Niño con gafas

Una pantalla con la que no necesitarás gafas

Más del 60% de la población española usa gafas o lentillas. En EE.UU. la cifra sube hasta el 75%. Un problema que se acrecienta especialmente a la hora de ver la televisión o trabajar frente a un dispositivo electrónico. Ahora, investigadores de la Universidad de Berkeley, el MIT y Microsoft, han desarrollado una pantalla capaz de adaptar la imagen que proyecta a los problemas de visión de quien la está viendo.

El sistema consiste en un conjunto de algoritmos que alteran la imagen según la prescripción oftalmológica de la persona, trabajando en conjunto con un filtro que se sitúa ante la pantalla. Así, el algoritmo modifica la luz de cada uno de los píxeles, de forma que al atravesar un pequeño orificio en el filtro de plástico, los rayos de luz llegan hasta la retina mostrando una imagen nítida. De alguna manera el sistema se anticipa a la distorsión de los ojos de la persona y hacen el ajuste previo para que lo vea todo con nitidez a través de la pantalla, sin necesidad de emplear gafas ni lentes de contacto.

Según los investigadores, además de ayudar en su trabajo a las personas con problemas de visión, el sistema también podría colaborar en la corrección de problemas más graves que no tienen solución actualmente con gafas ni lentillas. Es el caso de la aberración esférica, que sólo se puede tratar mediante una intervención láser y que hace que la calidad de la visión dependa directamente de la cantidad de luz que le llega al ojo.

Después de realizar las primeras pruebas del sistema, la intención de los investigadores es empezar a fabricar prototipos y, en pocos años poder ver las primeras pantallas en el mercado. Aunque igualmente será necesario seguir investigando, ya que aún quedan cuestiones sin resolver, como la gran dependencia que tiene el sistema de la distancia focal de la persona y de que la persona mantenga la visión en una posición. Ante esto se plantean la posibilidad de incorporar un software que siga el movimiento de la cabeza y los ojos de la persona para ir ajustando permanentemente la imagen. Otro inconveniente a salvar es que aunque la pantalla se adapta a las diferentes visiones de los usuarios, no lo hace a la vez. Es decir, que sólo ajusta la imagen para una persona cada vez, por lo que un grupo de personas que quisieran ver la pantalla no la verían igual de bien todos.

Fuente: MIT Technology Review

Imagen: Wikimedia Commons. Autor: Swami Stream

 

Deja una respuesta

Fátima Gordillo

Aterricé en el periodismo "sin querer". Escribir es lo que hago y parte de lo que soy. He escrito notas de prensa, nombres para urbanizaciones, discursos, anuncios para radio, eslóganes y escaletas. He adaptado para teatro y, por supuesto, he escrito artículos, reportajes y entrevistas. He hecho de speaker, RP, SM y algunas siglas más. He sido actriz y conferenciante, aunque rara vez seré la persona más conversadora de una reunión. Comencé en la sección de un periódico digital y continué como redactora de estilo y tecnología en la revista Computer Hoy. Compartí proyecto, ganas y horas de trabajo en The Unnamed Project y, y ahora me dedico a Tek'n'Life y, de vez en cuando, a enseñar a la gente cómo comunicar mejor y a hablar en público sin que el miedo escénico sea una traba. Es el lado humano de la tecnología, la ciencia, el arte o lo que sea lo que me interesa, y eso es lo que quiero contar.