" />
ZOOM
GALERÍA
0 COMENTARIOS

El modelo presentado por Renault en el Salón de Nueva Delhi incluye un drone

Kwid: coche + drone

Recuerdo un episodio de The Big Bang Theory, a finales de la segunda temporada si no recuerdo mal, en el que Penny empezaba a producir (primero a su ritmo, y luego de manera sistematizada «gracias» a Sheldon y el resto del grupo) unos simpáticos broches. En un análisis de mercado por parte de los chicos, en el que buscaban cómo llegar al público masculino con un producto así (que era, sin duda, para mujeres), de repente surge una idea brillante: ¡hagamos un modelo con bluetooth! Y es que hay algunas tecnologías que, es innegable, resultan irresistiblemente atractivas para la inmensa mayoría de los hombres. Y cualquier dispositivo que cuente con ellas, gana muchos puntos para entrar en la lista de objetos de deseo de mucha gente. Y, en la actualidad, un ejemplo perfecto de ello son los drones, esos artefactos no tripulados, que lo mismo sirven como un divertidísimo gadget, que son empleados por gobiernos con fines militares.

Así, resulta al tiempo sorprendente y muy comprensible la novedad presentada por Renault en el Salón de Motor de Nueva Delhi, donde ha sorprendido a propios y extraños con Kwik, un coche con drone incorporado. Sí, has leído bien, al igual que los antinieblas delanteros, las llantas de aleación ligera y los asientos tapizados en cuero, ahora el fabricante francés propone que un drone sea un complemento en sus nuevos coches. Esto, de momento, es más un «mirad lo que podemos llegar a hacer» que una realidad que vayamos a empezar a ver de manera inminente en todos los coches. No obstante, al poco de la presentación del modelo, ya han empezado a surgir interesantes propuestas de las funciones que podría tener este dispositivo: desde adelantarse por la carretera para permitirte controlar el estado del tráfico, hasta dar un vistazo a los alrededores de una ruta off-road, para comprobar si es seguro o no proseguir por un camino.

No obstante, surgen varias dudas, y la principal está relacionada con el manejo mismo del drone. Nadie con dos dedos de frente descuidaría la conducción del coche, para centrarse en la del juguete, para comprobar si el tráfico sigue igual de fluido varios cientos de metros más adelante. Y lo mismo con la lectura de los datos obtenidos con el mismo, es decir, que aunque el drone sea capaz de moverse de forma autónoma, ¿de qué sirve si el conductor no puede revisar los resultados. Esta propuesta puede hacer muy, muy felices a los copilotos, que serían los responsables de controlarlo, aunque habría problemas entre ambos, ya que la disposición de asientos es singular: cuenta con tres asientos en la parte delantera, la posición central para el conductor y las laterales para sendos acompañantes.

No comments yet.

Deja un comentario