En este momento estás viendo Láminas basadas en grafeno para potabilizar el agua

Láminas basadas en grafeno para potabilizar el agua

Aunque nuestro planeta (y nosotros mismos) estemos compuestos en dos terceras partes por agua, la difícil realidad es que sólo una pequeñísima parte de ese agua sirve para el consumo humano y, de esa, hay que eliminar toda la que, en un alarde absoluto de inconsciencia y estupidez, hemos contaminado. Por «suerte» para nosotros y desgracia para la humanidad, es en otros países, los que menos medios tienen, donde el problema de obtener agua potable de forma sencilla y barata se vuelve más trágico. Por eso, procesos como este, que están desarrollando en la Washington University in St. Louis, nos parecen tan importantes.

Los investigadores e ingenieros han desarrollado unas láminas de bioespuma basadas en grafeno. Estas pueden colocarse sobre presas, estanques sucios o salados y demás acumulaciones de agua, y producir agua potable limpia, sólo usando la energía del Sol. La técnica, además, logra hacerse de forma sencilla y barata, lo que abre más las posibilidades para que llegue y se use en los lugares donde más se necesite, especialmente si la contaminación proviene de partículas en suspensión y otras materias flotantes.

GO-Biofoam-760x507

Esta bioespuma se ha creado con una estructura de dos capas de nanocelulosa producidas por bacterias. En la capa inferior se encuentra la celulosa virgen, mientras que en la superior se añade óxido de grafeno, que sirve para absorber la luz del Sol y producir calor. Debajo de la lámina se produce toda la «magia». En la capa inferior se filtra el agua y se evapora en la parte superior, de manera que atrás quedan las partículas contaminantes en suspensión o, incluso, las sales. El agua, ya purificada, se condensa en la parte superior, desde donde se puede extraer y usar.

El material (que es totalmente escalable) con en el que se fabrican estas láminas es muy barato y fácil de producir, lo que da lugar a un sistema muy ligero que, además, no precisa instalaciones de ningún tipo, tuberías o energía. Sólo hay que colocar la lámina sobre el agua y dejar que actúe por sí misma. Otra de las ventajas en que, además del óxido de grafeno, en la parte superior de la bioespuma se pueden incluir bacterias específicas para purificar el agua a un nivel mucho más profundo, no sólo por partículas en suspensión. Habiendo Sol sería suficiente para hacerlo funcionar, obteniendo agua limpia y potable desde casi cualquier fuente.

Fuente e imagen: NewAtlas

Esta entrada tiene un comentario

  1. j l lom her

    Si realmente funciona, este si es un invento favorable y muy positivo para toda la humanidad, lo raro será que si es tan barato, las multinacionales permitan que llegue a ser de uso diario por gran parte de la población necesitada, ya buscaran la manera de que haya que pagar por ello. no obstante felicidades a los investigadores que han desarrollado este proyecto. necesitamos muchos como esto en todos los campos de la actividad humana, hay que conseguir llegar a descontaminar tanto el agua, como el aire y la propia tierra sobre explotada.\r\nJose. l. lom

Deja una respuesta

Fátima Gordillo

Aterricé en el periodismo "sin querer". Escribir es lo que hago y parte de lo que soy. He escrito notas de prensa, nombres para urbanizaciones, discursos, anuncios para radio, eslóganes y escaletas. He adaptado para teatro y, por supuesto, he escrito artículos, reportajes y entrevistas. He hecho de speaker, RP, SM y algunas siglas más. He sido actriz y conferenciante, aunque rara vez seré la persona más conversadora de una reunión. Comencé en la sección de un periódico digital y continué como redactora de estilo y tecnología en la revista Computer Hoy. Compartí proyecto, ganas y horas de trabajo en The Unnamed Project y, y ahora me dedico a Tek'n'Life y, de vez en cuando, a enseñar a la gente cómo comunicar mejor y a hablar en público sin que el miedo escénico sea una traba. Es el lado humano de la tecnología, la ciencia, el arte o lo que sea lo que me interesa, y eso es lo que quiero contar.