" />
Relojes inteligentes
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Un repaso a los modelos de smartwatch ya disponibles y a los que llegarán próximamente al mercado

Relojes inteligentes: el próximo boom

La tecnología vestible no es un concepto nuevo. Hace ya algún tiempo que empezó a escucharse hablar de tejidos inteligentes con sensores que recogen datos de la temperatura y las condiciones ambientales y adaptan las prendas en las que están integrados a ellas, pero por ahora estas y otras prendas inteligentes son poco más que diseños conceptuales. Al gran público han llegado pocos ejemplos de esta tecnología, ya que aparte de unos cuantos modelos de mochilas con cargador incorporado, poco hay en el mercado.

Las noticias están llenas de productos que prometen ser revolucionarios y muchas empresas afirman estar trabajando en productos relacionados con ella. Algunas, como Google, ya tienen algunos productos finalizados, como Google Glass, pero todavía falta mucho para que estas gafas pasen de estar sólo al alcance de unos pocos elegidos a estar disponibles para la mayoría de la población.

Los relojes son otro de los complementos en los que se ha comenzado a integrar la tecnología, pero a diferencia de lo que sucede en otros casos, parece que protagonizarán el próximo boom en cuanto a gadgets y dispositivos electrónicos se refiere. Por ahora, no son dispositivos que puedan sacar partido a sus funciones avanzadas de forma autónoma, sino que necesitan estar conectados a un smartphone para poder agregar más funciones a las propias de un reloj convencional.

La salida apresurada al mercado de algunos modelos producida en los últimos mese, y el interés que están empezando a despertar entre los consumidores finales hacen presagiar un aumento exponencial tanto de los modelos a la venta como de los fabricantes que lancen su reloj inteligente a lo largo de este año. Como no podía ser de otra manera, a ello ayudan los incesantes rumores de que Apple podría lanzar el suyo en los próximos meses, que por ahora recibe el nombre de iWatch.

Y claro está, en cuanto surgen los primeros indicios de que Apple está trabajando en algún producto nuevo, otros fabricantes se lanzan a una loca carrera por desarrollar y sacar al mercado el suyo si no a la vez, poco antes o poco después que Apple. Como Google, que se ha unido a la ola de las grandes que parecen próximas a lanzar su propio smartwatch, aunque en este caso, poco se sabe sobre él. Sólo que llevará la versión 4.4 de Android, denominada KitKat, que Google presentó el pasado día 24 de octubre de 2013. El reloj, que dará bastante protagonismo al asistente virtual Google Now, podría estar a punto de entrar en fase de producción.

En la actualidad, el número de relojes inteligentes que hay en el mercado superan la media docena, y la mayoría pueden comprarse en España o encargarlos a través de Internet a sus paises de origen. Echemos un vistazo a los más relevantes, tanto a los que se encuentran a la venta como a los que están en pleno proceso de desarrollo o de reunión de fondos (via crowdfunding) para comenzar a producirlos en serie:

Pebble

Sin duda alguna, este modelo es uno de los culpables del boom de los smartwatches en la mayor parte del mundo. Ideado por Eric Migicowsky, fue no sólo el primer reloj inteligente que reunió dinero para comenzar su fabricación en serie a través de crowfunding en Kickstarter, sino que también se convirtió en el primer proyecto que superó el millón de dólares recaudados en dicha web. Además, lo logró en un periodo muy breve de tiempo: sólo 28 horas.

Recepción de correo en un Pebble

Respaldado por más de 85.000 personas, el reloj empezó su producción en serie en enero de 2013, y sus primeras unidades comenzaron a llegar a finales de febrero del mismo año a las manos de sus ansiosos propietarios, expectantes por saber si el dispositivo cumplía todas sus expectativas. Y parece que así ha sido, a juzgar por la respuesta obtenida, y por los sucesivos encargos de relojes, que van en aumento. Todo gracias a su versatilidad, autonomía y otros puntos de interés, como su creciente comunidad de desarrolladores.

Además de por ser compatible tanto con Android como con iOS, se caracteriza por integrar una pantalla LCD retroiluminada de tinta electrónica en blanco y negro. Tiene 1,26 pulgadas y una resolución de 144 x 168 pixels, y esta recubierta con una película que la proporciona resistencia frente a los arañazos. Esta pantalla, que no es táctil, va montada en una caja de 52 milímetros de alto, 36 de ancho y 11,5 de grosor, a la que va unida una correa de 22 milímetros de ancho. No es un reloj demasiado aparatoso, por tanto.

La rodean cuatro botones, que ayudan a gestionar sus avisos y manejar el teléfono. Tanto la correa como la caja del reloj, de policarbonato, están disponibles en blanco, negro, rojo, gris y naranja; y su correa es de goma. En el caso del Pebble blanco, la correa también puede ser de silicona.

Qué es el FreeRTOS

FreeRTOS es un sistema operativo diseñado para sistemas embebidos, esto es, para aquellos creados para realizar unas cuantas operaciones en tiempo real que a su vez están integrados en otros mayores. Es un sistema muy pequeño, compuesto únicamente por tres o cuatro archivos y funciona con, entre otros, varios modelos de procesadores de arquitectura ARM. No cuenta con funciones avanzadas, pero sí permite gestionar tareas y procesos sencillos. Para más información, consulta su web, www.freertos.org.

El Pebble integra el sistema operativo Pebble OS, que en realidad no es más que un FreeRTOS personalizado, y lleva un procesador ARM Cortex-M3, que alcanza una velocidad máxima de 80 Mhz. Este chip está pensado para su integración en equipos electrónicos de bajo consumo, como controladores de red y de pantalla.

Pebble recaudó más de un millón de dólares en kickstarter

En este caso, aunque la velocidad que alcanza puede parecer escasa en comparación con la de otros relojes, resulta suficiente para gestionar un sistema operativo en tiempo real y la pantalla, sin que ello redunde en un excesivo consumo de batería. Como consecuencia, el Pebble funciona perfectamente y sin saltos o retardos de ningún tipo, además de poder gozar de una autonomía que puede llegar a superar los siete días.

El cargador del reloj es propietario, y sólo se puede conseguir un recambio para él a través de la web de su fabricante. Es resistente al agua (aunque no es aconsejable sumergirlo), y es capaz de operar con un porcentaje máximo de humedad ambiental del 95 por ciento, así como a una altitud máxima de 3.000 metros.

Como hemos mencionado, funciona tanto con móviles con Android como con iOS, a los que se conecta mediante Bluetooth 4.0, y además de dar la hora o mostrar la previsión meteorológica, permite recibir y leer avisos y notificaciones de la llegada de nuevos mensajes de texto, avisos de nuevas citas o reuniones, menciones en redes sociales y correos electrónicos, así como enviar SMS con textos predefinidos a elegir de una lista. También deja descolgar o rechazar llamadas, aunque es necesario utilizar el smartphone para poder hablar y escucharlas. Y si no te gusta su aspecto puedes descargar otro que te parezca más adecuado. En el reloj puedes tener un máximo de ocho aspectos distintos, e ir colocando el que prefieras en cada momento. Puedes encontrarlos en www.mypebblefaces.com.

Como sucede con otros smartwatches, es compatible con aplicaciones externas, tanto creadas por su fabricante, Pebble Technology, como por terceros. El kit de desarrollo para el smartphone, disponible para Windows, Mac OS o Linux, puede descargarse de la zona para desarrolladores de la web del fabricante, developer.getpebble.com. Eso si, para poder hacerlo debes crear antes una cuenta de usuario en la página.

Aunque la compañía no facilita las cifras de ventas actuales, se sabe que hasta el pasado día 11 de julio se habían entregado unas 93.000 unidades de Pebble, cifra que va subiendo progresivamente, puesto que el número de prerreservas hechas hasta entonces rondaba ya las 190.000. Su precio es bastante ajustado, ya que vale 150 dólares y en dicha cantidad van incluidos los gastos de envío. En la actualidad, sus ventas se están acercando a gran velocidad hacia las 300.000 unidades. Además de online, también comenzó a venderse en las tiendas de Best Buy y AT&T de Estados Unidos hace unos meses.

El Pebble está disponible en varios coloresEl Pebble está disponible en varios coloresMuchos de sus usuarios desarrollan apps para el reloj, por lo que su número crece prácticamente cada semana, tanto para Android como para iOS. Eso sí, hay que tener en cuenta que el Pebble no ofrece las mismas prestaciones si se sincroniza con un dispositivo con Android que con uno con iOS, ya que dispone de más opciones si se utiliza con el primer sistema operativo. No obstante, va ganado funciones para iOS poco a poco. Por ejemplo, el Pebble no recibía notificaciones de correo electrónico de un iPhone hasta el pasado 1 de agosto, cuando se lanzó una actualización para el reloj que lo hacía posible.

Las apps disponibles para este reloj son muy variadas, y van desde juegos sencillos hasta una para manejar la app Tasker en smartphones Android. Se trata de PebbleTasker, que puede descargarse desde la tienda Play. Para utilizarla sólo tendrás que tener la aplicación Tasker instalada en el teléfono. Con ella podrás elegir tres tareas del smartphone que automatizar, que podrás llevar a cabo sólo con tocar un botón del reloj, sin necesidad de sacar el móvil del bolsillo. En definitiva, gracias a la comunidad de desarrollo, el Pebble va mucho más allá de las prestaciones que ofrece de salida.

En la pasada edición del CES, celebrada a principios de este año en Las Vegas (Estados Unidos), Migicowsky presentó la segunda edición del Pebble. Denominado Pebble Steel, en esta nueva versión se ha sustituido la correa de plástico por una de acero inoxidable, pulido o negro mate. Ambas versiones tienen un precio de 249 dólares, y empezarán a distribuirse a partir del próximo mes de febrero.

Migicowsky también anunció en la feria una tienda de apps específica para el Pebble, que sus aproximadamente 300.000 poseedores en todo el mundo llevaban varios meses esperando, y que estará disponible a lo largo de la primera mitad de este año.

i,m Watch

Este reloj inteligente, de fabricación italiana, lleva ya algún tiempo en el mercado. De hecho, está a la venta desde el año 2012, y a sus creadores, la compañía i´m, ya les ha dado tiempo de lanzar la segunda versión de su sistema operativo, denominado i´m Droid 2. Su nombre puede dar algunas pistas sobre su origen, ya que es fácil deducir que se trata de una versión personalizada de Android. Este reloj, que cuenta con su propia tienda de apps de pago y gratuitas (i’market), dispone de una pantalla táctil ligeramente curvada a color TFT de 1,54 pulgadas en diagonal. Su caja tiene 10 milímetros de grosor, así como 52,9 de alto y 40,6 de ancho. Puede resultar un poco aparatoso, pero gracias a su cuidado diseño y sus marcos de tamaño reducido, el conjunto final resulta bastante agradable.

El i´m Watch está disponible en tres familias diferentes: Color Collection, Tech Collection y Jewel Collection. La primera se caracteriza por integrar una caja de aluminio, y se puede escoger con una correa de plástico disponible en siete colores: negro, rosa, verde, rojo, azul, blanco y amarillo. Es bastante ligero, ya que tan solo pesa 95 gramos.

i,m watch está disponible desde la primavera de 2012

La caja de los relojes de la colección Tech está fabricada en titanio, y su correa puede ser o negra o blanca. Su precio es superior, y normalmente es de 899 euros. En este momento, los relojes de esta gama adquiridos a través de la tienda online de su fabricante cuestan 699 euros.

En cuanto a los smartwatches de la gama Jewel, se caracterizan por estar fabricados en plata o en oro de distintos colores: amarillo, blanco, negro o rosa. Sólo se hacen por encargo y su precio varía en función del elemento utilizado para fabricar su caja.

Este reloj fue el primero en ser compatible tanto con Android como con iOS, y te permite recibir avisos cuando llegan llamadas, SMS, mensajes de correo electrónico y notificaciones procedentes de redes sociales y otras apps, tanto del teléfono como de las instaladas en el propio i´m Watch.

El i,m Watch lleva una pantalla a colorEl i,m Watch lleva una pantalla a color

i’M watch fue el primero compatible con ios y android

Se conecta al teléfono mediante tethering, por lo que la conexión sólo se activa cuando es necesario, lo que redunda en un menor gasto de energía. Al igual que sucede con otros relojes inteligentes, i’m Watch te avisa si te alejas del smartphone con el que está sincronizado. Además, si te lo quitas y lo dejas sobre una mesa, se pone en reposo automáticamente. Más ventajas a la hora de ahorrar batería. También puedes programarlo para que entre en estado de suspensión una, dos, tres o cuatro horas después de la realización del último movimiento o acción con él.

Filip, algo más que un reloj inteligente para niños

Filip, algo más que un reloj inteligente para niñosNo todos los relojes inteligentes están pensados para los adultos. En efecto, también los hay para niños, como Filip. Se trata de un reloj pensado para que pueda funcionar de forma autónoma, incluso como un teléfono capaz de llamar a cinco números almacenados en su memoria sólo con que el pequeño que lo lleve tenga que pulsar unos cuantos botones. Incorpora un GPS, que permite tener siempre localizada su posición, así como un botón de emergencias, de color rojo, que el niño puede pulsar cada vez que está en peligro. En ese momento, el reloj comienza a grabar el sonido ambiente, envía un mensaje de texto al teléfono marcado como principal, y comienza a llamar, uno por uno, a los cinco números almacenados en su memoria, hasta que uno conteste. Además, se pueden enviar mensajes de texto al reloj. Está pensado para niños de cuatro a once años, y está disponible en cuatro colores: verde, azul, rojo y amarillo. Para más información, consultar su página web, www.myfilip.com

I´m Watch también está preparado para servir como un apoyo a deportistas. Gracias a sus sensores, a las apps disponibles para él y a la compatibilidad con Bluetooth, puedes conectarlo con otros dispositivos, como contadores de pasos o medidores del ritmo cardiaco. En concreto, gracias a su app i’msport puedes realizar diversas acciones: controlar la duración del entrenamiento, controlar el tiempo que tardas en realizar un ejercicio determinado o controlar el ritmo del corazón.

Este smartwatch se aprovecha de las ventajas de la nube para permitir, gracias a su sistema i’m Cloud, el control del reloj de forma remota, así como el ajuste y gestión de sus aplicaciones, avisos y datos a través de Internet. Y puedes hacerlo desde el teléfono, gracias a la app i’m Cloud Mobile.

Dispone de 4 Gb de espacio de almacenamiento interno, así como de 128 Mb de memoria RAM. Lleva un procesador IMX233, que corre a la velocidad de 454 MHz y lleva una batería de 450 miliamperios que le da una autonomía de hasta 48 horas en reposo sin la conexión Bluetooth activada. También puede reproducir música, y es compatible con el formato de audio MP3. Lleva integrados un micrófono y un manos libres, y salidas para auriculares.

Su sistema operativo está disponible en trece idiomas, entre los que se encuentra el español. Como puedes ver es un reloj inteligente que, a pesar de estar fabricado por una compañía independiente, cuenta con numerosos atractivos. Lo malo es que su precio es un poco elevado con respecto a otros modelos.

Sony SmartWatch 2

La compañía Sony es una de las más veteranas en el desarrollo de relojes inteligentes, puesto que el modelo que tiene actualmente a la venta, el Sony SmartWatch 2, es ya la segunda edición de su reloj inteligente. Realmente, el primer reloj comercializado por la compañía, de dimensiones y funciones casi idénticas al del primer modelo de SmartWatch, fue el LiveView, que salió a la venta bajo la marca Sony Ericsson. Visto por primera vez en el año 2010, pasó completamente desapercibido.

El SmartWatch original ya estaba disponible en la primavera de 2012. Pero su aspecto, que lo asemejaba a un modelo de juguete, y sus escasas prestaciones, lo hicieron pasar bastante sin pena ni gloria entre el público en general. Lanzado en abril de 2012, contaba con una pantalla OLED multitáctil de 1,3 pulgadas a color, con una resolución de 128 x 128 píxeles. Se conectaba a los smartphones por Bluetooth, y era compatible con la versión 3.0 de dicho protocolo.

Era capaz de controlar la reproducción de música en formato MP3 en curso en el smartphone con el que estaba conectado, y era muy muy ligero, ya que su peso, con correa, era inferior a los 30 gramos. En cuanto a sus funciones, podía recibir avisos de llamadas, así como de la llegada de SMS y nuevos correos electrónicos, mostrar la previsión meteorológica y gestionar las llamadas. Así, permitía activar el manos libres, colgar o rechazar llamadas enviando un mensaje predefinido al quien quería establecer contacto.

Sony Smartwatch 2

También podía conectarse con Facebook y Twitter y recibir notificaciones de actualizaciones y mensajes en dicha red. Su caja, cuadrada, medía 36 milímetros de ancho y de alto. Sus limitaciones quedaban de manifiesto a la hora de la compatibilidad, puesto que sólo funcionaba con algunos modelos de teléfonos de Sony, HTC, Samsung, Motorota y Huawei, así como con el Orange San Francisco. No obstante, su precio no era demasiado elevado: costaba alrededor de 150 euros, precio que ha ido bajando a medida que pasaba el tiempo. En la actualidad es posible encontrarlos en Internet por menos de 100 euros.

El SmartWatch 2 de Sonuy es uno de los relojes inteligentes a la venta de aspecto más cuidadoEl SmartWatch 2 de Sony es uno de los relojes inteligentes a la venta de aspecto más cuidado

No obstante, los responsables del producto no se rindieron, y decidieron sacar un segundo modelo, más avanzado y de diseño más atractivo. Y a juzgar por las prestaciones del SmartWatch 2, han dado un gran paso adelante. Es compatible con teléfonos móviles con sistema operativo Android 4.0 o superior y está disponible con correa de goma por 189 euros, y con una de metal por 199 euros. Es uno de los pocos modelos que cuenta con un sistema de protección contra salpicaduras, además de ser resistente al agua. Eso sí, no conviene sumergirlo por si acaso.

Cuenta con una pantalla táctil LCD a color de 1,6 pulgadas y se conecta a un smartphone mediante NFC, sólo con hacer que el reloj y el teléfono se toquen. Es un poco más grande que el SmartWatch original, ya que además de pesar algo más de 120 gramos, su caja, fabricada en aluminio, tiene 9 milímetros de grosor, 42 de alto y 41 de ancho. Su correa es de 24 milímetros de ancho. En cuanto a su batería, dura hasta 7 días si se usa poco, aunque lo normal es que varíe entre tres y cuatro días si el reloj está siempre encendido. Se carga a través de un puerto microUSB integrado en la carcasa.

Como dato curioso, que seguro apreciarán los amantes de los relojes con una estética más convencional, es su compatibilidad con cualquier correa de reloj convencional de 24 milímetros de anchura. Lo mismo sucedía con el SmartWatch original, sólo que únicamente admite correas más finas: de 20 milímetros de anchura.

Samsung Galaxy Gear

Quizá espoleado por los rumores de que Apple estaba desarrollando su propio reloj inteligente, en Samsung decidieron presentar el suyo, denominado Samsung Galaxy Gear, en la última edición de la feria IFA, celebrada a principios de septiembre en Berlín. Según manifestaban en la propia compañía en su lanzamiento, más que un reloj se trataba de un complemento para su phablet Galaxy Note 3, ya que por aquel entonces sólo funcionaba con él. Pero en Samsung no han parado hasta que no han logrado que sea compatible con más modelos de la compañía. Así, al mismo tiempo que los teléfonos van recibiendo la actualización a Android 4.3, ya disponible en muchos países, pueden comenzar a sincronizarse con el Galaxy Gear. Por tanto, tal como anunciaron en su día, el reloj ya funciona con los smartphones Samsung Galaxy S4, S4 Mini, S4 Active y S3. También es compatible ya con los phablets Note II, Mega 5.8 y 5.3; y con el tablet Galaxy Note 10.1. Pronto lo será también con otros modelos, como el S4 Zoom.

Aun así, su incompatibilidad con smartphones de otros fabricantes puede ser una limitación bastante grande de cara a los consumidores. No obstante, esto es algo que planean mejorar. El Galaxy Gear sí será compatible con móviles con sistema operativo Android de otros fabricantes, aunque en el futuro, sin que haya una fecha concreta o aproximada para ello.

El Samsung Galaxy Gear es compatible con el Galaxy Note 3 y, desde su actualización, con el Galaxy S4

El reloj lleva una pantalla a color de 1,63 pulgadas, con una resolución de 320 x 320 y una densidad de 277 pixels por pulgada, lo que hace que sus contenidos se puedan apreciar con bastante nitidez. La pantalla, montada sobre una base metálica, es cuadrada, y lleva una correa de un material plástico. En la hebilla de cierre de la misma hay un altavoz, lo que le permite realizar y recibir llamadas sin necesidad de sacar el teléfono del bolsillo. Si se utiliza para ello, los que rodean a la persona que lo lleve puesto podrán escuchar la llamada telefónica, puesto que su altavoz es tan potente que no es necesario acercar el reloj a la oreja para escuchar las conversaciones. No obstante, el smartwatch cuenta con un modo de conversación privado, con el que se evita este problema. Sólo hay que acercarlo a la oreja para poder escuchar al que llama. Sin duda, una característica que lo distingue de otros relojes inteligentes, y que además aporta comodidad a sus usuarios.

También lleva una cámara digital con sensor de 1,9 megapíxeles que permite la grabación de vídeo en HD (720 p). Con ella se puede sacar fotos desde el reloj, para luego pasarlas al smartphone al que esté conectado. El Galaxy Gear está disponible con correas de distintos colores: blanco, amarillo, naranja, marrón y negro.

En cuanto a sus prestaciones, dispone de un procesador que funciona a la velocidad de 800 MHz, 512 Mb de memoria RAM y 4 Gb de espacio de almacenamiento interno, que pueden ampliarse gracias a la ranura para tarjetas microSD que lleva. Su batería le proporciona 25 horas de autonomía.

El Galaxy Gear está dotado de la tecnología Bluetooth 4.0 de bajo consumo, y se conecta a través de ella al smartphone, en el que previamente hay que activar la conexión con otros dispositivos a través de NFC. Conocida como Bluetooth Smart, funciona con los dispositivos que tengan instalada la versión 4.3 del sistema operativo Android. El Galaxy Gear también permite la activación de apps desde el móvil, gracias a la función Smart Relay, y nada más iniciar la sincronización de ambos dispositivos, aparecerá la primera pantalla de instalación de la app Gear Manager, que se encarga de gestionar la conexión entre el teléfono y el reloj, así como de poner a tu alcance las opciones de personalización del reloj disponibles. Entre ellas está la adaptación de lo que aparece en su pantalla, la selección de cómo quieres recibir las notificaciones y la instalación y ajuste de apps para el Gear.

El galaxy gear integra una cámara digital y un altavoz en su correa

Además de funcionar como un reloj digital convencional, el Galaxy Gear también hace las veces de centro de control y gestión de las notificaciones y llamadas que reciba el móvil. Puede controlarse por la voz gracias a la función S Voice, y gracias a ello su propietario puede escribir mensajes, crear entradas en el calendario, ajustar la configuración de la alarma o echar un vistazo a la previsión del tiempo sólo con la intervención de su voz. Y cuando te encuentres lejos del teléfono y se vaya a perder la conexión entre el reloj y el móvil, el Gear te avisará de que está a punto de suceder con una vibración.

La batería del Galaxy Gear se recarga encajando el dispositivo en una base de carga específica, que integra un puerto MicroUSB y que puede conectarse a un cargador pensado para su conexión a un enchufe convencional.

Este reloj es capaz de recibir avisos de la llegada de nuevos mensajes, correos electrónicos o llamadas, además de ser compatible con diversas apps, que ya han empezado a incluir en sus actualizaciones más recientes para Android la compatibilidad con él. Este es el caso de Pocket, Feedly, Match, Evernote, Glympse, eBay, RunKeeper, Banjo, Line, Snapchat, Runtastic o Highlight. Desde Samsung afirman que el número de apps compatibles con el reloj aumentará poco a poco hasta llegar a las 70.

Ya ha varias apps compatibles con el Samsung Galaxy Gear.Ya hay varias apps para Android compatibles con el Samsung Galaxy Gear.

Además de con los botones que rodean la pantalla, se maneja mediante determinados gestos táctiles. Por ejemplo, si se dan dos toques en ella con dos dedos, aparece la pantalla de configuración del Gear, así como el indicador del nivel de carga de la batería. Si deslizas un dedo de arriba hacia abajo por ella, retrocedes una pantalla, y si pasas un dedo por ella de izquierda a derecha, o viceversa, te mueves por sus menús.

Uno de sus puntos negativos es que no siempre está encendido mostrando la hora. Con el objetivo de ahorrar batería, la pantalla se apaga transcurridos unos pocos segundos desde que se deja de usar, por lo que para ver la hora habrá que pulsar un botón.

El Galaxy Gear, a la venta por 299 euros, suscita no pocas preguntas y dudas. Quizá su segunda versión, que según se rumorea ya estarían preparando en Samsung, incluya todo lo que podría haber estado en esta primera edición. Según parece, será compatible con todos los dispositivos con Android, y también llevaría integrado un chip GPS, un elemento muy útil de cara a usar con apps específicas para hacer deporte en exteriores. Pero habrá que esperar hasta su lanzamiento para ver con qué nos sorprende Samsung en el Galaxy Gear 2.

Qualcomm Toq

Sólo unas horas antes de la presentación del Samsung Galaxy Gear en la feria IFA de Berlín, Qualcomm, que estaba inmersa en su conferencia anual de desarrolladores Uplink, celebrada en la localidad californiana de San Diego, se adelantó a la compañía surcoreana y lanzó su propio reloj inteligente. Bautizado como Toq, integra una pantalla capacitiva táctil a color con la tecnología Mirasol de Qualcomm (si, por fin aparece un producto que la lleva). Gracias a ella, se puede ver lo que hay en su pantalla aunque le dé directamente la luz del sol. Sólo habrá dificultades para verlo cuando la persona que lo lleve en su muñeca esté en la más completa oscuridad. Por otro lado, no utiliza la típica pantalla retroiluminada presente en este tipo de dispositivos, puesto que la que integra es capaz de modular su iluminación y adaptarse a las condiciones de la luz ambiental automáticamente.

Este smartwatch no ha sido cosa de un día para la compañía, puesto que han tardado cerca de dos años en desarrollarlo. Pensado para convertirse en una segunda pantalla para los teléfonos con sistema operativo Android 4.0.3 o superior, a los que se conecta a través de Bluetooth, por ahora permite ver y gestionar las llamadas telefónicas desde la muñeca, así como ver los mensajes de texto y recibir recordatorios de las reuniones que estén próximas a celebrarse, así como otras notificaciones. Pero sus posibilidades no terminan aquí. Todavía están empezando a explorarse, y dependerán de las aplicaciones que los desarrolladores creen para él. Además, Qualcomm ha anunciado que expandirá las funciones del reloj con actualizaciones futuras.

El smartwatch Toq de Qualcomm lleva una pantalla a color con la tecnología Mirasol

La llegada de notificaciones al Toq se pone de manifiesto mediante una vibración, que aunque no resulta molesta sí que puede dar lugar a cierta incomodidad. Por ello, cuenta con un modo silencioso. Con él activado, las notificaciones siguen llegando al dispositivo, aunque ningún ruido ni sonido advierten de su presencia.

Gracias a la integración de la tecnología Mirasol, su pantalla, uno de los elementos de cualquier dispositivo que consume más recursos, no gasta apenas batería. Gracias a ello, el reloj puede permitirse el lujo de estar siempre en funcionamiento, y a pesar de ello su autonomía dura varios días. De hecho, ni siquiera cuenta con botones de encendido o apagado. No los necesita, ya que, como hemos mencionado, puede estar en funcionamiento durante varios días sin necesidad de recarga.

la pantalla del toq integra la tecnología mirasol de qualcomm

Es más, no tiene ningún botón, ya que está diseñado para responder al tacto y minimizar el tiempo que transcurre entre los cambios que suceden en la pantalla, de forma que sean lo más rápidos posible. Y a la hora de cargarlo, sólo hay que depositarlo sobre la superficie del cargador ya que, gracias a la integración de la tecnología WiPower LE, desarrollada por la propia Qualcomm, no se necesitan cables para insuflar más energía al dispositivo.

Por ahora el Qualcomm Toq sólo estará disponible en Estados UnidosPor ahora el Qualcomm Toq sólo estará disponible en Estados Unidos

Toq estará disponible en color blanco o negro y es resistente al agua (aunque no es aconsejable sumergirlo), y cuenta con todo lo necesario para ofrecer sonido estéreo. El reloj se puso a la venta el día 2 de diciembre de 2013 por 349,99 dólares, pero por ahora sólo estará disponible en Estados Unidos, tal como han manifestado desde Qualcomm. Los afortunados que puedan hacerse con uno podrán elegir entre la edición normal o una especial con unos auriculares inalámbricos bastante particulares, que se enganchan al exterior de la oreja y son bastante ligeros y cómodos. Gracias a ellos, además, su propietario podrá hacer y recibir llamadas telefónicas sin necesidad de sacar el smartphone del bolsillo.

Esperemos que este reloj inteligente, cuyas características lo convierten en un modelo bastante atractivo, esté pronto a la venta fuera de Estados Unidos. Si quieres saber más sobre él, y estar al tanto de todas sus novedades, puedes ponerte al día con una vistazo a su página web, toq.qualcomm.com.

Crowdfunding

Aunque en la mayoría de los casos sólo son rumores, todo apunta a que en los próximos meses sufriremos un auténtico aluvión de lanzamientos de relojes inteligentes. No sólo por parte de fabricantes de hardware reconocidos, sino también de modelos que han conseguido la financiación suficiente para comenzar a producirse en serie a través de crowfunding, bien en Kickstarter o en Indiegogo. Sólo en la primera de estas dos webs hay varios proyectos de creación de relojes inteligentes que han alcanzado el dinero necesario para salir adelante. De ellos, los cinco más relevantes, aparte del Pebble, son el Metawatch Strata (www.metawatch.com), Vachen SmartWatch (www.vachenwatch.com), AGENT (www.agentwatches.com), Omate TrueSmart (www.omate.com) y HOT watch (www.hotsmartwatch.com).

El Metawatch lleva una pantalla LCD en blanco y negro retroiluminadaEl Metawatch Strata lleva una pantalla LCD en blanco y negro retroiluminada

El primero, Metawatch Strata, era un reloj con un diseño un poco básico, con pantalla en blanco y negro y correa de goma, que puede sincronizarse, mediante Bluetooth, con smartphones con sistema operativo Android y iOS. Su pantalla LCD retroiluminada, y con una resolución de 96 x 96, está integrada en el cuerpo del reloj, y tiene seis botones que le permiten controlar y gestionar sus funciones y los avisos que recibe.

Puede realizar todas las funciones habituales de este tipo de relojes, como recibir avisos de llegada de mensajes de correo electrónico y SMS, citas, aceptar y rechazar llamadas, controlar la reproducción de música en el móvil, etc. Sus creadores pidieron 100.000 dólares para financiar su diseño, desarrollo y producción, y consiguieron más de 300.000. Cuesta 179 dólares, está disponible en varios colores y sus primeras unidades comenzaron a llegar a manos de sus propietarios hacia finales del pasado año. Sus creadores lanzaron posteriormente otro modelo de reloj inteligente, denominado Frame, que cuesta 229 dólares y tiene un diseño más elegante y cuidado: cuerpo de acero inoxidable, correa de cuero y cristal reforzado. Y en el CES presentaron el próximo modelo de la compañía: Meta, diseñado por Frank Nuovo.

 

Por su parte, el Vachen SmartWatch es el reloj inteligente con el diseño más cuidado que hemos visto hasta la fecha. Su pantalla, de 240 x 240, simula tener el aspecto de un reloj analógico convencional, con un número para cada hora y agujas. El resto de sus componentes también son muy parecidos a los de un reloj analógico convencional, su caja es de aluminio y se sincroniza por Bluetooth con smartphones Android y iOS.

Se puede elegir uno de entre más de 100 aspectos para el teléfono y cambiarlo a voluntad. Además, permite realizar todas las operaciones habituales de este tipo de dispositivos, como gestionar llamadas o recibir notificaciones de SMS y correo electrónico. También le llegan avisos de citas anotadas en Google Calendar y ofrece información sobre mareas y fases lunares. Está disponible con varios diseños y multitud de tipos de correas, lo que facilita su personalización. Su batería, recargable a través de un puerto USB, le proporciona una autonomía de 48 horas.

La esfera del Vachen se parece bastante a la de un reloj analógico convencionalLa esfera del Vachen se parece bastante a la de un reloj analógico convencional

Consiguió rebasar por poco los 100.000 dólares, que parece ser la cantidad estándar solicitada para la financiación de este tipo de proyectos, y sus creadores tenían previsto que las primeras unidades estuviesen en poder de sus propietarios el pasado mes de septiembre.

el crowdfunding ha permitido crear varios relojes inteligentes  

En cuanto al AGENT, aunque no ha conseguido recaudar ni de lejos la cantidad que logró reunir el Pebble, sí que es uno de los proyectos de reloj inteligente que ha conseguido rebasar la barrera del millón de dólares. No sólo es compatible con Android y iOS, sino que también lo es con Windows Phone. Además, es resistente al agua y puede cargarse sin cables, para lo que sólo es necesario colocarlo sobre su base de carga, que es la que se enchufa a la red. De esta manera, sus creadores han conseguido que sea resistente al agua.

Tiene un diseño muy similar al de un reloj de pulsera tradicional, y está disponible tanto con correa de goma como de cuero negro, con costuras de varios colores. Se le pueden instalar apps para ampliar sus funciones, y es capaz de recibir notificaciones, mediante vibración, de la llegada de mensajes y correos electrónicos, de la próxima celebración de citas, de gestionar llamadas e, incluso, de controlar la reproducción de música en el smartphone.

El AGENT puede recargarse sin cables, sólo con ponerlo sobre su base de cargaEl AGENT puede recargarse sin cables, sólo con ponerlo sobre su base de carga

Al igual que el Pebble, integra una pantalla de tinta electrónica de bajo consumo en blanco y negro, de 1,28 pulgadas, y lleva un procesador dual ARM Cortex AM-4 de bajo consumo que funciona a 120 MHz, lo que proporciona al reloj una autonomía que puede alcanzar la semana completa. Se espera que su producción en serie comience en diciembre.

Omate TrueSmart también ha recaudado más de un millón de dólares en Kickstarter, y se caracteriza por integrar una cámara de cinco megapíxels que permite sacar fotos y grabar vídeo a 720p. Este modelo destaca entre todos los relojes inteligentes porque funciona de manera autónoma, sin necesidad de estar sincronizado con un smartphone. El reloj es compatible 3G, por lo que sólo con insertar una tarjeta SIM en su caja se puede disponer de un teléfono de pulsera completo. Lleva una pantalla a color de 1,54 pulgadas recubierta por cristal de zafiro, lo que la protege contra arañazos y golpes.

El Omate TrueSmart lleva una cámara que permite grabar vídeo a 720pEl Omate TrueSmart 2.0 lleva una cámara que permite grabar vídeo a 720p

Hay dos modelos disponibles: uno con 512 Mb de RAM y 4 Gb de capacidad: y otro con 1 Gb de RAM y 8 Gb. No obstante, su capacidad puede ampliarse gracias a la inserción de una tarjeta microSD de hasta 32 Gb. Es compatible WiFi y Bluetooth e integra un micrófono y un altavoz, lo que le permite no sólo controlar la reproducción de la música en otro dispositivo, sino reproducirla en el propio reloj.

Lleva instalado el sistema operativo Android 4.2.2 personalizado y es resistente al agua. El modelo menos potente tiene un precio de 199 dólares, mientras que el más veloz valdrá 249 dólares. Este reloj ha sufrido varios retrasos en su proceso de fabricación, pero tras pasar recientemente la aprobación de la FCC, empezará su distribución a los clientes que hayan solicitado una unidad en fechas próximas.

Por último, el HOT Smart Watch, que ha recaudado más de 600.000 dólares, lleva una pantalla táctil y permite gestionar llamadas, recibe avisos de mensajes de texto, correo electrónico, y menciones y actualizaciones de estado de redes sociales. También cuenta con apps de todo tipo. Entre ellas hay aplicaciones que permiten recibir la previsión meteorológica, la marcha del mercado bursátil, leer noticias, controlar la reproducción de música en el smartphone, gestionar la agenda de contactos y ajustar la recepción de avisos y alarmas.

Se puede sincronizar con cualquier teléfono compatible con Bluetooth, lleva una pantalla de tinta electrónica de 1,26 pulgadas y destaca por proporcionar un modo de llamada privada, que amplifica las llamadas en la palma de tu mano. Gracias a eso, hace posible responderlas y hablar con la persona que quiere contactar contigo sólo con acercar la palma de la mano a la oreja, como si sujetase un móvil. Mientras, el teléfono permanece en el bolsillo.

Llamada privada en el HOT Smart

Llamada privada en el HOT Smart WatchHOT lleva incorporado un sistema de llamada privada, para contestar llamadas en el reloj sin que otros oigan nada, y sin usar el smartphone, Sólo con acercar la mano a la oreja. Todo gracias a que tiene un altavoz en la correa (y el micrófono en el mismo módulo, pero en el lado contrario), que proyecta el sonido a la palma de la manoy llega a la oreja amplificado. Así, la mano se convierte en un auricular.

Pero donde verdaderamente destaca este reloj inteligente es en el control del dispositivo. Por ejemplo, su función HOT Gestures permite controlar muchas de sus funciones mediante gestos, mientras que gracias a la denominada HOT Fall Detection detecta cuando una persona sufre una caída cerca de él y, si lo deseas y lo configuras para ello, envía automáticamente un SMS al número de tu elección. Lleva un micrófono integrado, así como un altavoz, y permite recibir y contestar mensajes de correo y SMS, así como recibir notificaciones de Facebook y Twitter.

Incluye un podómetro, una calculadora y una aplicación de toma de notas. Además, incluye un procesador Cortex M3 y es resistente al agua. Este reloj está acompañado por un disco con un kit para desarrollar apps para él, así como con un emulador para Windows, de forma que sus desarrolladores pueden probar si las aplicaciones que han creado son funcionales antes de instalarlas en el reloj. Para desarrollar apps para el HOT Smart Watch sólo hay que conocer el lenguaje de programación C.

No obstante, los usuarios sin conocimientos de programación pueden crear aspectos para el reloj sólo con arrastrar las imágenes que quieran que muestre la pantalla a la herramienta incluida para ello en el kit de desarrollo. El único requisito que han de cumplir para ello es estar almacenadas en los formatos JPG o BMP.

El HOT Smart Watch está disponible con cuatro diseños, y ya se puede hacer una prerreserva de cualquiera de los cuatro, que empezarán a distribuirse a partir de marzo.

Entre los proyectos de desarrollo de relojes inteligentes financiados mediante crowdfunding en Indiegogo destaca el Kreyos Meteor (www.kreyos.com), un reloj disponible en varios colores y con pantalla de tinta electrónica de 1,26 pulgadas en blanco y negro, cuya recaudación ha superado el millón y medio de dólares. Al igual que el HOT Smart Watch, su propietario puede controlar muchas de sus funciones mediante gestos. Y debido a la integración de un micrófono, también con la voz.

Está disponible con correa de color blanco, negro, verde, azul o fucsia, y permite hacer y recibir llamadas, enviar y recibir mensajes de texto, así como recibir avisos de diversos tipos de notificaciones, que se pueden leer en su pantalla. Está dotado de diversas apps para la gestión y control de las actividades deportivas, y se sincroniza con smartphones con iOS, Android y Windows Phone 8 mediante Bluetooth. Es resistente al agua y se puede adquirir con correa de señora, más estrecha, o con una de caballero.

El Kreyos Meteor ha recaudado más de millón y medio de dólares en IndiegogoEl Kreyos Meteor ha recaudado más de millón y medio de dólares en Indiegogo

Lleva integrados ocho aspectos y permite el control por voz de varias funciones del smartphone al que esta conectado. Incluso, en el caso de un iPhone, permite utilizar el asistente Siri desde la muñeca. Es capaz de mostrar la velocidad a la que se circula cuando se corre o se monta en bicicleta, por lo que es perfecto para utilizar cuando se hace deporte, y cuenta con gran variedad de accesorios.

Estaba previsto que las primeras unidades se enviasen a los que lo encargaron hacia el mes de noviembre, pero sus creadores han anunciado que llevan un ligero retraso, así que tardarán un poco más en recibirlos. Su equipo directivo mostró en el CES un vídeo del reloj, y anunció que su distribución comenzará finalmente a realizarse entre la segunda mitad del mes de febrero y la primera de marzo. En la actualidad, en Indiegogo hay varios proyectos de crowdfunding de desarrollo de relojes inteligentes en marcha, aunque todavía están bastante lejos de alcanzar su objetivo final.

Los relojes inteligentes que vienen

Tal como pudimos ver en el CES, además de los ya mencionados hay varios fabricantes de hardware que ya se han subido al carro de los relojes inteligentes, que aprovecharon la feria para presentar sus creaciones. Por un lado, ZTE presentó el BlueWatch, que en algunos aspectos recuerda ligeramente al Pebble, pero que no permite la carga de apps de terceros. Por otro lado, Archos también presentó su reloj inteligente. Es compatible con Android y con iOS y destaca por tener el precio más asequible de todos los presentados hasta ahora: 80 euros.

Los rumores más sonoros en este campo están relacionados con el smartwatch que lanzaría Apple en pocos meses. Conocido por ahora como iWatch, poco se sabe a ciencia cierta todavía sobre él, salvo que es posible que en su creación se vayan a utilizar pantallas OLED curvadas, pensadas para adaptarse con facilidad a las muñecas de sus propietarios. Su pantalla podría tener 1,3, 1,4 o 1,5 pulgadas y llevaría una versión personalizada de iOS 7 como sistema operativo. Es poco probable que funcione con smartphones con Android o Windows Phone. Como es lógico, se sincronizará con iOS.

otras compañías, como apple y google, lanzarán relojes inteligentes

Google ha sido una de las últimas compañías en subirse al carro de los rumores sobre el lanzamiento de su propio smartwatch. Y según parece, llegará muy pronto, puede que incluso a finales de octubre. Así, el Nexus Gem, conocido hasta ahora como Nexus SmartWatch, se adelantaría también al reloj de Apple. Desde Asia también llegan noticias de futuros lanzamientos e incluso Intel, que ya ha presentado un prototipo también en el CES, se prepara para lanzar su propio reloj inteligente en un futuro no muy lejano. Por otra parte, parece que incluso Nokia estaría trabajando en su propio reloj, con sistema operativo Windows Phone. Microsoft también estaría desarrollando uno.

Sean ciertos o no todos los rumores, lo que sí está claro es que todo parece indicar que el año que viene habrá un aluvión de lanzamientos de relojes inteligentes, que no sólo cambiarán la forma en la que muchos utilizamos los relojes de pulsera y los smartphones, sino que en muchos casos harán que la gestión de los mensajes y llamadas que recibimos a lo largo del día sea más sencilla.

Foto apertura: Pepe2000

No comments yet.

Deja un comentario