronóstico si se aplica una regularidad adecuada en la ingesta de agua. Un ejemplo es la faringitis. Aunque las causas puedes ser bacterianas, víricas o por hongos, mantener las mucosas bien hidratadas aumentando la frecuencia y cantidad de la ingesta de agua (sin pasarse) ayuda a que el propio organismo luche contra la infección. Por eso la hidratación es parte del tratamiento, junto con vitaminas A y E y, de ser necesario, alguna sustancia que favorezca la salivación. En casos de estreñimiento también es importante mantener una buena ingesta de líquidos, fundamentalmente agua.

Tomar el primer vaso de agua por la mañana en ayunas es bastante bueno para comenzar a hidratarnos y a limpiar ese “saborcillo” a recién levantado. Pero de ahí a decir (como en algunas webs que se pueden encontrar por Internet) que un vaso de agua en ayunas se basta y sobra para curar enfermedades como la epilepsia, el reumatismo, la tuberculosis, la meningitis y hasta el cáncer va un mundo. Hacer uso del sentido común es siempre práctico; y no creerse cualquier necedad también. Una deshidratación puede generar hipersensibilidad, por lo que no sería raro que acabase descubriéndose su relación con el desarrollo de alergias o procesos asmáticos. En caso de alergia, entre otras muchas cosas y no como único elemento sanador, se recomienda una buena ingesta de agua. Ya hemos comentado cómo le afecta a la célula el déficit de agua. El cáncer se produce por un anormal funcionamiento de las células, que empiezan a dividirse incontroladamente y a invadirlo todo, se vuelven “eternas” y se dedican a consumir los recursos del cuerpo. ¿Podría la deshidratación hacer que las células se vuelvan “locas”? En mi opinión de no médico y no experto, si lo hace en las personas no sería raro que fuese un factor más en el desarrollo de tumores… pero no sería el único y, por supuesto, sólo con beber agua no se solucionaría el problema. El agua ayuda a eliminar toxinas, pero no las neutraliza.

En las limpiezas de intestinos se recomienda tomar dos litros de agua antes de comenzar el día, incluso usar enemas o “duchas intestinales”. Esto se usa puntualmente para tratar algunas enfermedades, porque es a través del intestino que se absorben la mayor parte de los nutrientes y conviene, como toda cañería, limpiarla y desatrancarla de vez en cuando. Eso ayuda a limpiar el cuerpo de muchas toxinas. Una ayuda, no la solución. En el caso de la obesidad el papel del agua quizá sea algo más claro y más estudiado. Consumir agua en abundancia (repetimos, sin pasarse) ayuda a perder peso. Algunos de los últimos estudios realizados indican que las personas que beben más agua pierden más peso que las que no lo hacen, porque además de contribuir a la limpieza de los desechos del organismo, producen lo que se conoce como termogénesis inducida por el agua. Algo que aún no está suficientemente estudiado, pero que según parece aumenta el gasto energético del cuerpo, por lo que consumiría calorías.

Algunas curiosidades del agua

gato bebiendo agua

  • El  porcentaje de agua en el cuerpo humano es aproximadamente el mismo que el que existe en el planeta.
  • Igual que en nuestro organismo, el agua es el principal elemento regulador de la temperatura del planeta.
  • Los 525 millones de kilómetros cúbicos de agua que hay en la Tierra son los mismos que hace 2.000 millones de años. No ha aumentado ni disminuido.
  • En el cuerpo (según peso) hay aproximadamente 37 litros de agua, lo que supone aproximadamente el 66% de la masa corporal de una persona adulta.
  • La sangre humana es agua en un 83%, y el cerebro en un 75%.
  • Sólo un porcentaje muy pequeño del agua que hay en la Tierra es potable: el 0,007%, pero la contaminación hace que esta cantidad sea cada vez menor.
  • Hay más de 70.000 sustancias (que se conozcan) capaces de contaminar el agua. A veces cantidades pequeñas de una sustancia pueden contaminar millones de litros de agua. 4 litros de nafta contaminan 2,8 millones de litros de agua, y con que el agua contenga una milésima parte de su peso en sal es suficiente para que sea salada.
  • Sólo un 3% del agua del planeta es dulce, pero el 2% está congelada.

 

 

5 Responses to ¿Qué pasa realmente si no bebes suficiente agua cada día?

  1. B.B 2 Agosto, 2016 at 12:31 #

    Me has ayudado mucho, habían cosas que desconocía, que claramente me están pasado y que no había tenido en consideración. \r\nMuchas gracias.

    • Redacción
      Redacción 2 Agosto, 2016 at 13:42 #

      Gracias 🙂

  2. Elena 17 Abril, 2017 at 0:51 #

    Me ha encantado el artículo en su contenido y en la forma de contarlo. Gracias por los consejos y en mi caso,me ha servido de tirón de orejas.
    Gracias y enhorabuena!

    • Fátima Gordillo
      Fátima Gordillo 17 Abril, 2017 at 7:41 #

      Gracias

  3. Hermogenes 4 Noviembre, 2017 at 13:36 #

    Está muy buena y puntual la información . Muchas gracias.

Deja un comentario