" />
Laurence y Michael ESA
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

Hablamos con Laurence O'Rourke y Michael Kueppers, coordinadores de operaciones científicas de la ESA

Rosetta desde el Centro de Control de la ESA en Madrid

Se acerca el momento de la verdad. Estamos entrando en la fase complicada de esta increíble aventura, que pretende desentrañar los misterios del Universo analizando una pequeña porción de roca. Pero no cualquier roca, sino una que podría traer consigo rastros de vida, rastros de historia, rastros del origen. Rosetta se encuentra ahora, aproximadamente, a 4.000 km del cometa. La próxima semana todos los científicos de la ESA estarán pendientes de su entrada en la primera órbita de cercanía al objetivo.

Según nos explican Laurence O’Rourke y Michael Kueppers, los coordinadores de las operaciones científicas que Rosetta y Philae tendrán que realizar durante la misión, la llegada a esta primera órbita será «como una pirámide, a una distancia de 100 km del cometa«. Después entrará en una nueva órbita, la que permitirá que el módulo Philae aterrice en el núcleo del cometa. Por eso estos momentos de la misión son clave. Tanto que no resultó sencillo poder hablar con O’Rourke y Kueppers. Reuniones, videoconferencias, seguimientos, viajes, más videoconferencias, más reuniones… Estos días el centro de la ESA en Villanueva de la Cañada (Madrid) es un hervidero de actividad, y ellos son los principales responsables de las misiones científicas de Rosetta. Nos atienden, después de algunos cambios de hora por reuniones de último momento, por teléfono.

El centro de la ESA en España es uno de los más importantes de la agencia. En el equipo científico que dirigen O’Rourke y Kueppers hay 25 personas, de las cuales unas 11 son españolas. El resto forma una variada muestra de las nacionalidades de Europa. El conjunto es un equipo importante que desempeña un papel fundamental dentro de la misión de Rosetta. Desde España se coordinan las operaciones científicas. Se hacen, según explican los investigadores, las observaciones científicas de los instrumentos con los que va equipada la sonda. Pero para que los experimentos puedan llegar a buen puerto es necesario mantener continuamente el control de la nave, vigilar su orientación, determinar los comandos necesarios para que Rosetta esté, en todo momento, donde y como debe estar. Cuando esos cambios se definen, el equipo de España los manda a Alemania, que son quienes conectan con los controles de Rosetta para rectificar su orientación según sea necesario.

RosettaLa sonda Rosetta durante la realización en tierra de los test de resistencia acústica.

Rosetta lleva consigo 11 instrumentos. «Cada uno de ellos es un experimento muy complejo«, explican O’Rourke y Kueppers, «cogemos todas las valoraciones, las operaciones, los análisis que se pueden hacer con el instrumento sobre el gas que rodea al cometa o en su superficie. Tenemos que mantenernos en contacto con todos los equipos (los 11), tanto en Europa como en EE.UU. que han desarrollado los experimentos, y hacemos un seguimiento de ellos las 24 horas del día, los 7 días de la semana para apuntar al satélite, verlo todo y cubrirlo todo«, cuentan. «Sin el Centro de Operaciones Científicas, sin nosotros, no es más que un satélite mirando un cometa, pero sin estudiarlo científicamente«, añaden.

Por lo pronto ya se están recibiendo imágenes mucho más precisas del cometa. OSIRIS, la cámara principal de Rosetta está transmitiendo imágenes en alta resolución de su objetivo. La razón no es sólo conocerlo mejor. El comenta en el que debe descender Philae es un cuerpo muy desconocido. Tal es así que las observaciones de OSIRIS son cruciales para determinar el mejor lugar para que Philae descienda, despliegue sus arpones, y se ancle a la superficie del cometa para comenzar la toma de muestras. No sólo se desconoce dónde aterrizará Philae, también es importante controlar la supervivencia del módulo en las condiciones del cometa y los diferentes cambios de temperatura. Y no nos referimos a unos pocos grados. El cometa sobre el que se posará Philae hace parte de su órbita alrededor del Sol.

cometa Imagen del cometa el pasado 20 de julio.

Esta es una de las razones por las que ahora es tan importante no perder de vista ningún dato. Ninguna imagen. El equipo científico debe estudiar detenidamente todos los datos que la sonda proporciona de su objetivo, aún en la lejanía. Cada día que pasa las distancias se acortan, y cuando la semana que viene llegue la hora de preparar la entrada a la primera órbita, habrá que ir trabajando a marchas forzadas para que, en el momento preciso, y en el lugar adecuado, Philae descienda hasta el cometa. Es muy importante conocer bien cuál será ese lugar adecuado. Las últimas fotos que han podido conocerse del cometa hacen ya una aproximación bastante más clara de la forma real del cuerpo. «Ahora ya no parece un pato«, nos comenta entre risas Emmet Fletcher, del departamento de comunicación de la ESA.

PhilaeRecreación de la aproximación de Philae al cometa.

Cuando Philae concluya la delicada operación de anclarse al cometa, las previsiones de los científicos son apurar los trabajos de recogida de datos durante tres meses, «aunque si puede sobrevivir más tiempo será estupendo«, señalan, «podría estar enganchado al cometa miles de años, pero eso no excluye que cuando se encuentren más cerca del Sol el cometa «le dé una patada» a Philae o que se quede ahí«. ¿Y qué pasará con Rosetta una vez que termine la misión? La sonda se quedará en la órbita solar al mismo tiempo que se va distanciando del cometa. Está previsto que la misión llegue hasta finales de 2015, pero no descartan que sea más tiempo en que la sonda permanezca operativa. Quizá 2016. El problema es que cada vez estará más lejos del sol porque el combustible con el que va equipada, que se usa brevemente para hacer las correcciones de rumbo y orientación, llegará un momento en que se acabe, y la base de control de la Tierra pierda así la posibilidad de controlar el aparato. Ese será el momento en que acabe la misión. «Rosetta podría seguir mandando datos, pero ya no realizaremos interacción con ella«, explican.

¿Polémica por las imágenes de Rosetta y el cometa?

Desde la página de la ESA se puede hacer un seguimiento, a veces en tiempo real, de los datos que envían las sondas hacia los centros de control. Hace unos días, algunos post criticaban duramente que la ESA hubiera anunciado la publicación de las últimas fotografía del cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko para, poco después, retirarlas por ser «propietarias«. La ESA emitió un comunicado explicando las razones de esto. Comunicado que igualmente no satisfizo a estos críticos, por considerar que la ESA está desaprovechando una valiosa oportunidad de llegar al público en tiempo real con las imágenes y datos que llegan hasta los centros de control, además de alegar que, si los proyectos están pagados con fondos públicos, esas fotos son, de alguna manera, de todos.

Si quitar cierta razón a esto, aprovechamos para hablar directamente con Emmet Fletcher, perteneciente al departamento de comunicación de la ESA radicado en España, para preguntarle por esta cuestión. Fletcher nos explicó que el satélite ha sido diseñado por la ESA y, al mismo tiempo, los equipos científicos de investigación han sido creados por grupos de investigación, algunos de los cuales tienen acuerdos de control de publicación sobre las imágenes.

«Está muy bien que la gente espere tener todas las imágenes en tiempo real, pero hay que pensar que los equipos quieren poder estudiarlas también. Hay datos que se están generando continuamente y están abiertos a todo el mundo en tiempo real. Hace 10 años no existía Facebook y no había posibilidad de mantener una conexión en tiempo real. Ahora sí, y es normal que se quieran las cosas para ya, pero hay acuerdos que respetar primero. Eso no quiere decir que las imágenes no se publican. Todas salen. De hecho hace muy poco publicamos una imagen en detalle del núcleo del cometa en 3D, y cuando lleguemos más cerca tendremos más. Hace un tiempo el ritmo de publicaciones era cada dos semanas porque no había novedades en ese tiempo. Ahora es cada semana, porque no hay cambios sustanciales a diario todavía. Hay un equipo especializado para conectarse a la señal de OSIRIS. De hecho esto no es como una cámara digital. OSIRIS no manda una imagen, lo que manda son unas señales, y hay un equipo aquí que se encarga de descodificar esas señales y convertirlas en algo comprensible«, apunta Fletcher.

Señal de RosettaSeñal emitida por Rosetta al despertar de su hibernación.

Cuando, hace apenas una semana, estuvimos en el ESA hablando con Javier Ventura -Traveset, una de las cosas que explicó en detalle fue que la inversión que los países realizan en la ESA se devuelve en forma de contratos de industria. El dinero que se aporta no se pierde, no se va por un sumidero y en compensación regalan a la población fotos de lo que han hecho con su dinero. Todo se devuelve. Luego, las empresas que reciben los contratos generan un beneficio cuatro veces mayor que el recibido. Beneficio que revierte en en conjunto de la sociedad de muchas maneras, desde los ya sobradamente conocidos y usados por todos, sistema de geolocalización, hasta observaciones meteorológicas, investigaciones sobre el planeta (como el proyecto MaxWave), desarrollos industriales, investigaciones médicas y tantas y tantas cosas que faltaría espacio en estas (virtuales) páginas para enumerarlas todas.

En mi opinión, el objetivo de la inversión pública es que revierta en beneficio de todos. Si tengo que elegir entre ver una foto ahora, en lugar de dentro de tres días o una semana, y la prevención de desastres naturales, creo que me quedo con lo segundo y, personalmente también, creo que hace mucho más por la ciencia el desarrollo de experimentos y de nuevas tecnologías, que ver una foto ahora, en lugar de dentro de tres días o una semana. Personalmente es lo que pienso. Y también creo que se confunde con mucha frecuencia lo público con lo propio. Algo público es de todos, no mío. De todos. ¿Tengo derecho a ver la foto ya en lugar de dentro de tres días o una semana porque esa foto, de alguna manera, la he pagado yo? ¿Pagar de mi bolsillo la sanidad pública me da derecho a entrar cuando quiera a un quirófano a ver lo que hacer el cirujano? ¿O a meterme en un colegio y sentarme en un pupitre a ver lo que se dice a los niños? Lo público me da derecho a beneficiarme, como todos, de lo que repercuta de los descubrimientos científicos. La foto, si no está hoy, estará dentro de tres días, o una semana.

No comments yet.

Deja un comentario